Big Data
ENTREVISTAS
Analítica de datos

"La figura del CDO ha cobrado importancia a raíz de la pandemia"

Rafael Quintana, director general de Qlik para España y Portugal, analiza el estado de madurez de la gestión del dato de las compañías tras la pandemia de la COVID-19.

Rafael Quintana, Qlik
Play

Mario Moreno/ Vídeo: Juan Márquez

La pandemia de la COVID-19 ha acelerado los procesos de transformación digital de todas las compañías. Pero muchas siguen encontrando barreras a la hora de alcanzar uno de los mantras más actuales, el de convertirse en data driven. Es decir, poder extraer valor del dato para el negocio. Estadísticas de Qlik ponen de relieve que solo el 10% de los datos útiles de las compañías se analizan porque el 74% de los empleados se ven abrumados para trabajar con ellos. Por ello, la propuesta de la compañía, que expresa su director general para España y Portugal, Rafael Quintana, pasa por una tecnología que cubra todo el ciclo de vida de gestión del dato y por la alfabetización corporativa.

 

Las empresas siguen encontrando numerosos desafíos en torno a la gestión del ciclo de vida del dato, desde el almacenamiento hasta la extracción de valor de negocio. Todo ello, a pesar de que convertirse en una empresa data driven es un imperativo en plena oleada de aceleración de la transformación digital. ¿Cómo analiza este escenario?

Hay dos aspectos esenciales en este ámbito; en primer lugar, hay que contar con la tecnología necesaria para incorporar los datos, transformarlos, catalogarlos y, en definitiva, sacar valor de ellos; convertirlos en información y conocimientos para la compañía. En este apartado, Qlik tiene mucho que decir, porque es la única empresa que tiene una plataforma que gestiona todo el ciclo de vida del dato. El segundo aspecto son las personas, porque la tecnología es un medio. Hay un tema cultural en torno a la discusión y a la toma de decisiones. En ese sentido, Qlik cuenta con un programa encaminado a la alfabetización de las organizaciones. Es un aspecto muy importante del cual muchas compañías no se preocupan, y que supone una barrera para que se avance en la transformación digital. 

 

¿Cuál es el nivel de madurez de alfabetización de la empresa española? En este sentido, ¿los departamentos de TI están alineados con el negocio?

Según estudios globales, porque España se sitúa en mitad de la clasificación en alfabetización, solo el 10% de los datos útiles de las compañías se analizan porque el 74% de los empleados se ven abrumados para trabajar con ellos. No cuentan con esa formación y cultura. Pero, además, solo el 24% de los profesionales se consideran capaces de leer, trabajar y comunicarse con los datos. Tan solo el 34% de las empresas ofrece formación a sus trabajadores. Por tanto, todavía tenemos un largo camino por recorrer y las empresas tienen que ser conscientes de ello.

 

Esto también se ha podido comprobar durante la gestión de la crisis de la COVID-19 por parte de las administraciones públicas que, en muchos casos, utilizaban hasta tablas de Excel y de un día para otro corregían y actualizaban las cifras de contagiados, hospitalizados y fallecidos. ¿Cree que una buena gestión del dato hubiese cambiado el signo de la pandemia?

Sin duda, la pandemia no nos ha pillado preparados. Y no ya solo a las administraciones públicas, sino a la empresa en general. La crisis ha acelerado los procesos de transformación digital, que si se hubiesen anticipado nos habría permitido gestionar mejor la pandemia. Históricamente, en las compañías se ha trabajado mucho con datos incorrectos, variados y no únicos, y no contrastados. Venimos de un modelo de centralización de los sistemas de información para, después, pasar a hablar de los sistemas de negocio inteligente descentralizados. Pero muchas veces se seguían produciendo silos de información que no permitían tomar buenas decisiones. Qlik se afianza en un modelo de democratización del dato. Es decir, tener los datos correctos, contrastados, útiles y accesibles para todas las personas de una organización. Y todas las personas no significa únicamente un comité de dirección, sino todos y cada uno de los trabajadores que diariamente toman decisiones. Para eso, los datos deben estar embebidos en sus procesos.

 

"Qlik se afianza en un modelo de democratización del dato"

 

¿Cuentan con indicadores que demuestren que la llegada de la pandemia ha mejorado esa alfabetización y la estrategia de las compañías sobre el dato?

Absolutamente. Creo que ya es difícil encontrar una compañía que no tenga definido un plan de digitalización. Realmente, la figura del CDO (Chief Data Officer) ha cobrado importancia a raíz de la crisis. Hoy en día, cualquier empresa que quiere ser competitiva ya sabe que tiene que tener establecida una estrategia del dato y de su analítica. 

 

La urgencia de las compañías es pasar a posiciones proactivas, y dejar de trabajar con datos históricos y preconfigurados, basada en inteligencia artificial (IA). ¿Cómo aterriza Qlik este concepto?

Datos hay muchos, seguimos hablando de big data, y hay que manejarlos a gran velocidad. El dato en sí mismo hay que transformarlo, finalmente, en valor, que hay que determinarlo a partir de las acciones. Éstas vienen derivadas de descubrimientos de negocio y deben tomarse en tiempo real. Vivimos en tiempos de inmediatez y lo que es válido como dato en un momento, minutos después puede dejar de serlo. Tenemos que tener las capacidades que nos permitan analizar datos y tomar acciones a la velocidad del negocio. Para eso, dotamos de capacidades a las compañías con nuestra tecnología, ya no solo de IA, sino de inteligencia aumentada, que conlleva además el criterio humano. Además, hablamos de otro concepto que es la ‘inteligencia activa’, que hace referencia a esa proactividad. Al final, hay que tomar decisiones rápidamente y, a veces, automáticamente. Hemos ampliado de forma muy relevante nuestro porfolio de soluciones de nuestra plataforma a través de adquisiciones de nuevos productos que desarrollan esa ‘inteligencia activa’.

 

 

Finalmente, hablan de un círculo vicioso, que lo forman datos, conocimiento y acciones para pasar a la proactividad. ¿Supone una brecha demasiado compleja como para comenzar a trazar una estrategia de analítica eficiente?

Es una brecha compleja e incluso antes de Qlik era complicado disponer de una tecnología que cerrase ese círculo. Antes, las tecnologías del dato estaban segmentadas. Nuestra ventaja es que somos capaces de cubrir todo el ciclo de vida del dato y desencadenar acciones de negocio.

 

Una de esas acciones también pasa por eliminar los datos que ya no sirven. Muchos CIO hablan de su dificultad teniendo en cuenta los entornos regulatorios en que se mueven.

Para Qlik, cualquier dato, el bueno y el malo, siempre es útil. La compañía nace con algo diferencial, el motor asociativo, que descubría lo que un empleado quería buscar y lo que no, pero incluso lo que no estaba asociado daba información que acababa siendo muy relevante. En ese sentido, siempre hemos promulgado que cualquier dato normalmente es útil.

 

¿Es la normativa, sobre todo en sectores hiperregulados como el financiero o el asegurador, un stopper para la gestión efectiva del dato?

Nuestra solución ya es capaz de llevar la analítica allá donde está el dato, lo que permite trabajar en un entorno en el que se respeta la regulación en cuanto a su seguridad y el lugar en que se encuentra. Qlik lleva la analítica adonde están los datos cumpliendo la normativa. La regulación es un stopper para el negocio si no tiene una tecnología innovadora que permita resolver este ámbito. Pero en sí misma, yo no diría que es una barrera. La regulación tiene que existir, pero hay que tener tecnologías que faciliten la vida de cara al cumplimiento.

 

"Siempre hemos promulgado que cualquier dato es útil"

 

En los últimos meses, la compañía ha adquirido varias compañías como Big Squid y Blendr.io. ¿Qué supone esta estrategia en términos de competitividad?

Estamos creciendo de manera orgánica e inorgánica, pero nuestro crecimiento inorgánico no es per se; queremos ampliar nuestra propuesta de valor. En los últimos 18 meses hemos comprado siete soluciones que nos complementan en el campo de la ‘inteligencia activa’. Además, hemos llevado nuestra plataforma a la nube, en modelo Software as a Service (SaaS). Somos el único proveedor capaz de ofrecer nuestra solución en un entorno híbrido y multicloud, llevamos la analítica allá donde van los datos, a diferencia de otros fabricantes. Esto aporta flexibilidad a nuestros clientes para optimizar sus inversiones.

 

¿Cómo ha evolucionado el negocio de Qlik en España durante la pandemia? ¿Cuáles son las perspectivas para este ejercicio?

La compañía está creciendo; trimestre tras trimestre supera sus objetivos a nivel de beneficios. Y, concretamente, crecemos a tres dígitos en el mundo SaaS. En términos financieros, somos una empresa extremadamente saludable. Y, evidentemente, la pandemia ha creado oportunidades de negocio para nosotros, porque ha generado necesidades a las compañías que, quizás antes, existían pero no eran tan imperativas.

 

Qlik tiene también un plan importante basado en el compromiso social. El año pasado realizó un ‘datatón’ para estudiantes con el fin de tratar el problema del cambio climático mediante el dato. ¿De qué manera puede éste ayudar en crisis de este tipo?

Qlik es una compañía multicultural y comprometida con la sociedad y el entorno. Hay quien dice que el dato es el nuevo petróleo. Yo diría que es como el agua, porque está en todas partes. Toda organización con o sin ánimo de lucro y sea cual sea su actividad tiene que transformarse en data driven. Por tanto, Qlik tiene mucho que decir en este tipo de organizaciones.



Revista Digital

Próximos Webinars

Be Data Ready

Communications Platform for Business

ebook shift in retail Retail

Modern Data Experience

Partnerzones IDG
Especiales IDG:


Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Ya disponible en IDG Research: