Tecnología | Noticias | 19 ABR 2002

Jazztel pone a la venta CCS por unos 20 millones de euros

La operadora de telefonía Jazztel está buscando un comprador para su filial de software y servicios, la catalana Centro de Cálculo de Sabadell (CCS), que comprara hace un año. El valor de la la adquisición fue de 1,98 millones de euros por lo que una venta por alrededor de 20 millones de euros, la cifra que se está barajando ya en el banco GBS podría generar unas plusvalías suficientes como para aliviar la deuda de Jazztel y optar a una deseada fusión con su competidora Uni2.
Patricia Torralba
Según fuentes extraoficinales, la operadora que preside Martin Varsavsky ha dado una orden al banco GBS para que presente un libro de venta a potenciales compradores. Sin embargo, el departamento de Comunicación Externa de la compañía ha declarado que declina hacer ningún comertario respecto a este asunto.
La noticia coincide con la presentación pública de los resultados económicos del último ejercicio fiscal de CCS, en el que la compañía obtuvo unos ingresos de 36, 5 millones de euros frente a los 28 millones de euros conseguidos en el ejercicio fiscal anterior.
Este crecimiento viene, además, respaldado por un incremento del 51% en la contratación de nuevos proyectos que se sitúan en los 24 millones de euros, señaló Jordi Malapeira, consejero delegado del grupo CCS. Como previsión para el ejercicio fiscal 2002 “se espera un crecimiento del 25% en ventas”.
Por su parte Josep Rof, director general de CCS, destacó la aportación de recursos que se han destinado a I+D, que durante el año 2001 ha supuesto un 11% del total de los ingresos. Para el presente ejercicio está previsto presentar nuevas soluciones informáticas para ámbitos sectoriales tales como la automoción y la distribución. También se han incrementado los servicios de seguridad integral y de consultoría especializada.
Con aplicaciones 100% Internet, CCS ha iniciado además su actividad ASP aunque, este modelo “supone retornar a un concepto histórico”, asegura Malapeira. Se espera que las grandes empresas internacionales sean las que más demanden este modelo “por temas de externalización, costes y focalizarse en su negocio. Además son las que tienen más capacidad para hacer pruebas”, comentó Rof.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios