Entrevistas | Artículos | 21 FEB 2014

"Las empresas necesitan transformarse, se están transformando, y TI está al frente de ello", Mike Nefkens, HP Enterprise Services

Tras ocupar el cargo de vicepresidente sénior y director general de HP Enterprise Services en la zona EMEA, Mike Nefkens es desde hace algo más de un año responsable del área HP Enterprise Services a nivel mundial. Con esta responsabilidad acudió a Barcelona el pasado mes de diciembre a la edición europea de Discover 2013. Computerworld aprovechó la ocasión para conversar con él acerca del momento que vive el área de servicios empresariales de HP y las oportunidades que se presentan en este negocio para la firma.
Mike Nefkens, HP
Miguel Ángel Gómez

¿Cuál es su responsabilidad en HP al frente de Enterprise Services?

Hace algo más de un año que Meg Whitman me encomendó la responsabilidad de una de las cuatro unidades de negocio de servicios de HP. Nosotros aportamos alrededor del 20 por ciento de los ingresos de la compañía, y nos dedicamos a ofrecer proyectos y gestión a los negocios, con lo que somos una división muy orientada a las personas, no a los productos. Más concretamente, proporcionamos servicios de tecnología, servicios de TI, mayoritariamente a grandes empresas, compañías con múltiples sedes repartidas por todo el mundo, o compañías locales que necesitan de nuestra experiencia en TI. Tenemos una fuerte presencia en Europa y, de hecho, ésta fue mi responsabilidad durante cuatro años antes de la actual.

 

Accedí a esta posición en un momento interesante, y lo hice por varias razones, si bien la principal es la confianza en Meg Whitman y en su forma de entender la transformación del negocio, y desde el área de Enterprise Services tenemos mucho que aportar a esta transformación. Tenemos una visión que nos ayuda enormemente a entender las necesidades del negocio, lo que se transforma en un gran potencial para nosotros.

 

¿Qué valoración podemos hacer de este tiempo?

Estamos en el primer año de una estrategia de transformación a cinco años, y ha sido un gran año. A la vista de los resultados presentados al finalizar el año, podemos ver que Enterprise Services ha cumplido todos los objetivos establecidos para este primer año de transformación. Permítame darle un par de cifras como ejemplo. Hemos firmado más de 400 nuevos contratos, soportamos más de 6 millones de dispositivos, más de 24 millones de piezas de seguridad y más de 10.000 grandes proyectos, proyectos de transformación o de aplicaciones.

 

Además, en un momento en que algunos clientes reducen sus inversiones, hemos conseguido incrementar nuestros ratios de rentabilidad, moviéndonos en la dirección adecuada. Ha sido un año muy sólido para nosotros.

 

¿Y ahora qué?

Pensando en el segundo año de transformación, y una vez que hemos asentado bien las bases en este primer año, nuestro objetivo es centrarnos en aportar valor a los clientes. De hecho, cuando hablo con mi equipo les transmito la necesidad de encontrar el equilibrio entre tres elementos: valor para los clientes, por supuesto; valor para los empleados, porque somos una compañía de personas que quieren tener el equipo correcto, en el lugar preciso y en el momento adecuado; y valor para los accionistas, porque tenemos que dar los pasos adecuados para asegurarnos de que les devolvemos la rentabilidad adecuada.

 

¿Qué momento está viviendo la industria, el mercado?

La industria está cambiando mucho, y el mundo de los servicios también. Ya no hablamos de grandes proyectos de outsourcing con una gran cantidad de personas, sino de contratos más pequeños en los que el cliente necesita una mayor experiencia y conocimiento específico. Y nosotros tenemos que cambiar con el mercado, para lo que estamos introduciendo un gran número de cambios en nuestra oferta para asegurarnos de que alineamos las prioridades con “el nuevo estilo de TI”. Nuestros clientes se acercan a nosotros para que les ayudemos a evolucionar desde sistemas legacy, necesitan transformar sus negocios. Y esto es lo que aporta cloud, Big Data, seguridad o la movilidad. Lo que les aportamos es una forma de definir y llevar a cabo esta transformación. Y, una vez realizada, y esto es muy importante, ser capaces de manejarla. Pero para ello tenemos que transformarnos nosotros también en términos de formación del equipo, oferta de producto, o forma de llevar esta propuesta al cliente. Ésta es la línea para los próximos tres o cuatro años.

 

Por tanto, el tercer año de la estrategia de transformación liderada por Meg Whitman, el segundo cuando hablamos del área de servicios, nos enfrentamos a retos muy interesantes. Los clientes nos dicen que las TI ya no son algo que se quede principalmente en el back-office, sino que son el front-office del negocio. Las unidades de negocio de las empresas necesitan ese soporte de TI para estar cerca de los clientes. Incluso en la Administración Pública piden un enfoque orientado a mejorar la relación con el ciudadano. Nosotros tenemos que aportar la experiencia para soportar este tipo de proyectos, y creo que estamos en la posición adecuada.

 

Además, siguen existiendo proyectos de TI más tradicionales como, por ejemplo, para dar respuesta a las necesidades surgidas tras una compra o una fusión, por ejemplo.

 

También hay proyectos de lo que podríamos denominar capacitación del empleado. Estos trabajan cada día más con dispositivos móviles y suelen tener a nivel personal, en su casa, dispositivos de tecnología más punteros incluso que en la empresa; los trabajadores más jóvenes tienen unas grandes expectativas alrededor de las TI, quieren estar conectados constantemente, haciendo las cosas como ellos quieren hacerlas y con los dispositivos que quieran, y esto es un gran reto para los departamentos de TI de las empresas, que se ven en la obligación de soportarlo sin poner en riesgo la infraestructura de la compañía y sin elevar los costes de gestión. De hecho, muchos CIO ven en BYOD una forma de reducir costes cuando, en realidad, estos aumentan, porque hablamos de dar soporte a más dispositivos. Por eso trabajamos muy cerca de estos CIO para ayudarles a controlar los costes sin que esto afecte a la flexibilidad que desean los trabajadores en su entorno de trabajo.

 

En definitiva, las empresas se están transformando, necesitan transformarse, y TI está al frente de ello. Incluso en los procesos internos del back-office, de ahí que nosotros trabajemos para ayudar a las empresas a cambiar de unas TI tradicionales a un “nuevo estilo de las TI”. Hay una gran oportunidad y estamos en una buena posición.

 

En esta estrategia de transformación que HP propone al mercado, ¿qué aporta específicamente el área de servicios Enterprise?

Las empresas ya no quieren productos, buscan alternativas integradas que les ayuden a transformarse, a hacer las cosas de la forma más eficiente posible. En esta estrategia, nuestro aporte de valor es poner todos los elementos de HP juntos para el cliente. El cliente siempre tiene la decisión de comprar unos u otros productos, gestionarlos ellos mismos o dejar que lo hagamos nosotros con ellos, pero vienen a nosotros porque tenemos la capacidad y la experiencia alrededor de las TI, y ellos sienten que aportamos el mayor valor en la transformación de las TI. Somos una compañía muy potente porque el área de servicios puede ofrecer todos estos elementos de forma integrada. Ninguno de nuestros competidores tiene lo que tenemos nosotros, desde el dispositivo móvil hasta el software, pasando por el almacenamiento, el networking, los servidores… Además, y hablando de servicios, tenemos Enterprise Services, Application Services, Infrastructure Services y Business Process Services. Nadie tiene nada como esto, y somos capaces de ponerlo todo  integrado a disposición del cliente. Él es el que decide si quiere toda la oferta o sólo una parte de ella, pero nosotros les ofrecemos la opción.

 

Si miramos a los competidores, ellos están atados a sistemas legacy, y, cuando un cliente habla de escenarios “como servicio”, ellos necesitan el servicio, el software y la infraestructura TI que lo soporte. Pueden necesitar una parte o un todo, y desde HP sí tenemos esa capacidad para ofrecérsela, lo que es un gran cambio.

 

¿A qué se debe el cambio de estrategia del outsorcing a los pequeños proyectos?

El principal cambio es que los clientes quieren más información técnica que antes a la hora de tomar la decisión. Antes, no, pero ahora quieren estar más implicados en la tecnología, en cómo se integra, en los detalles. Esta es la razón por la que ha cambiado, y por lo que hemos cambiado la forma de vender los servicios.

 

¿Qué oportunidades detecta para la división en el mercado?

Vemos oportunidades en Sanidad, Finanzas e industria de consumo, principalmente.

 

¿Y la nube?

La nube es una opción de valor para muchos clientes, pero también tiene sus riesgos, como los relativos a la seguridad, que hay que asumir. Hay una gran oportunidad, de cara a los próximos años, en la integración de estas tecnologías con la analítica de datos y el Big Data, como forma de obtener valor para el negocio. En la nube hay mucho más valor que un simple ahorro de un cinco o un diez por ciento en infraestructura.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios