Entrevista
Empresa

“No nos mueve hacer cosas establecidas porque no hay ningún tipo de reto, ilusión o incentivo”

De espíritu indie y carácter disruptivo, UPIntelligence se hace hueco en el mercado tecnológico mediante soluciones innovadoras basadas en inteligencia artificial y realidad extendida. Sobre ello habla para ComputerWorld Óscar Cosido, CEO de la compañía.

CEO UPIntelligence
Óscar Cosido, CEO de UPIntelligence, en entrevista para ComputerWorld.

UPIntelligence nace en Oviedo, allá por el 2017, como una empresa innovadora enraizada en la tecnología 5.0. Su aspiración, desde que fuera constituida, no ha dejado de ser otra que “brindar tecnología inteligente para cimentar un mundo mejor”. Especializada desde su origen en la transformación digital mediante inteligencia artificial (IA) y realidad extendida, UPIntelligence ha recorrido un largo sendero hasta consagrarse como una compañía con nombre propio. Sobre su particular viaje habla para ComputerWorld Óscar Cosido, CEO y director científico de la firma. UPIntelligence surge de un propósito bifurcado: por un lado, del objetivo de insuflar tecnología al sector industrial; por otro, de la necesidad de revolucionar el ámbito de la salud.

Así echó a rodar. Entonces, el tiempo siguió su curso, pasaron los días y llegó la pandemia desatada por la Covid-19. Aquello, confiesa Cosido, marcó un antes y un después en la historia de la startup: “Vivimos dos aceleraciones impresionantes”. La industria 4.0 cogió peso, dice, porque de repente se experimentó una “necesidad real de tecnología”, “ya no solo se quería, sino que se necesitaba”. Algo que se extrapoló al terreno sanitario. “El sector salud comenzó a abrir los ojos, se empezó a escuchar qué podía ofrecer la tecnología en la gestión de la sanidad, la promoción de la salud, e incluso en la gestión de los procesos”. A partir de ahí, UPIntelligence entró en escena, “experimentamos un cambio interno y vimos como nuestra actividad se catapultaba”.

 

Alma ‘indie’

Desde entonces, apunta Cosido, nunca “hicimos cosas fáciles ni resolvimos problemas sencillos”. Y es que el ‘gusanillo’ de montar la empresa surgió con la idea en mente de conformar su propio grupo de investigación. “Queríamos ser una organización indie”, entendida en el sentido de la libertad, “no queríamos que nada ni nadie nos dijera por dónde ir o qué hacer”. Precisamente es este espíritu el que les permite ejecutar lo que Cosido denomina “proyectos innovadores y diversos”. “No tenemos a nadie a quien rendir cuentas, salvo a nosotros mismos”. En cada una de las iniciativas en las que se embarcan, insiste, “intentamos transmitir que hacemos solo proyectos innovadores, no nos interesa lo que ya está resuelto. No nos mueve hacer cosas establecidas porque no hay ningún tipo de reto, ilusión o incentivo. Siempre aspiramos a más”.

 

Equipo de UPIntelligence en su sede.

 

Descifrando las claves de la compañía

UPIntelligence se levanta sobre tres verticales de negocio: industria, incluido el sector agroalimentario; turismo y patrimonio, una rama que conservan de antaño; y, además, salud, el área donde concentran todos sus esfuerzos y ponen el foco con especial interés. “Salud era – y es- nuestra gran vertical”, revela Cosido, “nos sentimos muy cómodos, nos gusta y el retorno no es solo económico, sino que también es emocional. Es satisfactorio y gratificante ver que estás haciendo cosas por los demás”. Aunque no pierden de vista el resto de sus campos de actividad, involucrándose de sobremanera, hoy día “salud nos lleva el 75% del negocio prácticamente”, afirma el ejecutivo.

Al ser preguntado sobre el valor diferencial de la compañía, el director científico de la organización lo tiene claro, “somos multidisciplinares”. “Aquí no hay dos personas con el mismo bagaje, somos cerebros independientes y diversos”. Eso, insiste, es lo más “original” que tienen. “A la hora de afrontar un reto o solucionar un problema lo hacemos desde diferentes ángulos, no hacemos lo de siempre, le damos la vuelta y lo observamos desde diversas perspectivas”. Esto, considera, “nos permite una mayor creatividad”.

 

"Somos multidisciplinares. Aquí no hay dos personas con el mismo bagaje, somos cerebros independientes y diversos"

 

Óscar Cosido, CEO de UPIntelligence

 

Poniendo el foco sobre las tecnologías 5.0 que emplean para desarrollar sus soluciones disruptivas y de vanguardia, se especializan en clasificación, predicción y optimización, “lo principal que hacemos tiene que ver con inteligencia artificial”. “En la actualidad todo el mundo habla de IA, pero lo cierto es que es un campo enorme, las ramas y las líneas existentes en este terreno son infinitas”. Por eso, ellos, en un intento por acotar las fronteras, conjugan IA con el Internet de las Cosas (IoT), con sensórica y con robótica colaborativa. “Leemos datos, los procesamos y tomamos decisiones o ejecutamos alguna acción que en el medio físico redunde en otra”. “Abarcamos todo el proceso, tenemos el control, la percepción de qué está pasando, analizamos lo ocurrido, lo clasificamos y, si se da el caso, realizamos algún tipo de predicción a futuro o generamos una acción programada previamente”.

 

Innovación en el ADN

Desde un principio, relata Cosido, identificaron que su vida se iba a resolver o iba a ir ligada a “hacer cosas novedosas, a la innovación y a la investigación”. Desde que arrancaran con el proyecto lo hicieron así; aunque, reconoce, por el camino lo han pasado “muy mal”, especialmente durante el inicio. “Hacer cosas nuevas requiere mucha inversión, y al ser una micropyme, económicamente, sufrimos”. Sin embargo, pasado el tiempo, asegura que aquel esfuerzo les ha devuelto “con creces” lo invertido. Ese vuelco por la innovación lo llevan también intrínseco en su ADN desde que echaran a caminar. En la actualidad, de hecho, “continuamos apostando fuertemente por la generación de conocimiento y la innovación, dedicando una parte importante de nuestros recursos al desarrollo de proyectos de I+D propios y en colaboración con centros públicos de investigación”. En cifras, dice, ocupará en torno al 75% de las iniciativas que emprenden.

Después de haber echado la vista atrás, Cosido mira al horizonte con esperanza: “Esperamos seguir incrementando la facturación tal y como lo venimos haciendo, el objetivo de negocio que nos hemos marcado para el final del ejercicio se sitúa en los 350.000 euros”. La idea, concluye, “es seguir implantando la IA en el día a día para mejorar la vida de las personas. Al final “lo importante es seguir trabajando por y para ellas”.



Contenidos Patrocinados

Webinar

Partnerzones

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital

 

 



Servicios que marcan la diferencia

Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?