Movilidad | Noticias | 19 JUN 2013

El 30 por ciento de los smartphones se destinan a políticas BYOD

La promesa de una mayor productividad laboral y ahorros de costes, y la oportunidad de demostrar una actitud progresista hacia los trabajadores que deseen utilizar sus dispositivos móviles, está impulsando las políticas BYOD en muchas empresas, aunque las compañías europeas son las que más se resisten.
Usuario usando un smartphone
Hilda Gómez

La tendencia BYOD es imparable, como prueba el hecho de que el número de smartphones que ingresan las empresas a través de los propios empleados con el objetivo de aumentar su productividad, dobla ya al volumen de terminales adquiridos por las compañías. Así lo indica un estudio de Strategy Analytics, que cifra en más de 62 millones los smartphones que fueron adquiridos en el primer trimestre, ya sea por los usuarios de negocios o para los usuarios de negocios, lo que representa casi el 30 por ciento de las ventas mundiales de smartphones.

“A nivel mundial, la tendencia BYOD entró en 2013 con más ímpetu del que tuvo en 2012, en el que se registró un crecimiento cercano al cien por cien”, afirma Kevin Burden, director de movilidad de Strategy Analytics. "El aumento de casi un 40 por ciento en el primer trimestre demuestra las empresas siguen adoptando BYOD, y que desventajas tales como el aumento de los costes de soporte interno o la pérdida de los servicios de soporte del operador por abandonar contratos corporativos ha tenido poco impacto en una tendencia cada vez mayor”.

Pero la tendencia BYOD no está teniendo la misma acogida en todas las regiones del mundo. Así, mientras que Asia Pacífico y América del Norte han sido los más liberales en su enfoque, las actitudes de empresas y trabajadores en Europa Occidental en cuanto a BYOD son mucho menos abiertas, por razones que van desde las costosas tarifas de roaming a la incapacidad de los operadores para fraccionar la facturación de las tarifas de datos y que echan atrás a los usuarios, pasando por la resistencia de las empresas que se cuestionan si los riesgos de seguridad y la complejidad de gestionar tantos dispositivos y plataformas serán mayores que cualquier beneficio. Esto ha hecho que en Europa Occidental el volumen de dispositivos destinados a políticas BYOD haya descendido un 15 por ciento anual, si bien se ha producido un aumento del 43 por ciento en las ventas de smartphones corporativos. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios