Tecnología | Noticias | 03 AGO 2010

SSD y USB 3.0 son la combinación más rápida en transferencia de datos, según Kingston Technology

Las soluciones de almacenamiento serán las primeras en aprovechar las ventajas del nuevo estándar USB 3.0.
Computerworld

El estándar USB 3.0, que vio la luz en enero de 2010 con los primeros productos ya certificados en la Feria CES (Consumer Electronic Show) de Las Vegas, avanza despacio pero con paso firme. Así se destaca desde Kingston Technology, para quien la nueva interfaz USB 3.0 de comunicaciones cuenta con la misma facilidad de uso y capacidad plug&play que sus predecesores pero incrementa el rendimiento hasta en diez veces. Mientras la interfaz USB 1.0 trabajaba a 1,5 Mbps, la versión 1.1 dio el salto a los 12 Mbps; así hasta los 480 Mbps que ofrece el actual USB 2.0. Por su parte, USB 3.0 puede alcanzar los 4.800 Mbps. 

Jordi García, responsable de desarrollo de Negocio en Kingston Technology Iberia, señala que “USB 3.0 no sólo cuenta con un canal llamado SuperSpeed Bus que acelera el ratio de transferencia de datos desde los 480 Mbps de USB 2.0 hasta los 4,8 Gbps, sino que además puede transmitir la información en dos direcciones, de manera que los dispositivos de almacenamiento son capaces de leer y escribir datos al mismo tiempo”.

Además, USB 3.0 optimiza la gestión de la energía en un doble sentido. Por un lado, aumenta el nivel de potencia para cargar equipos compatibles -como un teléfono móvil o un DVD portátil- en menos tiempo, además de permitir la conexión de más de cuatro dispositivos en un hub USB sin alimentación; por otro, el nuevo estándar reduce significativamente el consumo de energía al operar con la tercera parte de potencia y pasar automáticamente al modo stand-by tras un período de inactividad.



Barreras técnicas

A pesar de estas ventajas, a las que se suma la plena compatibilidad con los puertos y conectores de las versiones USB 2.0 y USB 1.1, para beneficiarse del SuperSpeed Bus los usuarios deben conectar sus dispositivos mediante un controlador host USB 3.0, o bien contar con alguna de las placas madres preparadas para ello.

“Aunque algunos fabricantes de placas madre ya han incorporado este controlador -continúa García- aún hay pocos dispositivos compatibles en el mercado, cifra que aumentará enormemente cuando los principales proveedores de procesadores como Intel y AMD vayan actualizando masivamente sus chipsets a partir del próximo año”. A medida que bajen los precios de los controladores, los puertos USB 3.0 se irán popularizando en PCs y portátiles, mientras los fabricantes lanzarán al mercado un mayor número de dispositivos compatibles. El almacenamiento y back up de datos en alta definición serán algunas de las primeras aplicaciones en aprovechar el incremento de velocidad de USB 3.0, sobre todo en el caso de la tecnología SSD (Solid State Drives, Discos de Estado Sólido).

Para responder a esta demanda, Kingston Technology lanzará pronto su primera llave USB 3.0 y SSD externo con estandar 3.0 en capacidades de 64, 128 y 256 GB.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios