Tecnología | Artículos | 13 JUL 2001

El papel de Internet en la redefinición del almacenamiento

Un análisis de la consultora Illuminata
Internet ha tenido una influencia profunda en el almacenamiento. Los entornos de proceso basados en la Red pueden necesitar una escalabilidad extrema, una disponibilidad total del sistema y la información, y la posibilidad de gestionar una colección de recursos que está creciendo rápidamente con un personal que siempre está disminuyendo. De hecho, Internet está definiendo un conjunto nuevo de requisitos para las infraestructuras de almacenamiento y de prácticas aconsejables para el aprovisionamiento, la formación y la gestión de los entornos de almacenamiento. Los almacenes de contenidos basados en la Red pueden contemplarse desde dos perspectivas: la del administrador del almacenamiento y la del usuario. El administrador ve el almacenamiento en la Red como infraestructura física: hardware, interconexiones y software de gestión, todo ello trabajando conjuntamente para distribuir datos de la forma más fiable y eficaz posible al resto de las aplicaciones. Sin embargo, la perspectiva del usuario es bastante más abstracta. Sentado frente a la pantalla del navegador, el usuario ve una fuente ilimitada de prácticamente todo lo que uno pueda imaginar, accesible mediante un clic del ratón. El rendimiento y la disponibilidad del entorno de almacenamiento tienen una influencia directa en la percepción global que el usuario tiene de la Red. El almacenamiento es donde viven los contenidos de la Red. Si el acceso a los contenidos es lento o inexistente, incluso durante un corto período de tiempo, el usuario puede desarrollar con rapidez una impresión negativa del sitio y quizás no volverá nunca al mismo. Por lo tanto, el usuario del navegador y el administrador del almacenamiento están inextricablemente unidos, se den cuenta de ello o no. Internet también está generando una dimensión nueva dentro de la industria del almacenamiento: el almacenamiento como servicio. Antes de Internet, la industria del almacenamiento estaba dividida básicamente en dos campos: los fabricantes de componentes y los proveedores de infraestructura. Los fabricantes de componentes producían unidades, controladores, tarjetas adaptadoras, armarios, etc. Los proveedores de infraestructura producían conjuntos de discos, subsistemas y redes de almacenamiento, controladas por software de gestión especializado, a partir de los componentes suministrados por los fabricantes de componentes y los proveedores independientes de software de gestión. Recientemente, ha aparecido un tercer campo: el del proveedor de servicios de almacenamiento (SSP, storage service provider). Los SSP usan instalaciones de almacenamiento, desarrolladas por los proveedores de infraestructura, para distribuir servicios de almacenamiento utilizando la Red como vehículo de distribución. De hecho, los SSP han convertido la Red en un enorme y amorfo dispositivo de almacenamiento virtual. Actualmente, los administradores de almacenamiento tienen abundantes alternativas a las que recurrir como fuente de almacenamiento basado en la Red. El administrador más entendido y atrevido puede elaborar una infraestructura de almacenamiento a medida partiendo de cero utilizando componentes existentes en el mercado con precios al por mayor. No obstante, la mayoría recurrirá a los proveedores de infraestructura en busca de soluciones de almacenamiento preintegradas, probadas y respaldadas. Sin embargo, el SSP ofrece en la actualidad una tercera alternativa. En vez de adquirir, instalar y mantener un entorno de almacenamiento, uno puede simplemente recurrir a los recursos de almacenamiento inmediatamente disponibles del SSP. Un terabyte al día La red ha dañado seriamente el concepto de que el crecimiento de la capacidad de almacenamiento puede gestionarse de una manera ordenada. Los SSP experimentan una demanda de capacidad adicional que va creciendo desde un terabyte al mes, a un terabyte a la semana y a un terabyte al día. Esto no es la capacidad total, sino el incremento de capacidad que es necesario cada día laborable. El frecuentemente escuchado aforismo de la Red “Planifica para tener un éxito delirante” se traduce en el mundo del almacenamiento en “Prepárate para que la demanda de capacidad de almacenamiento adicional supere tus expectativas más delirantes.” Otro aforismo para los administradores del almacenamiento en la Red: “Nadie se deshace de nada. Nunca.” ¿Correo electrónico de hace dos años? ¿Páginas Web de 1996? ¡Todavía en línea! Impulsando todavía más allá la demanda ya floreciente de recursos de almacenamiento basados en la Red, está la necesidad de adquirir datos y servir datos a diversas fuentes en rápido crecimiento. Aquí se incluyen los navegadores instalados en los ordenadores de sobremesa, los ordenadores portátiles, los aparatos de televisión, los teléfonos móviles y los asistentes digitales personales. Pronto nos encontraremos con navegadores en los coches, camiones, aparatos electrodomésticos y quizás en cualquier dispositivo al que se le pueda poner un interfaz inalámbrico o conectar a un enchufe de pared. El crecimiento de la capacidad y la posibilidad de gestionarlo -la escalabilidad- constituye una dimensión de la gestión del almacenamiento basado en la Red. Otros factores son: • Rendimiento de E/S - Aunque seguramente no sea el único factor que determina el tiempo de respuesta de extremo a extremo, el rendimiento del entorno de almacenamiento puede tener una influencia considerable en el tiempo que los usuarios tienen que esperar entre dos clics del ratón. • Disponibilidad - Los apagones de un sitio Web pueden suponer millones en costes de oportunidades perdidas, por no hablar de las inconmensurables pérdidas de prestigio y la caída de la capitalización bursátil. Por lo tanto, la arquitectura del entorno del almacenamiento basado en la Red debe reducir o eliminar los puntos críticos, debe diseñarse para respaldar y recuperar los contenidos de las bases de datos con facilidad, lo mismo que para tener disponibilidad de los datos durante las mejoras y reconfiguraciones regulares. • Manejabilidad - La escasez crítica de personal de operaciones cualificado significa que tiene que maximizarse la relación entre el personal y la capacidad gestionada. Numerosos factores pueden mejorar la manejabilidad, incluyendo la posibilidad de consolidar los datos y reducir el número de copias que deben mantenerse y el soporte a muchos sistemas operativos dispares. • Flexibilidad - El panorama competitivo cambiará de manera radical y sin previo aviso para toda empresa o punto.com que esté en el comercio electrónico. Como respuesta, los sitios Web deben poder reconfigurarse y volverse a desplegar con rapidez para frustrar los desafíos de la competencia y mantener una posición de dominio. • Recuperabilidad - Resultan inevitables las condiciones anómalas, las pérdidas ocasionales de datos y los fallos de los subsistemas en un entorno que intenta conseguir la disponibilidad continua. Los ataques provenientes del exterior del cortafuegos empresarial se están convirtiendo también en algo normal. El desafío para el administrador del almacenamiento es el de crear un entorno que pueda recuperarse de estas situaciones lo antes posible. Las alternativas Antes, el almacenamiento y los servidores estaban inextricablemente unidos, pero esto se acabó. Las alternativas de interconexión en redes del almacenamiento desarrolladas durante los últimos años resultan esenciales en la actualidad para cimentar la presencia de una Red de alto rendimiento y

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios