Movilidad | Noticias | 17 JUN 2013

La realidad del BYOD a debate

La movilidad es una de las tendencias que, según los informes de las consultoras, más van a impactar en el mercado TI tanto en este ejercicio como en los años posteriores. Y es que las ventajas que aporta hacen de la movilidad un elemento indispensable en cualquier proyecto tecnológico. Sin embargo, es imprescindible ser conscientes de lo que esa explosión de contenidos, dispositivos, aplicaciones y servicios supone para las empresas en cuanto a retos que tienen que asumir los departamentos de TI. Por ello, ComputerWorld junto con Orange ha congregado en una mesa redonda a algunos de los principales responsables de TI para debatir reflexionar sobre esta pujante tendencia y no solo los beneficios, sino también las problemáticas que la acompañan.
Mesa redonda Orange
Fernando Muñoz

Uno de los motores de la movilidad en la empresa es el Bring your Own Device (BYOD), que se traduce como: ‘trae tu propio dispositivo’, es una política empresarial donde los empleados llevan sus propios dispositivos a su lugar de trabajo para tener acceso a recursos que la misma  empresa les otorga como ejemplo: correo electrónico, bases de datos y archivos en servidores,  así como data y aplicaciones personales.  José Peiró, CIO de Asisa, explicó que “BYOD no es una moda, ya que desde hace tiempo se está usando, sobre todo impulsado por los directivos de las compañías, pues cada uno de ellos trae consigo lo último en dispositivos móviles”. La realidad es que BYOD está haciendo grandes cambios en el mundo de los negocios ya que alrededor de un 90% de los empleados a nivel mundial utilizan sus equipos de algún modo para acceder a la información de la empresa. A pesar de este avance del BYOD, algunas empresas como Galp, según reconoce Daniel Sánchez, director de TI, reconoce que “tienen algo de retraso en este campo aunque no podemos cambiar esta tendencia”.
Ante esta realidad, Raoul Roverato, director general de Empresas de Orange, destacó durante la mesa redonda el cambio de la foto que se ha producido en la empresa española y que ha traído consigo grandes ventajas a la gran mayoría de las compañías. “El fenómeno Bring Your Own Device se ha convertido ya en una realidad para las organizaciones, cuyos departamentos de TI están aceptando y en algunos casos implementando. Es muy raro tener un tipo de negocio que no mejore su coste y su vida profesional con la tecnología móvil, pero siempre se debe ir con un plan. Dejarse ir es un total suicidio, porque no tienes control ni poder de decisión sobre qué tipo de movilidad necesitas, quién y cómo la va a usar”. En esta misma línea, Gabriel Cerrada, director de Grandes Empresas y del Sector Público de Orange, señaló que cada vez más se empiezan a ver en las propuestas el BYOD. “Una tendencia que no solo supone un ahorro de costes por el dispositivo sino que la empresa mejora en flexibilidad, seguridad y motivación. De hecho, BYOD ayuda a los empleados a ser más productivos otros creen que eleva la moral de los empleados ya que se permite la flexibilidad dentro de la empresa”. Por su parte, Víctor Escudero, director de tecnología de Redsys, señaló que “el BYOD sí supone un ahorro de costes pero no hay un ahorro de gestión”.

 

Falta de seguridad
El BYOD ha implicado un cambio en el comportamiento de los empleados  ue ahora utilizan sus dispositivos móviles personales de forma indistinta, para asuntos profesionales y privados. El correo electrónico corporativo, las herramientas de colaboración, las redes sociales, los servicios SaaS (software como servicio) y la telefonía IP son algunas de las aplicaciones corporativas más utilizadas en dispositivos móviles personales. Por ello es importante señalar que de no tomarse controles, esta práctica puede ser muy perjudicial para la empresa ya que podría generar fisuras donde se filtre la información o entrar aplicaciones malignas a la red. Actualmente, según señaló Rafael Gil, CIO de Grupo Avanza, “no hay un plan de seguridad en las empresas para disminuir los riesgos que implican la adopción de la política BYOD”. En la misma línea, Jorge Oteo, CIO de Vocento, apuntó que “las empresas no están preparadas para BYOD”. Pero dejó bien claro que “no es un problema tecnológico sino más bien es un tema  de cultura empresarial”.
Ante este escenario, cada vez son más las empresas que, para prevenir brechas de seguridad, buscan soluciones MDM (Mobile Device Management) para aprovechar esta tendencia sin correr riesgos. Y cada vez son más los proveedores que implementan sus soluciones MDM con funcionalidades para los nuevos entornos BYOD. Tanto Vocento como Grupo Avanza  han tomado medidas para controlar la seguridad con el uso de MDM para asegurar, monitorear y administrar dispositivos móviles sin importar el operador de telefonía o proveedor de servicios. Para José Antonio Esteban, CTO de Codere, “el MDM no es la panacea a los problemas de seguridad si el empelado decide traerse su propio dispositivo pero si te ayuda a armonizarlo”. Otra de las iniciativas para disminuir los riesgos que implican la adopción de la política BYOD es el uso de aplicaciones web. Winchannel dispone de una fuerza de ventas que en su mayoría desarrolla su actividad fuera de la oficina. De esta manera, la compañía apostó por el uso de aplicaciones en la web en el que “los datos y la aplicación reside en un servidor en la nube, sin dejar nada en el equipo del usuario”, señaló Fernando Maldonado, IT manager de la compañía.
La difícil situación que viven las empresas con el BYOD lo resumió muy bien Jorge Oteo cuando señaló el BYOD es un drama para las empresas pero también es una oportunidad. A lo mejor las empresas debería tener más responsables de seguridad TI y menos de sistemas”.

 

Modelos híbridos
Aunque la mayoría de las empresas ha sido tentadas a explorar el Bring Your Own Device debido a su simplicidad implícita, hasta que comienzan realmente a evaluar la seguridad, el soporte al usuario final, la privacidad y el coste total de propiedad (TCO). Para evitar estos lapsos, las empresas están considerando modelos híbridos. Gabriel Cerrada, señala que “si bien los modelos están todavía por inventar la realidad actual es un modelo híbrido donde el empleado puede elegir en un catálogo amplio, pero definido, de dispositivos soportados, sistemas operativos, servicios y aplicaciones”. Esta nueva situación, según palabras de Jose Antonio Esteban, “convierte a las empresas en distribuidoras de dispositivos y no siempre ofrecemos el que nos piden”. Actualmente, el umbral de empresas que decide dar el salto al BYOD son aquellas que tienen unas 100 líneas de teléfono móvil.

 

BYOD es un negocio
Preguntados los asistentes de la mesa si el BYOD es un negocio, Gabriel Cerrada apuntó que “no es tanto un negocio sino una forja diferente de desarrollo. Lo que sí es un negocio es el MDM”. Para Jorge Oteo, “el BYOD es un concepto de servicios de aplicaciones corporativas. Lo que no puedes hacer es obligar a la plantilla a traer un dispositivo y posteriormente gestionarlo”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios