Entrevista
Sanidad

“Las tecnologías digitales y de analítica permiten aumentar la calidad del sistema sanitario público”

Para Juan Fernando Muñoz Montalvo, secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud, “nos hallamos en un escenario apasionante en el que la colaboración de todos los actores del ecosistema de la salud es imprescindible. Nadie sobra”.

Juan Fernando Muñoz (Ministerio de Sanidad)

Juan Fernando Muñoz Montalvo, secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud, informático de formación y parte del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración General del Estado es uno de los grandes expertos en España en tecnología aplicada al mundo sanitario; no en vano, lleva vinculado al Ministerio de Sanidad desde 2002, donde ha desempeñado diversos puestos, como subdirector general Adjunto de TI (2002-2011), subdirector general de TI (2011-2020) y director general de Salud Digital y Sistemas de Información para el Sistema Nacional de Salud (desde agosto de 2020 hasta agosto de 2021). El secretario general reflexiona en esta entrevista sobre los aprendizajes de la pandemia en lo que respecta a la toma de conciencia de la importancia crítica de los datos como soporte a la decisión y a la evaluación de las políticas públicas y de la necesidad de trabajar de manera colaborativa con todas las Comunidades como integrantes de un Sistema interrelacionado e interdependiente. Además, avanza qué supone la puesta en marcha de la Estrategia de Salud Digital del Sistema Nacional de Salud y desvela en qué estado se encuentran los trabajos para la creación del Espacio Nacional de datos de salud.


 

Los últimos datos del Índice SEIS arrojan un crecimiento global de la inversión en TIC en el Sistema Nacional de Salud del 16,62% respecto al año anterior, con un total de 938 millones de euros (es decir, se ha incrementado en 134 millones de euros). En concreto, el crecimiento de la inversión en TIC del Ministerio de Sanidad ha superado el 85%, algo inédito. ¿Cómo valora estos datos y, en concreto, el aumento realizado en el ministerio?

La valoración de este incremento es sin duda muy positiva: por un lado, porque responde al diagnóstico de la Recomendación del Consejo relativa al Programa Nacional de Reformas de 2020 de España y por la que se emite un dictamen del Consejo sobre el Programa de Estabilidad de 2020 de España en el que se recoge la necesidad de concentrar esfuerzos en mejorar la resiliencia del sistema sanitario, para recuperar su funcionamiento óptimo y a medio plazo, responder mejor a los problemas que plantea el envejecimiento de la población, la agravación de las enfermedades crónicas y la discapacidad; la asistencia primaria y el desarrollo de la sanidad electrónica tienen un papel fundamental que desempeñar a este respecto.

Por otro, porque refuerza con presupuesto adicional la apuesta decidida del Ministerio por las tecnologías digitales, iniciada con la creación de la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación para el SNS e impulsada con la aprobación de la Estrategia de Salud Digital y la asignación presupuestaria de fondos europeos (hasta 230 Millones de euros) en el marco del PERTE de Salud de Vanguardia para la transformación digital de la atención primaria que le darán continuidad los próximos años.

 

Las citadas cifras muestran que en España existe una intención clara de avanzar en la transformación digital del SNS; no obstante, desde la SEIS recuerdan que en nuestro país el porcentaje de gasto TIC sobre el gasto global sanitario se sitúa en el 1,36%, “lejos todavía de cualquier comparativa con otros sectores o países de nuestro entorno”. ¿Se irá equilibrando este montante en un futuro cercano? ¿Qué expectativas tienen desde el Ministerio?

La apuesta por un sistema nacional de salud más resiliente, más equitativo y más sostenible es, desde luego, una prioridad del Gobierno, y es asimismo una demanda mayoritaria de la ciudadanía. Las tecnologías digitales tienen la capacidad de contribuir a esos objetivos no solo incorporando nuevos servicios sino también aumentando la eficacia del sistema en su conjunto. Desde la Secretaría General, además de considerar necesario incrementar el nivel de inversión en tecnología, sabemos que es imprescindible reforzar los mecanismos de colaboración y cogobernanza, de manera que la interoperabilidad y la compartición de soluciones, modelos y servicios permitan un mejor aprovechamiento de los recursos y una garantía de equidad en el servicio a los ciudadanos. Es en ese marco y con ese doble propósito, añadido al de reforzar la Atención Primaria como eje vertebrador de nuestro sistema Nacional de Salud, en el que se centran los esfuerzos presupuestarios y de trabajo conjunto, que estoy convencido de que harán que el indicador mejore al tiempo que lo hacen aquellos que miden los resultados y la eficiencia de nuestro Sistema, que son el objetivo prioritario a alcanzar.

 

"Desde la Secretaría General, además de considerar necesario incrementar el nivel de inversión en tecnología, sabemos que es imprescindible reforzar los mecanismos de colaboración y cogobernanza"

 

La pandemia ha sido un motor de transformación digital de todos los sectores, también del sanitario; de hecho, a raíz de la crisis sanitaria se creó en agosto de 2020 la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud, que usted lidera; un órgano al que corresponde abordar los proyectos de modernización, innovación, mejora y transformación del Sistema Nacional de Salud, entre otras labores, como el control de la información sanitaria, etc. ¿Cómo ha evolucionado esta Secretaría en este tiempo y qué aprendizaje extraen de la pandemia?

La Secretaría General ha evolucionado desde una situación inicial en la que la urgencia de la pandemia imponía el ritmo y la prioridad era construir sistemas de información en los que consolidar la información aportada por las Comunidades, a un momento actual en el que empezamos a planificar el trabajo a tres / cuatro años vista, en los que iremos ejecutando los fondos europeos en proyectos colaborativos con las Comunidades autónomas.

De todo lo que hemos aprendido en esta pandemia, destacaría dos aspectos: en primer lugar, la importancia crítica de los datos como soporte a la decisión y a la evaluación de las políticas públicas y, en segundo lugar, la necesidad de trabajar de manera colaborativa con todas las Comunidades como integrantes de un Sistema interrelacionado e interdependiente.

Hay que aprovechar todo el trabajo realizado por las Comunidades para compartir experiencias y aprovechar el liderazgo que cada una de ellas puede aportar en diversas áreas para generar sinergias y acelerar el despliegue de los proyectos más avanzados en todo el Sistema Nacional de Salud. 

 

En diciembre de 2021 el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) aprobó la Estrategia de Salud Digital del Sistema Nacional de Salud (ESD-SNS) dotada con más de 700 millones de euros encuadrados dentro del Mecanismo de Transformación, Recuperación y Resiliencia del Gobierno de España, de los que más de 450 millones proceden de los fondos europeos. ¿Qué cambios promueve esta estrategia y cómo se conseguirán los objetivos que plantea?

La Estrategia establece cuatro grandes objetivos: capacitar e implicar a las personas en el cuidado de su salud; maximizar el valor de los procesos para un mejor desempeño y rendimiento del sistema sanitario público; adoptar políticas de gestión y gobierno de los datos que permitan disponer de una información interoperable y de calidad y crear un Espacio Nacional de Datos de Salud para la generación de conocimiento científico y la evaluación de los servicios; y adecuar la evolución del SNS a las exigencias de la sociedad actual, aplicando políticas de innovación orientadas a la medicina 5P.

Para alcanzar esos objetivos de alto nivel, la Estrategia identifica diez grandes áreas de trabajo en las que se concentrarán los proyectos, que se desarrollarán bien por parte del Ministerio de Sanidad con la participación de las Comunidades autónomas, bien en colaboración entre varias Comunidades Autónomas con la coordinación del Ministerio o bien de manera conjunta entre el Ministerio y todas las Comunidades, dependiendo de las competencias implicadas.

Esta manera de trabajar con enfoque sistémico, junto con la gobernanza a través de la Comisión de Salud Digital, que es el órgano de adopción y priorización de los proyectos, es el cambio más importante de la Estrategia. 

Todas las comunidades autónomas tienen proyectos relevantes e interesantes de transformación digital de la sanidad y el propósito de la ESD es servir de marco y de estructura para la ejecución armónica y coordinada de esos proyectos, incorporando desde el inicio los aspectos de interoperabilidad, semántica compartida, consolidación de datos y analítica para todo el sistema. 

Es un trabajo complejo, pero imprescindible, en el que compartimos ilusión y esfuerzo con todos los compañeros de las Comunidades Autónomas en las áreas de sistemas de información y salud digital.

Por otro lado, este enfoque sistémico ha demostrado su eficacia durante la lucha contra la pandemia y ha estado detrás del éxito del proceso de vacunación de nuestro país, contribuyendo a salvaguardar la confianza de la ciudadanía en el sistema sanitario, en especial en la Atención Primaria y en sus profesionales. Este esfuerzo coral se ha visto reconocido recientemente por el Gobierno con la entrega de la Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad al Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, al Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y al Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería, con la Cruz Sencilla de la Orden Civil de Sanidad a los coordinadores de vacunas del grupo de Gestión Integral de la Vacunación (GIV-COVID) de todas las Comunidades y ciudades autónomas, así como con el reconocimiento de la participación de los profesionales dedicados a los sistemas de información sanitarios mediante la entrega de la Encomienda de la Orden Civil de Sanidad a la Sociedad Española Informática de la Salud.

 

"De lo aprendido en la pandemia destacaría la importancia crítica de los datos y la necesidad de trabajar de manera colaborativa con todas las comunidades"

 

Uno de los objetivos de la nueva estrategia es que el SNS disponga de datos de calidad para tomar decisiones adecuadas, sobre todo en los momentos complejos; de hecho, la analítica de datos es una de las líneas de la esta Estrategia. ¿En qué estado se encuentra la creación de un espacio nacional de datos en el sector sanitario, que se enmarca en el proyecto del futuro espacio europeo de datos en el sector sanitario? ¿Y qué supondrán estos proyectos?

Los trabajos para la creación del Espacio Nacional de datos de salud están en marcha, con las Comunidades Autónomas y la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, mediante una serie de grupos de trabajo dentro de la Comisión de Salud Digital que elaboran los casos de uso, los mecanismos de gobernanza, los modelos de arquitectura y el marco legal y organizativo en paralelo con los trabajo que se desarrollan en el ámbito europeo, tanto en el próximo Reglamento del Espacio Europeo de datos de Salud como en los programas Digital Europe y EU4Health.

Los proyectos en definición aspiran a definir casos claros de uso secundario de los datos de los que se pueda beneficiar la investigación y la innovación a nivel nacional y que redunden en el propio sistema nacional de salud, convirtiéndolo en un sistema de salud que aprende.

 

La llegada de los fondos europeos acelerará, sin duda, la transformación digital en el sector salud; no obstante, aún existe mucha incertidumbre sobre cuándo y cómo se ejecutarán…

Por lo que se refiere a la Estrategia de Salud Digital del SNS, la ejecución de los fondos europeos está bastante definida: a través de la Comisión de Salud Digital se definen los criterios para seleccionar y priorizar los proyectos de las Comunidades Autónomas y del propio Ministerio. Los fondos necesarios se transferirán a dichas Comunidades, que los dedicarán a las adquisiciones y desarrollos ligados a los proyectos asociados; en el caso de los proyectos del propio Ministerio esa será asimismo la forma de ejecución de los fondos.


 

¿Qué expectativas tienen respecto al PERTE para la Salud de Vanguardia, que prevé una inversión del sector público y privado de 1.469 millones de euros en el periodo 2021 y 2023?

Dentro del PERTE de Salud de Vanguardia, las actuaciones de la Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación para el SNS corresponden, por una parte, a nuestra participación en la construcción del Espacio Nacional de Datos de Salud y, por otra parte a la transformación digital de la Atención Primaria, con una dotación respectivamente de 100 millones de euros y de 230 millones de euros.

 

Uno de los objetivos del PERTE es el desarrollo de un Sistema Nacional de Salud Digital. ¿Cómo debería ser este? ¿Sigue siendo la interoperabilidad uno de los mayores retos para conseguirlo?

La transformación digital de la Atención Primaria, como elemento básico de un sistema nacional de salud digital, debe contribuir a apoyar la evolución desde un enfoque más reactivo de la atención sanitaria a un enfoque más proactivo de salud integral, con el consiguiente impacto sobre el bienestar de la sociedad en su conjunto y sobre la sostenibilidad del sistema sanitario. Además, las tecnologías digitales, al diversificar las vías de acceso y comunicación con el sistema y en el sistema sanitario, pueden suponer un gran activo en beneficio de las personas usuarias y una mejora en el desempeño profesional del personal asistencial

Finalmente, las tecnologías digitales y la analítica de datos ofrecen notables posibilidades para dotar de mayor calidad al sistema sanitario público, tanto en lo relativo a las actuaciones realizadas, su seguridad, oportunidad y recursos dedicados, como a su impacto en la situación de salud, facilitando así la innovación mediante la aplicación del conocimiento obtenido, para incrementar la eficiencia del sistema nacional de salud y su sostenibilidad.

Para ello, sigue siendo clave continuar trabajando en la interoperabilidad de los sistemas de información, a través de la normalización y estandarización de los flujos de datos, aprobados en el seno del CISNS, tanto en el ámbito de cada uno de los servicios de salud, facilitando, por ejemplo, el intercambio de información clínica interconsulta, como a nivel nacional y supranacional, a través de los servicios transfronterizos europeos de Patient Summary y ePrescription/eDispensation.

 

"La transformación digital de la Atención Primaria, elemento básico de un sistema nacional de salud digital, debe contribuir a apoyar la evolución desde un enfoque más reactivo a otro más proactivo de salud integral"

 

Disponer de una estrategia de ciberseguridad es cada vez más esencial en el sector sanitario, en el foco de los ciberataques en los últimos años. 

Bueno, el sector de la salud figura como sector estratégico y, por tanto, sujeto a medidas especiales de prevención y protección de riesgos ya en la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas y en 2018 se aprobó el Plan Sectorial Estratégico del sector Salud, que incorporó 11 operadores al catálogo de operadores críticos, así como los servicios de salud y los hospitales más importantes de nuestro país al catálogo de infraestructuras críticas, del que también forman parte algunos de los sistemas de información gestionados por el Ministerio.

Por tanto, la ciberseguridad ya hace tiempo que está en las agendas de las autoridades sanitarias en España y sin duda, la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, aprobada en 2019 es una referencia en el desarrollo de la ESD; de hecho y como ejemplo, dentro de los proyectos de transformación digital de la atención primaria hay un grupo de trabajo de varias comunidades para definir e implementar un Sistema de Vigilancia Interna de amenazas sobre las Plataformas TIC y de Electromedicina desplegadas en el ámbito de la Atención Primaria.

 

El Ministerio han anunciado una Red Estatal de Vigilancia de Salud Pública. ¿Cuál es su papel y cómo se articulará?

La red estatal de vigilancia en salud pública se refiere a un sistema de información que permita, a nivel nacional, monitorizar e identificar las amenazas a la salud pública asociadas tanto a enfermedades contagiosas –y por tanto posibles epidemias o pandemias– como a otro tipo de enfermedades o agentes perjudiciales, con el tiempo suficiente como para adoptar medidas preventivas eficaces. Es decir, aprender de la experiencia del covid para estar mejor preparados antes situaciones comparables.

 

La escasez de talento tecnológico en el ámbito sanitario es uno de los frenos de la modernización TIC de este sector. ¿Qué iniciativas prevén abordar desde el Ministerio para paliar esta brecha?

La escasez de personal tecnológico es generalizada en todos los sectores, no solo en el sanitario. En el ámbito del SNS, el Ministerio tiene previsto desarrollar, dentro de sus competencias, iniciativas de capacitación digital de los profesionales sanitarios en el marco del Plan de transformación y resiliencia en el componente 19. Asimismo, dentro de la Estrategia de Salud Digital se contemplan plataformas para la gestión del conocimiento y la formación de los profesionales, pero también iniciativas que faciliten la adopción de la salud digital por parte de los ciudadanos. Queremos también hacer un esfuerzo especial para prevenir y reducir la brecha digital, porque la tecnología debe ser siempre una ayuda, un elemento que sume y que amplíe posibilidades y nunca una barrera para las personas, en particular aquellas más vulnerables.

 

"La ciberseguridad ya hace tiempo que está en las agendas de las autoridades sanitarias en España" 

 

En un reciente debate organizado por ComputerWorld y la SEIS, los participantes, responsables TIC de diversas comunidades autónomas, coincidieron en afirmar que la mencionada falta de talento junto a la tradicional poca agilidad en la contratación tecnológica y el clásico reto de la interoperabilidad de sistemas/información son las grandes lacras a las que se enfrentan. ¿Comparte esta visión? ¿Cuáles son los retos del sector que más les preocupan?

Más que una falta de talento, yo hablaría de falta de personas: necesitamos más profesionales TIC en las administraciones públicas y necesitamos más profesionales TIC en las empresas. Y necesitamos más alfabetización digital en todos los niveles, incluidos los directivos, para ser capaces de afrontar el cambio digital con una perspectiva estratégica. Estamos hablando de proyectos cuyo horizonte temporal se sitúa al menos en los cinco años y eso requiere tener una buena visión del conjunto y de los objetivos.

La contratación pública es, sin duda, un mecanismo con una agilidad limitada y eso hace que esa visión de sistema con un horizonte temporal a varios años sea aún más importante. 

La interoperabilidad ha sido, tradicionalmente, un problema, ciertamente; sin embargo, tengo la percepción de que la pandemia ha supuesto un toque de atención muy eficaz en ese sentido y soy optimista, tanto en el ámbito nacional –donde por poner un ejemplo se ha puesto en marcha un sistema nacional de registro de vacunas, con el que se integrarán los sistemas de las comunidades autónomas– como en el europeo, donde en un período de tiempo récord se ha puesto en funcionamiento un sistema de la complejidad técnica y organizativa del Certificado Covid digital.

Me preocupa que, en parte como consecuencia de las limitaciones que apunta en su pregunta, que en el sistema nacional de salud no se acompañe la innovación tecnológica ya existente e identificada por sus distintos agentes en el tratamiento de datos de salud, perdiendo oportunidades de generar conocimiento y beneficiar a las personas y, por otro lado, que se generen amenazas a la privacidad de las personas o a la equidad en la atención sanitaria, en especial queremos poner énfasis en que la tecnología no genere una barrera adicional, sino que sea un facilitador.

 

Según también los datos del Índice SEIS, las inversiones de los últimos años en TIC dentro de la sanidad han ido a la implantación del teletrabajo y de servicios de telemedicina y a una mejora de la infraestructura y los puestos de trabajo. ¿A qué proyectos/tecnologías esperan que se destine el gasto en 2022? 

Como ya he ido comentando, dentro de la ejecución de la Estrategia de Salud Digital, con los fondos europeos y los de farmaindustria vamos a estar trabajando en proyectos de imagen médica, de mejora de la eficiencia en el gasto farmacéutico, de analítica de datos y ayuda al diagnóstico, de nueva historia de salud digital, de telemonitorización y atención remota a pacientes crónicos, de gestión de la demanda y estratificación de pacientes, de portales del paciente, de trazabilidad de muestras y digitalización de urgencias, de ciberseguridad, de mejora de la vigilancia en Salud Pública… y de análisis y evaluación de políticas sanitarias.

 

¿Cómo ve la sanidad en España en un futuro en materia de modernización digital?

Creo de verdad que tenemos una ocasión extraordinaria: el sistema nacional de salud en España tiene un grado de cobertura prácticamente total, con un volumen de datos y un grado de extensión e interoperabilidad de la historia digital de salud francamente destacables en el ámbito europeo. De hecho, en España, desde 2010, todas las personas cubiertas por el SNS (más del 99% de la población) tienen la posibilidad de consultar su historia digital de salud del SNS, compuesta por hasta nueve tipos de informes interoperables, así como de compartir total o parcialmente el contenido de la misma con los profesionales sanitarios que desee y saber desde donde se han accedido a qué elementos de ella. 

Este es uno de los elementos que el futuro Reglamento del Espacio Europeo de datos de Salud aspira a regular como una obligación de todos los estados de la UE y es algo que, como señalo, las Comunidades Autónomas proporcionan a todos sus ciudadanos. Hay que trabajar para mejorar y ampliar esta HCD, hay que hacerla sencilla para los profesionales, facilitar su integración con los dispositivos digitales, así como su contribución como fuente de datos para otros sistemas. Hay que generar conocimiento a partir del uso secundario de los datos y hay que ser capaces de realimentar los servicios de prevención, atención y diagnóstico con ese conocimiento generado.

Es sin duda un escenario apasionante en el que la colaboración de todos los actores del ecosistema de la salud es imprescindible. Nadie sobra.


 

Entrevista publicada en el Especial Sanidad realizado por ComputerWorld en colaboración con la SEIS 



TE PUEDE INTERESAR...

Contenidos patrocinados

Especial Sanidad

Be Data Ready

Eulalia Flo Cloud

Communications Platform for Business

Banca digital

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research