Tecnología | Noticias | 21 NOV 2008

El Premio Príncipe de Asturias de Ciencia y Tecnología 2008 defiende la nanotecnología para luchar contra el cambio climático

Tags: Actualidad
La nanotecnología podrá ayudar a desarrollar dispositivos más eficientes capaces de consumir entre 10 y 20 veces menos que los actuales equipos, lo que significa una disminución de entre el 90% y el 95% de emisiones de CO2. Esta es la tesis que defiende el investigador Sumio Iijima, Premio Príncipe de Asturias de Ciencia y Tecnología 2008, por el descubrimiento de los nanotubos de carbono en 1991.
Natalia Mosquera

Los nanotubos de carbono descubiertos por Iijima se caracterizan por su ultrarresistencia, su extremada ligereza y su extraordinaria flexibilidad. Unas características que, tal y como ha explicado el propio Iijima, permitirá aplica la nanotecnología a diversos áreas como la sanidad, donde la nanotecnología permitirá por ejemplo llegar más eficientemente al centro de un tumor y así atacarlo sin necesidad de dañar células sanas, gracias a que los fármacos podrán ser administrados en nanodosis.

Para Iijima, los nanotubos de carbono serán cruciales en la lucha contra el cambio climático puesto que supondrán “un increíble ahorro energético al permitir diseñar equipos que consumirán hasta 20 veces menos”. El premio Príncipe de Asturias reconoce que, “aunque aún es pronto para saber cómo se desarrollarán estas técnicas, la nanotecnología jugará un papel fundamental en el desarrollo de baterías más duraderas tanto para ordenadores portátiles como para teléfonos móviles, con menores emisiones de CO2”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios