Tecnología | Noticias | 09 ENE 2006

El gasto en I+D crece en España, pero a un ritmo insuficiente

El sistema de innovación y desarrollo español mantiene la dirección adecuada, sin embargo su velocidad no es la correcta si se quiere acortar la distancia que nos separa del resto de países europeos. Según los resultados publicados por el INE y Cotec, el gasto en I+D en España en 2004 alcanzó un 1,07% del PIB, mientras que la media de la Unión Europea fue del 1,9%, de Estados Unidos un 2,59% y de Japón un 3,15%.
Computerworld
En 2005, el Instituto Nacional de Estadística (INE) junto con Cotec publicaron los resultados de un análisis del sistema español de Innovación y Desarrollo (I+D), en él que se detectó una mejora en la situación respecto a años anteriores, pero también se advertía de la necesidad de un crecimiento explosivo del sistema si España quería incorporarse a la sociedad del conocimiento junto con sus socios europeos.
De los resultados presentados por el INE se desprende que España permanece aún en la cola de Europa en cuanto a gasto de I+D, con un 1,07% del Producto Interior Bruto (PIB), casi empatando con Irlanda y sólo por delante de Portugal y Grecia. La media de la Unión Europea es del 1,9% del PIB, mientras que la media en Estados Unidos fue de 2,59% y en Japón alcanzó el 3,15%, según datos de Eurostat.
Durante el año 2004, el sector empresarial fue el principal responsable del gasto en innovación. Concretamente, las empresas europeas contribuyeron al 54% de esta inversión mientras que el resto correspondió a entidades gubernamentales. En Estados Unidos, el 63% del gasto en I+D fue financiado por empresas, mientras que en Japón fue del 75%. En España, el gasto en I+D alcanzó los 8.945 millones de euros, lo que supone un incremento del 9% respecto al ejercicio precedente, del que el sector empresarial fue su máximo responsable con un 57,3%. Por ramas de actividad, destacan las empresas de servicios de I+D, con un 19,40% del total de gasto, y las empresas farmacéuticas, con un 9,85%.
Tras el sector empresarial aparece el de la enseñanza superior, con un 29,5% del gasto total, lo que representa el 0,32% del PIB. El gasto en I+D de la administración pública supone un 16% del gasto total y un 0,17% del PIB. El 0,1% restante corresponde al sector de las Instituciones Privadas Sin Fines de Lucro (IPSFL).
Por otra parte, un total de 161.932 personas se han dedicado a actividades de I+D en equivalencia a jornada completa durante 2004, lo que representa el 9 por mil de la población ocupada. Esto supone un crecimiento del 7% respecto a 2003. En 2004, el colectivo de investigadores alcanza la cifra de 100.994 personas/año, lo que supone un 5,6 por mil de la población ocupada y un incremento del 9% respecto al año 2003.
Además, hubo más empresas que realizaron actividades de I+D, en total algo más de 9.700, un 22% más que el año anterior.
Por comunidades, son Navarra, Madrid, País Vasco y Cataluña las que presentan un mayor esfuerzo económico en I+D y se puede decir que tiran del carro con porcentajes de inversión sobre el PIB muy superiores al 1,07% de media nacional. Estas cuatro regiones más Aragón también se sitúan sobre la media en cuanto a porcentaje de población empleada a tiempo completo en labores de investigación y desarrollo (0,9%).
El resto de comunidades presentan cifras de intensidad en l gasto de I+D inferiores a la media nacional.

Patentes, un indicador de innovación
Varios han reconocido el potencial del sistema de patentes en el contexto de indicador de actividades innovadoras. De esta forma, y según datos de la Oficina Europea de Patentes (EPO son sus siglas en inglés), entre 2000 y 2004 el número de patentes en los campos de informática y comunicaciones electrónicas se duplicó, desde los 2.819 a los 5.615. Por países, Alemania obtuvo la mayoría de ellas, con cerca de 741 de las patentes de Tecnologías de la Información. En segundo lugar aparece Francia, con 466. Le sigue Finlandia con 288, el Reino Unido con 238 y Suecia con 221. No obstante, el informe realizado por Eurostat avisa que los países europeos siguen siendo unos pequeños protagonistas en el mercado de las patentes en Europa. Concretamente, en el año 2004 la EPO otorgó 1.749 patentes a solicitudes norteamericanas y 1.192 a las japonesas. Esto demuestra que tanto los Estados Unidos como Japón acapararon más de la mitad de las patentes otorgadas en 2004 en Europa.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios