Entrevistas | Noticias | 19 DIC 2019

“Los estándares son necesarios para crear un marco común para el desarrollo de la tecnología de los dispositivos conectados”

Tras la creación por parte de la UNE de dos grupos de trabajo sobre inteligencia artificial y big data e IoT, Paloma García, directora de Normalización y Grupos de interés de la entidad, explica a ComputerWorld por qué es importante que los sectores españoles tengan capacidad de influencia en los desarrollos tecnológicos globales.
Paloma García, UNE
Paloma García, directora de Normalización de UNE.
Esther Macías

La Asociación Española de Normalización, UNE, con el impulso de la Secretaría de Estado para el Avance Digital, acaba de crear dos subcomités técnicos de normalización sobre inteligencia artificial y big data e internet de las cosas (IoT, de sus siglas en inglés). “A nivel internacional, ya hay proyectos lanzados y es el momento de poder influir por parte de los sectores españoles en los desarrollos globales”, explica Paloma García, directora de Normalización y Grupos de interés de la UNE.

Mientras que el subcomité de normalización CTN 71/SC 41 IoT y Tecnologías relacionadas desarrollará estándares en el campo de IoT y redes de sensores destinados a garantizar la interoperabilidad y fiabilidad de estas redes y dispositivos, el otro grupo, el subcomité CTN 71/SC 42 Inteligencia Artificial y Big Data, elaborará estándares aplicables a estas tecnologías, cubriendo aspectos como la arquitectura de referencia, gestión de riesgos, confiabilidad y otros asuntos técnicos, así como otros estándares relacionados con los aspectos éticos y sociales vinculados al uso de estas tecnologías.

Ambos se integran en el Comité Técnico de Normalización CTN 71 sobre Tecnologías Habilitadoras Digitales (THD) que UNE creó en abril (también con el impulso de la SEAD) con el fin de favorecer el desarrollo de las nuevas tecnologías digitales entre los sectores económicos del país, mediante la elaboración y uso de estándares que rigen estos nuevos mercados.

 

El valor de los estándares en el mundo de la tecnología

Como indica García, en los próximos años se prevé un gran crecimiento del uso de estas tecnologías, de forma que “para permitir este despliegue en condiciones de seguridad y confianza hacia el mercado y los usuarios, es necesario disponer de estándares que posibiliten la creación de un marco común para el desarrollo de la tecnología de los dispositivos conectados”.

La directora de Normalización y Grupos de interés de la UNE subraya que será especialmente importante contar con estándares que puedan tenerse en cuenta en la revisión que se está llevando a cabo en más de 600 normas internacionales en materia de Internet de las Cosas, más en concreto en Industria 4.0. “Estas normas buscan la eficiencia en la implantación y despliegue de estas nuevas tendencias, así como su correcto funcionamiento en cuanto a aspectos como interoperabilidad, conectividad, ciberseguridad, robótica avanzada o impresión 3D”.

En este sentido, no hay que olvidar que las normas establecen el lenguaje común entre todas las partes y proporcionan un marco robusto y fiable, basado en las mejores prácticas reconocidas por todos. De esta forma, apuntan desde UNE, ayudan a las organizaciones a enfrentarse a las distintas amenazas relacionadas con la revolución digital.

 

Situación actual

En la actualidad, recuerda la portavoz, ya se está trabajando en estándares internacionales tanto en IoT como en inteligencia artificial en un comité conjunto entre ISO (Organización Internacional de Normalización) e IEC (Comisión Electrotécnica Internacional). “En el caso de IoT es el comité ISO/IEC JTC1/SC41, estructurado en tres grupos de trabajo (Arquitectura, Interoperabilidad y Aplicaciones) y que cuenta con 21 normas internacionales ya publicadas y 11 proyectos en desarrollo”.

La experta destaca en particular la norma ISO/IEC 30141 Internet de las Cosas (IoT)- Arquitectura de Referencia, publicada en 2018, que “es el estándar internacional para la arquitectura de referencia, donde unificando vocabulario, diseños y buenas prácticas se consiga dotar de confianza, seguridad y una base tecnológica con medidas y sistemas robustos a los proyectos de IoT”.

En lo que respecta a inteligencia artificial, añade, se está trabajando en el comité ISO/IEC JTC1/SC42, en el que participan 28 países, y que tiene ya tres normas publicadas en el campo de big data y 13 proyectos en su plan de trabajo.

“Además del enfoque tecnológico, entre los aspectos que ya se están considerando tanto a nivel internacional como en el marco europeo destacan los temas de carácter más social relativos, por ejemplo, a la ética en el uso de la inteligencia artificial o aspectos relativos a la privacidad de las personas”.

De hecho, la Comisión Europea ha seleccionado la inteligencia artificial e IoT como áreas estratégicas en las que deben desarrollarse estándares que sirvan de apoyo técnico para el despliegue de sus políticas y para el funcionamiento efectivo del mercado único. Las normas, concluyen desde la entidad, “son aliados estratégicos de las Administraciones en el despliegue eficaz de las políticas públicas”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios