Entrevista
Oracle

"España está en un punto destacado del mapa global de Oracle"

Con más de 1.800 empleados en el país, tres sedes ubicadas en Madrid, Barcelona y Málaga, una recientemente inaugurada región cloud en España y un proyecto en marcha para crear en 2023, a través de una nueva compañía, un área de nube soberana a nivel nacional, la filial española de Oracle se encuentra en un momento álgido dentro de la historia de la compañía, como cuenta a ComputerWorld su máximo responsable, Albert Triola.

Albert Triola, director general de Oracle España
Play

Escucha la entrevista en audio 

 

Esther Macías / Imagen: Juan Márquez

Nacida a finales de los años 70 del siglo pasado y vinculada al, por entonces, disruptivo mundo de las bases de datos, donde marcó un punto de inflexión en el negocio del software empresarial, Oracle es una de estas compañías tecnológicas que ha sabido permanecer y crecer en el mercado de las TI gracias a un espíritu de reinvención permanente y a un buen tino a la hora de absorber —con elevada frecuencia— a otros gigantes del software y del hardware a lo largo de su historia.

Sobre el presente y futuro más próximo de este gigante informático, cuyo foco ahora está en brindar servicios tecnológicos bajo el paradigma de cloud, un modelo del que su cofundador, presidente y CTO, Larry Ellison, renegó durante mucho tiempo y al que se ha acabado rindiendo, departe en esta entrevista Albert Triola, director general de Oracle España. El directivo, en su actual rol desde junio de 2020 y un buen conocedor de la compañía —forma parte de esta desde 2010, cuando aterrizó en ella desde Sun Microsystems, una de las más emblemáticas compras de Oracle— relata las claves de la apuesta absoluta de la tecnológica por cloud computing en todos sus sabores y sus últimos proyectos al respecto: la nueva región cloud de España, puesta en marcha en septiembre, y el proyecto de lanzar también en este país —y en Alemania—, en 2023, una nube soberana, que será gestionada por una empresa que creará la compañía en Europa y, por talto, bajo su legislación, dirigida a empresas y organizaciones públicas de la UE y en la que alojará datos y aplicaciones sensibles, regulados o que tengan una importancia regional estratégica.


Anunciaron hace menos de un año la puesta en marcha de una región cloud en España. ¿Cuál es el secreto para haber lanzado este proyecto tan rápido?

Pusimos mucho énfasis en lanzar una región cloud en España, cerca de nuestros clientes, y el tiempo era importante. Nos decantamos por la que consideramos la mejor opción, Telefónica, porque tenía la infraestructura, nos proporcionaba la  capacidad eléctrica y anchos de banda necesarios y, además, la relación que teníamos con esta compañía desde hace muchos años hacía que todo fuera muy fácil. 

 

¿Realmente era necesario para Oracle y sus clientes disponer de una región cloud en España cuando ya tienen otras en Europa? En realidad, grandes compañías en España (como la propia Telefónica y el Banco Santander) ya trabajan con su cloud

Creemos que sí. Uno de los puntos claves es la cercanía con los clientes, que también hace que el tiempo de respuesta sea más corto y facilita la puesta en marcha de los grandes proyectos de transformación digital que tanto hacen falta para que este país dé el salto que todos esperamos para ser más competitivo. Además, los propios clientes también buscan que los datos estén cerca.

 

"Las 'startupsy las pymes están adoptando 'cloud' a un ritmo que no esperábamos"

 

¿Qué diferencia su propuesta cloud de la de AWS y del resto de hiperescalares como Google o Microsoft (estos dos últimos también han confiado en Telefónica como socio)?

Para nosotros la nube viene a ser una infraestructura que llamamos, en el caso de España, como todas las regiones que hemos ido abriendo, de segunda generación; esto significa que la operativa se lleva a cabo con inteligencia artificial, lo que permite ser mucho más ágil y rápido a la hora del parcheado, de las actualizaciones, de identificar posibles ataques externos… Además, el sistema operativo y la base de datos son autónomos. Oracle lleva más de 40 años trabajando en bases de datos, somos expertos y, como cuentan clientes como MAPFRE, estas plataformas autónomas les aportan más agilidad, capacidad de proceso y de gestión del dato. 

Las empresas están creciendo muchísimo a la hora de capturar datos y tener una infraestructura muy rápida es importante. También es importante cloud porque permite democratizar la tecnología a las pymes y que los equipos se puedan centrar más en el negocio que en la propia operativa gracias al uso de la inteligencia artificial. De hecho, las startups y las pymes están adoptando esta tecnología a un ritmo que no esperábamos. Por otro lado, estos modelos son muy escalables, algo que ha vivido la propia Zoom, que tuvo un crecimiento exponencial durante la pandemia y apostó por nuestra tecnología.

 

Aunque la nube es un claro motor de crecimiento de la compañía, como lo muestran sus últimos resultados anuales y trimestrales, lo cierto es que Oracle es mucho más que infraestructura cloud. ¿Cómo valora la evolución del negocio de aplicaciones y, en especial, la compra de Cerner, que les posiciona especialmente bien en el ámbito sanitario?

Oracle siempre ha estado buscando compañías que le puedan aportar valor en su propuesta hacia el mercado (yo mismo vengo de Sun Microsystems). Cerner es una gran apuesta de Oracle. Entendemos que en el mundo hay una carencia de foco e inversión en tecnología para el mundo hospitalario, tal y como vimos en la pandemia. Lo que nos permite la compra, y ahora estamos trabajando en ello, es aportar valor al mundo hospitalario y que los pacientes puedan acceder a su historial médico donde estén y con todas las garantías de seguridad pertinentes. Además, con todos los datos disponibles, el mundo médico también podrá detectar pandemias en el futuro. Es un proyecto ambicioso y una compra con la que estamos muy ilusionados. Ahora toca encajar el engranaje antes de salir al mercado.

 

"Cerner es una gran apuesta de Oracle [...]. Es un proyecto ambicioso y una compra con la que estamos muy ilusionados"

 

¿Cómo marcha la compañía en España? ¿Puede dar alguna impresión?

Estamos contentos por muchos motivos. Trasladar nuestra sede al centro de Madrid nos ha permitido estar más cerca de los clientes para poder contarles las oportunidades que ofrece la tecnología y estamos conectando con muchas más instituciones para ver cómo les puede ayudar esta. Ya tenemos grandes casos de éxito en Santander, Naturgy, MAPFRE, la propia Telefónica… Y muchos servicios en entornos del sector público, el mundo de las startups (de los nueve unicornios que hay en España, siete tienen tecnología de Oracle)... 

Yo suelo decir que la innovación es el plan de pensiones de las empresas y las Administraciones públicas y eso es lo que vemos en el día a día. Aunque no puedo desvelar datos locales, el negocio en España va a un ritmo parecido al de la corporación, que tiene un ritmo frenético de crecimiento, con 40 regiones cloud en marcha y otras cuatro más previstas para antes de que finalice el año. Somos la compañía que más regiones cloud ha abierto en el mundo (y en muy poco tiempo) y con más del 50% de crecimiento de servicios en la nube, así que hablamos de una empresa que experimenta un buen ritmo.

 

Y todo ello con una situación económica, política y geoestratégica global es convulsa. ¿Qué opina de los tiempos que corren? 

No tengo una bola de cristal, pero cuando hay situaciones como la actual las organizaciones reflexionan cómo pueden ser más competitivas, ágiles, cómo pueden reducir costes… y tener una nube en España ayuda en este sentido. Incluso estamos ayudando a la búsqueda de talento tecnológico; hemos lanzado varias iniciativas para formar a personas, actualizarlas y poder hacer esta transformación.

 

"España va a un ritmo parecido al de la corporación, que tiene un ritmo frenético de crecimiento, con 40 regiones 'clouden marcha y otras cuatro más previstas para antes de que finalice el año"

 

¿Cuál es, por cierto, la política de trabajo tienen ahora internamente en la compañía? Hacía antes mención a la nueva oficina, que es un proyecto que idearon antes de la pandemia, ¿cómo ha impactado esta situación en su forma de trabajar?

Los empleados de Oracle tienen tres herramientas claves: un móvil, un portátil y una oficina. Pueden usarlas como necesiten. No podemos pretender volver al mundo anterior. Respecto a la nueva oficina, el diseño es el mismo que estaba pensado. Nosotros ya trabajábamos mucho en remoto antes de la pandemia. De todas formas, ahora estamos ahora estudiando qué salas se usan más, cuáles menos, qué días suelen ir los empleados… Con datos es como se toman mejores decisiones.

 

 

Lleva en la compañía muchos años, antes lo recordaba, desde que recaló en ella desde que Oracle compró Sun Microsystems en 2010, y lidera la actual empresa en España desde hace dos años, un periodo muy cambiante, con una pandemia de por medio. ¿Qué aprendizaje se lleva de este tiempo y, en general, cómo ha visto la propia evolución de Oracle?

El cambio de Sun a Oracle fue importante, supuso venir de una compañía centrada en hardware y llegar a un mundo muy distinto, el del software. En los primeros años fui responsable de los centros de servicios compartidos de Rumanía, India, China, Estados Unidos y Latinoamérica, lo que me ayudó mucho a entender la compañía. Desde luego hay que adaptarse pronto, cuando Oracle hace una compra, apaga los sistemas de la empresa que adquiere desde el día uno. Esto es sano porque cuanto antes te adaptes, mejor. Respecto a la evolución, durante estos años hemos hecho una transición a una compañía muy orientada a servicios.

 

"Cuando Oracle hace una compra, apaga los sistemas de la empresa que adquiere desde el día uno. Esto es sano porque cuanto antes te adaptes, mejor"

 

Curiosamente el propio Ellison no quería cloud

Sí, fuimos los últimos en llegar a cloud, pero en el momento en el que entendimos que este modelo da valor, hemos apostado por él aportando nuestra visión de automatización. Nuestra mente es el único límite que tiene la tecnología.

    

Pero muchas empresas aún no han dado el salto a la nube… Las hay que prefieren la filosofía on premise y, de hecho, Oracle ofrece esta opción.

Es que el cliente debe tener la opción que más se adapta a sus necesidades. Por los motivos que sean, hay clientes que prefieren la opción on premise y hay que ayudarles. Nuestros clientes pueden optar por el modelo on premise, por la nube en su casa, la nube privada, la pública… y la funcionalidad va a ser la misma. Lo que es esencial es la interoperabilidad y nosotros la facilitamos con acuerdos, por ejemplo, con Microsoft.

Volviendo al mundo de las aplicaciones, en este terreno muchas compañías han montado su ERP, que no deja de ser su backoffice, con infinitas personalizaciones. Pero que un ERP se adapte a tu negocio no te hace ni mejor ni peor frente a tu competencia. Nos encontramos con que muchas compañías que están apostando por nuestras tecnologías en la nube, como nuestro ERP en cloud, ganan en agilidad. 

 

¿Cuántos proyectos le están ganando a SAP, su gran competidor en aplicaciones y, en concreto, en ERP?

No puedo dar datos de cuántos ni cuáles, pero los hay. No obstante, aquí ocurre algo más interesante: en el mundo SAP, aunque hay algunas organizaciones a las que aún les cuesta dar el salto, muchas otras están rodeando este mundo más tradicional on premise con herramientas mucho más modernas, las que tenemos en Oracle de gestión de transportes, logística, de almacenes, de la cadena de valor, aplicaciones financieras…

 

Donde también compite SAP…

Sí, pero nosotros vamos mucho más rápido en este nuevo mundo. No es un tema de tecnología sino de que las organizaciones tengan la inquietud de dar el salto. Aquí parece que todo el mundo tiene nubes pero, en nuestro caso, cuando un cliente pasa a la nube de Oracle (y tenemos 30.000 clientes en todo el mundo), esa va a ser su última migración, porque automáticamente tendrá actualizaciones cada 90 días, nuevas herramientas de inteligencia artificial… Esto les aporta tranquilidad y que puedan centrarse en su negocio; les permite tomar las decisiones que necesitan en tiempo real. A veces se confunde el outsourcing con la nube y no es igual. En nuestro modelo, la complejidad de la gestión la llevan a cabo la inteligencia artificial y el machine learning.

 

 

"Fuimos los últimos en llegar a 'cloud', pero en el momento en el que entendimos que este modelo da valor, hemos apostado por él aportando nuestra visión de automatización"

 

Hemos mencionado a SAP como gran competidor de Oracle en el mundo de las aplicaciones, pero en realidad hay muchos más rivales, entre ellos Microsoft, Workday (que además de gestión de recursos humanos también ofrece ahora ERP), la propia Salesforce con su CRM…

Todos los mencionados son competidores en nichos. Lo que nosotros intentamos es demostrar a los clientes que Oracle ofrece un producto verdaderamente integrado y en la nube. Tener todos los procesos empresariales integrados facilita las cosas. Disponer de una sola base de datos siempre actualizada para gestionar los recursos humanos, la cadena de valor, etc. es vital para tomar decisiones en tiempo real.  

 

En el ámbito tecnológico, y en especial en los modelos cloud, también es esencial la seguridad, ¿cómo ve este reto?

Para nosotros, obviamente, es clave. Haber apostado por Telefónica en la apertura de la región cloud de España se debe, en gran parte, a esta preocupación por la seguridad. Pero hay un elemento que nos diferencia del resto: las personas que administran nuestra tecnología están físicamente en un entorno distinto al del usuario. Ni el usuario puede entrar como un administrador de nuestra tecnología ni los que la administran pueden entrar en los datos del otro lado. Esa separación física es clave. Además, contamos con herramientas de auditoría basadas en la inteligencia artificial que van chequeando si hay algún tipo de ataque externo para poner las barreras pertinentes. Hay un componente de autoparcheado de la nube de Oracle que nuestros competidores no tienen.

 

"En la 'nube soberana' daremos los mismos resultados servicios que estamos suministrando en la región 'cloudde Madrid pero bajo el marco de una empresa europea"

 

¿Cómo ven GAIA-X, el proyecto europeo de nube abierta e infraestructura de datos?

Bien, de hecho, somos socios desde el primer momento. Oracle lo ve como una opción interesante en la que hay que estar para aportar nuestro granito de arena; no obstante, aún estamos observando cómo avanza el proyecto porque todavía no tenemos muy claro cuál es nuestro papel en él. 

Lo que tenemos claro es que en el ámbito europeo el dato debe residir en Europa. Pero otro asunto es quién manipula estos datos. Aparte de la región cloud que hemos lanzado en España, antes del verano la compañía anunció la creación de dos regiones cloud soberanas, una ubicada en Alemania y otra en España, para dar servicio a los sectores más regulados y con datos más críticos, organizaciones que requieren mayor nivel de confidencialidad. El objetivo es crear unos entornos, fuera de las nubes públicas, que estarán gestionados por una compañía externa, una empresa que va a tener empleados europeos contratados dentro de la UE y bajo su legislación, para gestionar unos datos e infraestructura europea.

 

¿A qué compañía se refiere?

A una empresa que vamos a crear. 

 

¿Y cuándo estará en marcha esta y qué volumen de empleados tendrá?

Nos encontramos en una fase muy inicial, pero nuestro objetivo es asegurarnos de que vamos en línea con lo que busca la UE. En la actualidad, estamos analizando en qué ciudades de Alemania y España se establecerá esta compañía. Más tarde, habrá que contratar personal para esta empresa, pero no debería ser demasiado. Al final, daremos los mismos resultados servicios que estamos suministrando en la región cloud de Madrid pero bajo el marco de una empresa europea.

 

¿Cuántos empleados tienen ahora en España?

Más de 1.800. En España contamos con tres centros: el de Barcelona, que es una oficina comercial y un centro de I+D del producto de ERP NetSuite, para pymes y startups; una oficina en Málaga, con 600 personas, desde donde damos servicio para Europa, Oriente Medio y África; y, por último, la oficina de Madrid. Y, además, disponemos de la nueva región cloud, más la nube soberana de la que hablábamos… Digamos que España está en un punto destacado del mapa global de Oracle e iremos atrayendo más inversiones.

 

Por último, ¿cómo ve la llegada de los fondos europeos y qué papel tendrá Oracle en estos proyectos?

En el mundo de las startups y de las pymes, aunque hay ayudas con el Kit Digital, lo cierto es que no son muchas para todo lo que se requiere en transformación digital, pero es un primer paso. Oracle está en todos los PERTE y en los proyectos más ambiciosos, lo que ocurre es que van a un ritmo algo más lento de lo esperado. Son proyectos muy complejos, pero necesarios para el país, ambiciosos y que requieren de un proceso largo.  

Un ejemplo donde Oracle —recuerdo que es una empresa con una nube de segunda generación que integra inteligencia artificial y donde en nuestro país trabajan casi 20 lingüistas— puede ayudar y contribuir mucho es en el PERTE de inteligencia artificial en español. Si no creamos esta industria en España, nadie lo va a hacer, pero este proyecto requiere crear un corpus, mantenerlo y asegurar que no incluya sesgos. Hay decisiones que hay que tomar que no son de tecnología. Nosotros, en Oracle España, en la medida en que podamos contribuir, estamos presentes y tenemos equipos trabajando en cada uno de los PERTE a ver si somos capaces de que el país dé ese salto.






 

 



 



Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: