Movilidad | Artículos | 05 SEP 2003

El mundo de la movilidad da un paso adelante

Accenture adopta la solución global de conectividad de Vodafone
Izaskun Loinaz.
Estar conectado en cualquier momento y lugar se ha convertido en una prioridad para muchas empresas. Pensando en todas ellas, Vodafone ha lanzado una solución global de conectividad que permite a sus empleados estar conectados a Internet y a su intranet siempre que lo deseen. Accenture es una de las compañías que ya ha adoptado Vodafone Remote Access (VRA), una tarjeta para enviar y recibir datos vía GPRS desde un ordenador portátil, sin necesidad de disponer de un teléfono móvil.

Movilidad y ordenador personal son dos elementos imprescindibles para Accenture, compañía que debido a la actividad profesional que desempeñan muchos de sus empleados no ha dudado en adoptar la nueva solución global de conectividad de Vodafone, Vodafone Remote Access (VRA).
“Esta tarjeta es la que siempre hemos esperado los profesionales que nos desplazamos constantemente. Cuando te mueves mucho siempre hay dificultades para conectarte a un ordenador personal. La tarjeta, que se introduce en el ordenador de forma muy sencilla, te permite estar siempre conectado a la Red. Los profesionales que nos desplazamos habitualmente estábamos esperando una tarjeta así desde hace tiempo porque nuestra productividad depende mucho de que podamos conectarnos en cualquier momento y lugar”, asegura Luis Maldonado, Partner de Accenture.
Hasta el momento, la compañía ha contratado 60 tarjetas como prueba piloto, “aunque más que una prueba piloto se ha tratado de una prueba real”, comenta Maldonado.
La tarjeta está siendo utilizada sólo por los consultores de la compañía que por su actividad profesional cuentan con mucha movilidad. Asimismo, se está realizando un análisis detallado tanto del consumo como del coste de la conexión de las comunicaciones con VRA, puesto que al tratarse de un nuevo producto desconocen esos datos y desean tenerlos claros antes de extender su uso a un mayor número de empleados.
“Nuestro objetivo es ampliar el uso de esta tarjeta para que sea utilizada por un mayor número de empleados de la compañía, esto se hará según vayamos viendo cómo va la prueba de costes. Como carecemos tanto de datos históricos como estadísticos del coste de conexión estamos haciendo un seguimiento, pero llevamos ya varios meses de consumo y parece ser que los números que salen son bastante competitivos”, señala Maldonado.
En cuanto al precio de la solución, bastante asequible, no es un aspecto relevante para Vodafone, puesto que el gasto está directamente relacionado con el consumo derivado del uso que se haga de la tarjeta. Sólo se paga cuando se envían o reciben datos y no por la duración de la conexión.
Aunque Maldonado insiste en que la solución es perfecta para ellos, puesto que permite que los empleados de Accenture puedan enviar y recibir datos vía GPRS desde su ordenador portátil, de manera segura, rápida, sencilla y económica, en cualquier momento y lugar sin necesidad de tener que disponer de un teléfono móvil, y su velocidad es “bastante buena”, opina que habrá que esperar a tecnologías como UMTS para que sea más veloz. No obstante, al disponer de 4 canales de bajada y 2 de subida, la solución puede alcanzar velocidades de transmisión de hasta 45 Kbps por segundo, “una velocidad superior a la obtenida cuando te enganchas a una red fija de teléfono y más rápida que la de un móvil GSM”, añade.
Con conexiones y velocidad de descarga comparables a las de una línea fija, Vodafone Remote Access proporciona un único interface de usuario denominado panel de control, que centraliza y ofrece un aumento de la funcionalidad de los usuarios finales de la compañía. Pero uno de los principales aspectos que diferencian a VRA de otros servicios tipo RAS (RTC y RSDI), es que no necesita de ninguna toma telefónica para poder conectarse. Mediante GPRS permite a los trabajadores estar siempre “always on”.
VRA ha sido diseñado de cara al futuro y, por tanto, funcionará sin necesidad de modificaciones con las futuras opciones de conexión WLAN y UMTS. Cuenta, además, con varios elementos que pueden contratarse juntos o por separado: una tarjeta Vodafone PCMCIA GPRS, un software de instalación y control, y un plan de precios específico para datos muy competitivo.
Como explica el propio Maldonado, “esta solución destaca principalmente por su facilidad de instalación, puesto que el acceso se realiza desde el ordenador portátil del usuario y la tarjeta PCMCIA puede ser instalada en el PC por el propio usuario en tan sólo 5 minutos”.
Por su parte, el acceso a intranet desde la RED IP de Vodafone se realiza desde la Red IP del operador, que se encarga de la instalación y gestión de todos los elementos necesarios para garantizar un acceso seguro, fiable y con las máximas prestaciones. Para la conexión a la intranet el cliente puede instalar el producto sin necesidad de poseer conocimientos técnicos, ya que Vodafone se encarga de la instalación y gestión de todos los elementos necesarios que garanticen la seguridad de los datos, calidad y prestaciones del servicio.
Desde el punto de vista de la seguridad, VRA cumple con los requisitos más exigentes y el acceso a la red IP de Vodafone (vía conexión directa o ADSL) proporciona una mayor seguridad que si se realizase a través de una conexión IP Pública. La seguridad extremo a extremo está creada de un software denominado VPN (Red Privada Virtual), que crea un túnel entre su PPC y la LAN de la empresa. Los datos de la empresa que se envían por ese túnel no pueden ser supervisados o violados por nadie.
Como usuario de VRA, Accenture cuenta con soporte e información las 24 horas de día a través del departamento de atención al cliente de Vodafone, así como a través de un portal de soporte en varios idiomas. Además, se puede descargar actualizaciones del software y VRA cuenta con soporte de roaming internacional en todo el área de cobertura mundial del operador.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios