Entrevistas | Noticias | 21 OCT 2013

"La clave de Big Data es su capacidad para transformar el negocio", Fernando de la Prida

Fernando de la Prida, director general de EMC España, nos habla en esta entrevista de los retos que tienen que asumir las empresas en materia de tecnología, de la propuesta de EMC para responder a ellos y del momento que vive la compañía.
Entrevista Fernando de la Prida EMC
M.J. Marzal

Durante el pasado ejercicio, EMC consiguió unos resultaos asombrosos que, a nivel global, indicaban un incremento del 9%. ¿Cuál está siendo el comportamiento de la compañía en este año?

 

Estamos en línea con los objetivos marcados y anunciados a principios de año. La tendencia de EMC es la de crecimiento y, en Europa, por encima de las expectativas.

 

¿Toda esta estrategia de crecimiento tiene objetivos que van más allá de los puramente económicos?

EMC es una compañía líder en el segmento de Tecnologías de la Información y nuestro objetivo y vocación es seguir marcando las tendencias que en estos momentos están protagonizadas por el concepto de transformación.

 

¿Dónde posiciona a EMC?

El mercado es muy competitivo y EMC tiene productos que están liderando esta transformación y en este contexto estamos en una mejor situación que muchos de nuestros competidores.

 

¿Se entiende ya que EMC es más que almacenamiento?

Sí, es mucho más y lo es desde hace ya tiempo. El mensaje de transformación que estamos transmitiendo al mercado es algo que la propia EMC abordó ya hace tiempo.

 

Los tres pilares que están marcando la estrategia de EMC son Cloud, Big Data y Seguridad, ¿cuál es la aportación de valor en estas tres áreas?

La transformación como concepto global. Estamos hablando de la transformación de las TI a través de Cloud y de la transformación del negocio a través del Big Data; todo ello sin olvidar la necesidad de que este nuevo entorno debe estar garantizado y gestionado desde el punto de vista de la seguridad en un mundo cada vez más virtualizado.

 

Si hay un punto común en todo este nuevo escenario es la relevancia de la información. ¿El que EMC haya sido desde siempre especialista en la gestión de esos datos le supone alguna ventaja en un entorno tan competitivo como el de las TI?

Lo que ha ocurrido es que se ha pasado de modelos centrados en la computación a estarlo en la información en sí misma. Pero voy más allá, se trata de ir hacia modelos centrados en la disponibilidad de esa información que es lo que ya se define como tercera plataforma.

 

Respecto a Big Data, uno de los conceptos que están transformando el panorama empresarial, ¿cuál es la clave para que las organizaciones elijan a EMC?

EMC ofrece una visión global de todo lo que significa Big Data. Hay que entender que se trata de gestionar un volumen cada vez mayor de información no estructurada y EMC  lo que hace es dotar de inteligencia a esos datos y ponerlos a disposición del negocio  a través de nuestras diferentes herramientas; pero además, es necesario gestionar toda esta nueva realidad  a través de software y conferirle el mayor grado de seguridad.

 

¿Existe diferencial tecnológico en la oferta de Big Data?

Nuestra tecnología en sí misma ya es diferencial, pero también lo es la forma en la que EMC está entendiendo el concepto Big Data. Antes comentaba que la infraestructura tecnologica es imprescindible y en este nuevo escenario ya no se puede gestionar la información como se hacía antes. Se necesitan sistemas donde esa información, que crece a ritmos exponenciales, pueda ser almacenada; se necesitan  herramientas de analytics que permitan extraer la información y ponerla en un contexto de valor y, por último, se necesita securizar toda esa información.

 

Los beneficios de Big Data son claros, pero ¿por qué todavía es un mercado que no parece explotar? ¿Existe algún tipo de temor hacia esta nueva plataforma?

No creo que se trate de temor hacia Big Data, sino un desconocimiento respecto al potencial que Big Data puede suponer en una organización. Big Data en sí no es nada; la clave es su capacidad para transformar el negocio.

 

¿Los CIO son conscientes de la importancia de Big Data?

Sí, y de hecho, están aplicándolo en muchos casos; la dificultad está más en la parte de negocio; en averiguar cómo sacar el máximo partido a toda esa información y ponerla en contexto de valor.

 

¿Apostar por Big Data con EMC es una apuesta segura exenta de riesgos?

Sin duda alguna. EMC es una compañía que siempre ha demostrado una gran consistencia en toda su estrategia hacia la gestión de la información. No somos una compañía oportunista en cuanto a modas. Hace tiempo se inició un proceso de adquisición de compañías con el objetivo de desarrollar esa tecnología e integrarla en nuestra oferta y, al mismo tiempo, orientarnos hacia esa transformación.

 

El otro pilar de la estrategia es cloud, un segmento altamente competitivo. ¿Dónde se sitúa el diferencial aquí?

Cloud es la nueva forma de gestionar la necesidad de reducir costes; de mejorar la productividad. Cloud es un camino que ya se ha empezado a andar a través de la consolidación y la virtualización.

 

¿Cloud marca un punto de inflexión en cuanto a la gestión de las TI?

La transformación hacia cloud ya se está produciendo en la vertiente que sea: cloud pública, privada o híbrida. El primer paso que se está dando es la virtualización tanto de los entornos de computación como de almacenamiento y  de red. Esa virtualización es ya un punto de inflexión puesto que se ofrece la tecnología como servicio. Cloud ya no es tendencia, es un camino avanzado en el cual ya están todas o casi todas las organizaciones.

 

¿La reducción de costes sigue siendo la justificación principal para ir hacia cloud?

Es una palanca importantísima, ya que una característica intrínseca de los entornos cloud es que se optimizan los sistemas y se racionaliza su uso. Se eliminan los sistemas “estanco”. Se trata de un entorno en el cual se balancean cargas, capacidad y uso de CPU entre las aplicaciones que lo requieren en cada momento. Y esto es realmente importante para todas las organizaciones, ya que supone un cambio respecto a las infraestructuras más tradicionales.

 

En un mercado tan competitivo como el cloud ¿qué le supone a EMC el ser propietaria de la compañía VMware que es sinónimo de virtualización?

Cuando antes comentaba la consistencia de EMC en su estrategia me refería a operaciones que se realizaron hace ya un tiempo como, por ejemplo, la adquisición de VMware en 2003. Algo que en el mercado no se entendió muy bien ya que éramos una compañía, entonces, centrada en el almacenamiento. Y el tiempo ha demostrado que no comprábamos una compañía de software sino una empresa cuya tecnología era disruptiva en la forma de entender el contexto de cómo debían ser los sistemas de información en una organización.

 

¿Por qué sigue teniendo una operativa independiente?

Eso fue, precisamente, uno de los secretos del éxito de la operación: dejar crecer a VMware como una empresa con su propia evolución. Estamos hablando de algo más que un producto, estamos ante una tecnología disruptiva. EMC lo que ha hecho ha sido implantar la virtualización en todos sus productos dando el mensaje que ese es el camino. Pero hay más, y para que esa virtualización sea completa se necesita aportar una capa de seguridad de forma obligatoria y aquí también hemos ido adquiriendo compañías que nos han permitido completar poco a poco las piezas del puzzle de la transformación ofreciendo un servicio completo extremo a extremo.

 

Acaba de mencionar la seguridad, ¿cómo está cambiando su concepción dentro de las organizaciones?

La seguridad ya no es solo que alguien no entre en tus sistemas. De hecho, nuestro concepto de seguridad se ha movido completamente, ya que la intrusión es imparable y esto se demuestra todos los días. La clave ahora es ser mucho más rápidos en detectar esas intrusiones y para eso utilizar Big Data es fundamental. No se trata de disponer de seguridad perimetral sino de una seguridad basada en analítica que monitorice todos los movimientos de la red y permita actuar de forma rápida ante cualquier anomalía.

 

En estos momentos ¿qué preocupa a los CIO?

La mayor preocupación es la reducción de costes y la mejora de la productividad y, a partir de ahí, diseñar modelos de negocio. En este sentido, las conversaciones con los CIO giran alrededor de cómo les podemos ayudar a cumplir sus retos de reducción de costes e incremento de la productividad.

 

¿En qué porcentaje puede ayudar EMC a una gran empresa a reducir costes?

Depende del grado de madurez en la implantación tecnológica pero tenemos ejemplos donde esa reducción ha supuesto un 40% respecto a lo que era su gasto en infraestructura TI y hemos llegado al 50% en algunos casos.

 

Con estas cifras y, aunque no sea una media generalizada, lo extraño es que haya empresas que se estén pensando dar el paso...

Hay que atreverse a dar ese paso hacia delante para poder transformar y ese primer paso a veces cuesta darlo.

 

Ya pero antes o después tendrán que darlo. ¿Se trata de una cuestión de quedarse fuera del nuevo escenario?

Sí, eso está claro.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios