Movilidad | Artículos | 14 MAY 2004

La movilidad, una cuestión de sentido común

Mesa redonda
La movilidad marcará este año el repunte de las inversiones en Tecnologías de la Información. A pesar de esta tendencia, la movilidad no debe responder a un propósito general para las empresas sino más bien a una necesidad particular. A día de hoy, nuestro país si bien dispone ya de una infraestructura preparada para afrontar un proyecto de movilidad todavía carece de una cultura empresarial proclive a ver su implantación como una alternativa rentable para su negocio.

Virginia Arévalo (EMC).- Hoy en día el concepto de empresa móvil es una realidad. En este sentido, las empresas necesitan soluciones de acceso desde cualquier lugar a través de redes inalámbricas fiables, seguras y con un acceso previsible.
Sergio Mosquera (IECISA).- La movilidad no es tanto una opción o una alternativa sino más bien una obligación a corto plazo. El concepto de movilidad debe ser entendido en términos de evolución y no de revolución.
Rafael Achaerandio (IDC).- Desde la parte de análisis, la movilidad se erige en una de las grandes tendencias que se darán cita en el mercado de Tecnologías de la Información en los últimos años. Cada vez más, se observa en las empresas como el puesto de trabajo no tiene un lugar definido. De hecho, no sólo es que esté evolucionando el mercado de la movilidad sino que también está evolucionando el número de trabajadores móviles. Así las cosas, las previsiones son muy positivas hacia la salida “hacia fuera” de todos los sistemas de información como una necesidad básica del negocio.
David Solana (Microsoft).- La movilidad no es una opción sino más bien una necesidad, una realidad. Hasta ahora, sólo ciertas aplicaciones de la empresa se movilizaban. En el futuro, esto va a ser mucho más genérico. El objetivo es acceder de manera universal a la información, desde cualquier punto y desde cualquier lugar.
Salvador Ferrer (Nortel Networks).- El éxito de la movilidad dependerá del grado de acuerdo que exista entre los aplicativos y las redes. De nada sirve tener unos aplicativos que permitan la disponibilidad de la información en cada punto si no existen los mecanismos y el ancho de banda necesarios para proteger el acceso a esa información, ya que la movilidad puede entrar en ciertos casos en contradicción con determinados aspectos de protección de la información. Si la red no es capaz de proteger esa información al mismo tiempo que llevárla donde es requerida se estará ante una información totalmente inmóvil y poco flexible en cuanto a la necesidad.
Hay una serie de sectores donde la movilidad es una razón de ser: logística y distribución, pero hay otros donde su implantación se realizará con el tiempo ya sea por necesidades del negocio o del empleado.

Cuestión de cultura
Roberto Cruz (Unisys).- A día de hoy, hay muchas empresas que han implantado alguna iniciativa de movilidad y lo cierto es que el resultado no les ha sido muy útil, debido a que su equipo de dirección no estaba todavía preparado para la movilidad.
Si bien la infraestructura está preparada todavía existe un problema cultural de implantación. Hasta ahora, la movilidad sólo se ha afrontado desde un punto tecnológico descuidando su componente sociocultural.
Carlos Fernández (CAYD).- La movilidad es una consecuencia de la necesidad de acceso a la información, y ésta se ha convertido en una parte vital de la forma de desarrollar el trabajo. La movilidad, al igual que las tecnologías que lo soportan subyace de un problema de adopción. De igual manera que la movilidad telefónica para voz tuvo una adopción muy rápida la movilidad entendida como organizaciones móviles es una técnica que implica una adopción humana muy lenta.
La movilidad puede tener una gran adopción y dar lugar a una implantación generalizada de la movilidad, donde todo aquello que frecuentemente se esté utilizando se convierta en móvil.

Costosa pero rentable
Roberto Cruz (Unisys).- La tecnología es extremadamente cara. No existen estándares y además no hay un acceso a datos homogéneo. La tecnología existe pero se necesita un cambio cultural. Es necesario analizar y racionalizar lo que se va a movilizar. Una vez superadas estas premisas, la movilidad puede ayudar a las empresas a reducir sus gastos operativos.
Virginia Arévalo (EMC).- La movilidad es una necesidad. Hay que crear un marco adecuado para que sea rentable. Para ello es importante analizar dónde va a estar esa necesidad, poner el foco en ella y darle una solución acorde. La movilidad no debe responder a un propósito general de la empresa sino más bien a una necesidad particular.
David Solana (Microsoft).- Actualmente, la demanda de las empresas tiende hacia soluciones de seguridad y movilidad. Ante esta situación, lo que hay que transmitirle a las empresas no es que el coste se halla disparado o que exista un problema cultural sino más bien que su utilización, gestión de la información personal y el acceso a la información son muy sencillos al operar sobre una plataforma similar a la que está utilizando en su PC.
Virginia Arévalo (EMC).- El acceso de la comunicación desde cualquier sitio y de manera universal requiere una infraestructura de red sólida formada por hardware y software. Para su perfecto desarrollo es necesario aceptar los estándares que existen ahora mismo en el mercado. Cualquier empresa que demande este tipo de servicios, ya sea porque tiene empresas con diferentes sedes con diferente localización, tendrá garantizados unos beneficios.
Rafael Achaerandio (IDC).- Una empresa es móvil o ha entrado en la movilidad cuando sus procesos, sus aplicaciones, su información están fuera de las “paredes de la empresa”. Los fracasos se producen por una falta de planificación por lo que es necesario un análisis previo sobre qué proyectos hay que movilizar. Las ventajas competitivas de la movilidad no vendrán tanto de los proveedores de TI sino más bien de la propia empresa, ya que apoyada en soluciones tecnologícas va a fomentar procesos nuevos que ofrecerán algo completamente diferente a sus clientes.
Salvador Ferrer (Nortel Networks).- Suponiendo que todo el mundo acepte la movilidad, las redes están listas. Prueba de ello es que dos de los principales operadores del mercado español ya han comenzado a desplegar y a servir los servicios de banda ancha sobre móviles. Sí que es verdad que a nivel de experiencia todavía se están experimentando ciertos problemas de estabilidad del servicio pero eso debería ser una evolución que desaparecerá conforme se vayan aumentando las áreas de cobertura, se vayan adoptando más clientes y conforme los propios operadores comiencen a manejarse con la tecnología. Actualmente, la tecnología está prácticamente desprovista de servicios, por lo que lo único que se está aportando es ancho de banda. Así las cosas, a día de hoy se puede decir que la infraestructura no está siendo aprovecha en su plenitud. A pesar de todo, el próximo objetivo es solventar los posibles problemas de servicios en los próximos meses y poder trabajar con una óptima velocidad en los dispositivos.
Carlos Fernández (CAYD).- El paradigma de la movilidad no es la movilidad de las personas, sino el acceso que éstas tienen a la información. Lo importante e

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios