Entrevista
Startups
Emprendedores

Sobre la salud mental: “La tecnología y la innovación no son el enemigo, sino la ayuda que necesita la sociedad”

Aimentia nace de la reivindicación, de la necesidad de democratizar la salud mental y de la tecnología como facilitador social. Recorremos, junto a Edgar Jorba y Eric Mourin, CEO y CTO de la startup, el sendero que les ha llevado a levantar 500.000 euros en una reciente ronda de financiación.

aimentia equipo
El equipo de Aimentia durante el MWC 2023.

Aimentia conjuga, sutil pero magistralmente, la inteligencia artificial (IA) con la salud mental ofreciendo una bocanada de aire fresco a profesionales y pacientes. La historia de la compañía se remonta años atrás. Fue Edgar Jorba, director ejecutivo y cofundador de la startup, quien dio con la idea de fundar Aimentia después de trabajar colaborando con un hospital en Barcelona. Su tarea por aquel entonces, confiesa, era llevar las nuevas tecnologías a una unidad de psicología privada. Fue en aquella época cuando se dio de bruces con las carencias del sector salud: “Muchas veces, los proyectos que se llevaban a cabo y se presentaban contaban con el aval y el apoyo médico y sanitario, pero no de la gerencia”. Motivos, dice, “ajenos, políticos”, relegaban al cajón desastre un sinfín de iniciativas con potencial. “Cuando ocurre en repetidas ocasiones termina por producir rabia e impotencia, te preguntas cómo gestionar toda esa frustración cuando te piden las herramientas y la tecnología que les brindas y que no emplean, cuando ves a los pacientes sufrir por no tener esos recursos”.

Que las prioridades administrativas no estuvieran alineadas con las necesidades de los pacientes fue lo que motivó a Jorba a dar el salto “de colaborador a emprendedor”. Entonces contactó con Eric Mourin, actual Chief Technology Officer (CTO, por sus siglas en inglés) de Aimentia. Aquello fue “curioso”, “habíamos estudiado en el mismo colegio, pero no nos encontramos hasta años más tarde”. Mourin concluía, en el marco de dicha alianza, un proyecto impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la vigilancia de enfermedades a nivel global y, de manera concreta, en salud mental, “que era un poco la parte olvidada”. Así fue como, mano a mano, codo con codo, iniciaron la investigación, el desarrollo, se volcaron en entender el problema para fundar lo que es hoy en día Aimentia.

 

Salud mental orientada al futuro digital

Cuando Aimentia echó a rodar, cuando comenzaron a desarrollar las herramientas con las que cuentan en la actualidad destinadas a profesional sanitario y a pacientes, “nos encontramos que la psicología, la psiquiatría, se basaba mucho en papel y boli, en hacer terapia de forma manual”. Esto, continúa el responsable de tecnología de la compañía, traía consigo muchas problemáticas como la lentitud en los procesos pre-terapéuticos, en esa etapa de cribado inicial para conocer qué le ocurre al paciente. Afortunadamente, comenta Mourin, ha surgido la tendencia a digitalizar. “Al digitalizar podemos optimizar estos procesos que se pueden automatizar o que pueden ser autoadministrados por los pacientes”. A modo de ejemplo, apunta, “tenemos una tecnología de chatbot que actúa en ese conocimiento previo a la terapia, en ese pre-diagnóstico, indagando de una forma inteligente, mucho más rápida, mucho más ágil, en las problemáticas del paciente”.

Conduciéndonos hasta el otro extremo del proceso terapéutico, Mourin continúa ensalzando las ventajas de la transformación digital. “Más o menos la mitad de los casos de depresión tienen una recaída al cabo de dos años; y sin embargo, cuando observamos la contrapartida para evitar esa situación por parte de los profesionales de la salud mental, únicamente se producen una o dos sesiones de seguimiento. Esto no es suficiente”. Aquí es donde vuelve a entrar en juego la tecnología de Aimentia al “introducir sistemas inteligentes de seguimiento con alertas para que los profesionales puedan automatizar estos procesos a la vez que reciben una alarma cuando hay un perfil de riesgo”. Una ayuda crucial para prevenir y evitar esos casos agudos donde se muestra la afectación en pleno apogeo.

 

Eric Mourin, CTO de Aimentia.

 

ADN diferencial

A la hora de ser preguntados por el valor diferencial de Aimentia, sus portavoces responden con una invitación a echar un paso atrás y entender las limitaciones a las que se enfrentan los profesionales clínicos hoy en día. “Vemos que hay un método diagnóstico que es el más común y que ha funcionado en la rama orgánica de las enfermedades”, apunta Mourin, “pero que ha presentado problemas en el ámbito de la salud mental”. En este sentido dirige el foco hacia dos cuestiones: la plasticidad diagnóstica y la comorbilidad. “Si tengo un cuadro clínico complejo donde varias enfermedades coexisten y el profesional lo etiqueta como una única, se queda corto, no ofrece una visión completa de la realidad clínica del paciente”.

Partiendo de este punto, que ocurre en la vida real, “dimos el salto a un modelo transdiagnóstico en el que tenemos en cuenta parámetros más allá como el entorno socioeconómico del paciente, tendencias genéticas, el síntoma, su periodicidad e intensidad”. Esta metodología, prosiguen detallando, que comienza a ser pionera, “nosotros ya la tenemos madurada. Esto es lo que hace que Aimentia sobresalga”. No obstante, aquí no quedan fijados sus límites.

Por otra parte, Mourin reflexiona sobre las altas ratios de abandono de la terapia y cómo Aimentia ha logrado echar el freno a esta tendencia. “La psiquiatría y la psicología contaban con los problemas de tener un error diagnóstico del 50%, lo que muchas veces decimos que no es mejor que tirar una moneda al aire”. Esto provoca en los pacientes una gran insatisfacción con los servicios que se ofrecen llevándoles a optar por el abandono. Un abandono que, en cifras de los portavoces, también rozaba ese 50%. “El hecho de ofrecer tecnologías que realmente agilizan este proceso y ayudan a mejorar la experiencia del paciente es lo que está marcando un cambio en el terreno de la salud mental”.

 

 “La psiquiatría y la psicología contaban con los problemas de tener un error diagnóstico del 50%, lo que muchas veces decimos que no es mejor que tirar una moneda al aire”

 

Eric Mourin, CTO de Aimentia

 

Entrando en materia tecnológica…

La inteligencia artificial es la tecnología estrella en la que se sustenta el chatbot de Aimentia. “El chatbot está basado tanto en sistemas de IA como de normas que nos ayudan a enfocar los outputs que el paciente recibe”. “Proveer de una herramienta segura a un profesional de la salud que le permita delegar en su trabajo para centrarse en lo que realmente importa, que son sus pacientes, es vital”. De hecho, inciden, ya han registrado resultados favorables a través de su clínica virtual Aimentia Health. “Las tasas de abandono se ven reducidas gracias a esta tecnología en nuestra clínica en un 65% gracias a una satisfacción mucho mayor”.

Así, a pesar de que la IA está en boga, hay vida más allá de ella. “Hay varias tecnologías que coexisten en los productos y en el pipeline de desarrollo”; no obstante, Mourin destaca un par. Por un lado, las tecnologías cloud, “estas han sido una revolución porque han abierto una puerta a un mercado muy interesante”; por el otro, el big data para poder extraer el valor añadido de los datos y ponerlo a disposición de los pacientes.

 

Desterrar el estigma

Sobre el rol de la tecnología a la hora de desterrar el estigma vinculado desde tiempos inmemoriales con la salud mental, ambos portavoces toman un mismo sendero con dos voces diferenciadas: una más diplomática, la otra más reivindicativa. Mourin defiende que “una de las mejores cosas que vemos en la tecnología es que vuelven los procesos muy accesibles. El hecho de que el paciente pueda acceder a toda la información es importantísimo para romper con el estigma”. Desde la tecnología, prosigue, “les acercamos la psicología, la psiquiatría, la salud mental para que la vean de una forma mucho más cercana”; a fin de cuentas, “educamos” en ello.

 

"A nivel administrativo, a nivel político, hacen falta muchos cambios. El problema no es la salud mental, son las cuestiones sistémicas que permiten que las personas lleguen a situaciones agudas, críticas"

 

Edgar Jorba, CEO de Aimentia

 

Para Jorba, “la tecnología es un facilitador, un fundamento científico empírico, o funciona o no, lo pueden ver los profesionales y los pacientes”. Mediante la tecnología, a partir de estos recursos “creamos un puente de ayuda a las personas que lo necesitan, fomentamos la información psicoeducacional para entender qué es la salud mental, pedir y recibir ayuda y contar con ese punto de apoyo”. “A nivel administración, a nivel político, hacen falta muchos cambios. El problema no es la salud mental, son las cuestiones sistémicas que hacen que las personas lleguemos a situaciones críticas, agudas”. En el contexto social en el que vivimos, “hay que defender que la tecnología y la innovación están aquí, que no son el enemigo, es la ayuda que necesita la sociedad”.



Contenidos Patrocinados

Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

Webinars

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital