Entrevistas | Vídeos | 08 FEB 2019

"La tecnología puede aportar un valor diferencial en el aula"

Antonio Budia, director de operaciones de Microsoft en España, repasa las últimas iniciativas de la tecnológica para fomentar la modernización del sector educativo, como la puesta en marcha de un aula digital para experimentar cómo será la enseñanza del futuro.
entrevista Antonio Budia, educaciónPlay

"En Microsoft creemos que la tecnología puede ampliar las capacidades de las personas y, obviamente, también de los estudiantes sea cual sea su edad". Así explica Antonio Budia, director de operaciones y marketing de la compañía tecnológica en España, a ComputerWorld, cuál es la propuesta del gigante de Redmond para renovar uno de los sectores que más lentamente está abrazando la necesaria transformación digital: el mundo de la educación.

La tecnología, abunda el directivo, "puede aportar un valor diferencial en el aula, pero no solo a los estudiantes sino también a los profesores, que pueden transmitir sus conocimientos y educar de una manera más ágil". Por ello, la compañía ha creado en su sede el proyecto Edulab, un 'aula del futuro' en la que reciben a colegios por las mañanas y a profesionales del mundo de la educación por las tardes para que puedan probar las ventajas de enseñar en un entorno preparado para las exigencias de la educación en la actualidad: un espacio altamente tecnificado y pensado para promover la enseñanza colaborativa. En este espacio se organizan talleres de hacking STEM, programación, robótica, gamificación, impresión 3D, etc., además de otras propuestas a medida para la comunidad educativa.

Además, gracias a la ampliación del acuerdo existente entre Microsoft y la Crue, asociación que agrupa a la mayor parte de universidades españolas, ahora también podrán probar esta 'aula del futuro' los estudiantes de Magisterio. "Esta aula aporta tres grandes beneficios: ofrece la posibilidad de tener la capacidad de mejorar los resultados académicos de los estudiantes (a través de una mejor experiencia de los profesores), permite transformar la experiencia del profesor y del alumno dentro de la sala y, por último, favorecer el acceso a la tecnología", añade Budia.  

Hasta ahora han pasado cerca de unas 400 personas por esta aula, un 25% de éstas del mundo universitario. El proyecto cuenta con el certificado de Future Classroom Lab que otorga European SchoolNet, consorcio que agrupa a los ministerios de educación europeos y que trabaja para facilitar la integración de la tecnología en los espacios educativos.


 

 

 
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios