Movilidad | Artículos | 01 JUN 2011

La movilidad, un bien necesario para la competitividad empresarial

El cambio cultural y la seguridad siguen siendo los principales inhibidores de su desarrollo
Fernando Muñoz.
La XVII Conferencia Internacional ComputerWorld se celebrará del 20 al 22 de junio en Marbella (Málaga), bajo el lema ‘Inteligencia, colaboración y movilidad. Las claves del éxito’. La Conferencia, con el patrocinio de CDC Software, Huawei, Intel, T-Systems y Vodafone y la conlaboración de F5 y ASG, es un foro de intercambio de información para directivos de TI.

La movilidad genera interés. Empresas de todos los tamaños y sectores ven hoy en la movilidad una de las herramientas TIC más beneficiosas para el negocio. Los incrementos de la productividad, ahorros de costes y mejora del servicio al cliente en que fácilmente se traduce este tipo de proyectos justifican el interés creciente de las organizaciones por readaptar su actividad a estas tecnologías para proporcionar a sus empleados, partners y clientes un acceso ubicuo a la información.
Aunque las ventajas que aportan las tecnologías móviles a la empresa son evidentes no lo es tanto el que todos los proyectos de movilidad sean un éxito. La integración con las redes y aplicaciones de la empresa es un aspecto fundamental a la hora de abordar el despliegue de la movilidad en la empresa.
Es en este contexto donde se enmarca la segunda mesa redonda que esta publicación ha realizado bajo el marco de la XVII Conferencia Internacional ComputerWorld, cuyo lema es “Inteligencia, colaboración y movilidad. Las claves del éxito”.
Si hay alguien que puede hablar desde la experiencia en temas de movilidad es Vodafone. La compañía, que ha integrado el concepto en su ADN, ha evolucionado su discurso “desde una oferta basada en un solución de comunicaciones a una propuesta actual donde se habla de solución integrada, en la que entra en escena el término de comunicaciones unificadas”, explica José Luis Prieto, responsable de Marketing del Segmento Pymes de la operadora. El nuevo entorno de movilidad conlleva de entrada cambios en las empresas, tanto en los equipamientos (terminales móviles) como en sus procesos internos. “Para obtener resultados satisfactorios del salto a un entorno de movilidad hay que definir un plan que se adapte a las necesidades reales de las compañías, que parta de los procesos establecidos y movilice sólo los que son claves para las empresas y los que pueden comportar mejoras en la competitividad”, afirma Santiago Cordero, responsable de Preventa de ICT de T-Systems.
Para Jorge Lang, director de Sector Público y Corporativo de Intel, “la movilidad es una cuestión aceptada en las empresas pero la realidad es solo se materializa en departamentos muy específicos de la compañía”. En esta línea, Aarón Almansa, director de Desarrollo de Negocio de CDC Software, apunta que “la movilidad no sólo se aplica a niveles ejecutivos o comerciales por su actividad fuera de la oficina sino que también está visible dentro de los límites físicos de la empresa”. Recientemente un estudio ponía de manifiesto que entre un 50 y un 60% del tiempo normal de trabajo el profesional no está en su sitio. “Es precisamente durante este tiempo cuando la tecnología tiene que permitir que la gente siga trabajando”, apunta Almansa.

Cambio cultural
Todavía hoy existen varios obstáculos que impiden a las empresas dar el salto a la movilidad. Aarón Almansa apunta tres aspectos: “La seguridad, entendida en aquellos escenarios como cloud computing donde los departamentos de TI se ven todavía incapaces de asegurar toda la puertas de acceso a la información allí donde ésta se encuentre. El problema de la adopción o resistencia al cambio. Y, como tercer punto, la proliferación de dispositivos impulsada por el consumo individual que está poniendo en alerta a los departamentos de TI que se ven incapaces de hacer frente a esta tendencia porque no existe una política definida de movilidad empresarial”. Según Jorge Lang, “el cambio cultural no debe corresponder al departamento de TI, ya que la tecnología existe y ya está disponible, sino que deben ser otras unidades las encargadas de abanderar este movimiento”. En esta misma línea, José Vizoso, director de la unidad de Empresas de Huawei, apunta que “son las unidades de negocio y los departamentos de recursos humanos los que deben fomentar la movilidad y el cambio cultural”.

Nuevos protagonistas
El atractivo negocio de la movilidad en la empresa ha abierto la puerta a nuevos jugadores como Apple o Google, lo que ha generado una competencia mayor. Para José Luis Prieto el éxito “estará en encontrar el hueco en el que todos salgamos ganando. Es positivo que Google y Apple muestren su interés por el mercado de la movilidad tanto en el área de aplicaciones como en la de los dispositivos”. En este contexto, “Vodafone no quiere quedarse en un mero papel de carrier sino que seguiremos desarrollando aplicaciones junto a estos nuevos protagonistas o bien por separado”. En esta misma línea, Santiago Cordero afirma que la entrada de nuevos protagonistas es una buena noticia porque remueve el mercado, crea necesidades donde antes no las había y genera negocio”. Sin embargo, estos nuevos actores han creado cierta inquietud en el mercado. Según Aarón Almansa, “la inmadurez del mercado de la movilidad es la que esta provocando esta intranquilidad pero será una cuestión de tiempo porque el mercado está respondiendo muy bien a los nuevos modelos de negocio que estos actores presentan”. Por otro lado, tal y como apunta José Vizoso, “el efecto que ha provocado la entrada de estos nuevos protagonistas en el mercado de consumo es muy positiva porque ha generado hábitos en la gente. Sin embargo, la entrada en el mercado de corporativo es otra realidad bien diferente del mundo del consumo. Google y Apple están haciendo una excelente labor evangelizadora en el mercado de consumo pero el salto al mundo profesional todavía es un terreno que está en manos de los que conocemos las necesidades de los clientes y que somos capaces de desarrollar soluciones personalizadas”.

Hacia dónde vamos
José Luis Prieto apunta que más que hablar de futuro para la movilidad hay que hablar de presente. “El reto está en trasladar un mensaje positivo al tejido empresarial que priorice la competitvidad y el ahorro de costes asociados a la movilidad, por encima de los temores de la seguridad”.
Para Santiago Cordero, “el salto tecnológico de la movilidad es una realidad y ahora toca un proceso de análisis interno para ver qué procesos son susceptibles de aplicar una metodología de movilidad”. El directivo reconoce además que el cambio cultural se ha producido en el mercado de consumo, “pero ahora toca trasladarlo al entorno empresarial”.
Por su parte, Jorge Lang está convencido de que “el siguiente paso está en trasladar el concepto de movilidad o flexibilidad laboral a la totalidad de la empresa”. En esta misma línea, Aaron Almansa señala que el futuro de la movilidad en el campo de las aplicaciones pasa por que éstas sean más proactivas.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios