Negocio | Noticias | 22 OCT 2018

Ametic alerta de que la tasa digital “repercutirá negativamente en la competitividad de España”

Desde la patronal del sector tecnológico se muestran en contra del Anteproyecto de ley del impuesto sobre servicios digitales, aprobado el viernes por el Consejo de Ministros.
impuestos
Redacción

La inversión, la digitalización y la competitividad de España se verán afectadas por la aprobación de la futura Ley del impuesto sobre determinados servicios digitales, a cuyo anteproyecto dio luz verde el pasado viernes el Consejo de Ministros. Así lo considera Ametic, una de las grandes asociaciones de empresas del sector tecnológico, que en un comunicado asevera que la creación de esta tasa digital, conocida como ‘tasa Google’, “repercutirá negativamente en la competitividad de España, desincentivando la atracción de inversiones a nuestro país y reduciendo el crecimiento económico y supondrá un impuesto a la exportación para las pymes españolas”.

Desde la patronal se lamentan de que este impuesto –que gravará a grandes empresas con una facturación de 750 millones a escala mundial y de 3 millones en España y con el que el Ejecutivo persigue recaudar 1.200 millones de euros– “se pone en marcha sin que exista consenso a nivel internacional, ni tampoco en el seno de la propia Unión Europea, donde el debate está abierto”. Dado que España es el primer país en poner en práctica un impuesto de este tipo, esto sitúa a las empresas españolas “en desventaja competitiva respecto al resto de países”.

 

Problemas de doble tributación

Tal y como está planteado, siempre según Ametic, el impuesto rompe con el acuerdo internacional de gravar los beneficios y no los ingresos y genera problemas de doble tributación. “Esta situación sitúa en desventaja competitiva a las empresas españolas frente al resto de Europa y del mundo, ya que se trata en la práctica de un impuesto a la exportación”.

Otras consecuencias negativas, añaden, serán los menores niveles de digitalización o el aumento del coste del capital, lo que desincentivará la atracción de las inversiones antes comentadas y supondrá un freno a la innovación. “Todo ello implicará la disminución del crecimiento económico y de la posición digital de España frente al resto de países europeos”.

 

La patronal aboga por el consenso internacional

Teniendo en cuenta el carácter global de la economía digital, desde Ametic solicitan que haya un consenso internacional para adecuar el mercado español a la era digital en materia impositiva. “El consenso entre países garantiza la seguridad jurídica, al ser los propios Estados los que han consensuado un sistema impositivo que grave los beneficios corporativos a nivel internacional de manera sostenible a largo plazo”, afirman, apuntando que si no se pudiera llegar a un acuerdo internacional a nivel de la OCDE, al menos sí debería haber un consenso en el seno de la Unión Europea.

“La aprobación por parte del Gobierno español de la creación de este impuesto resulta al menos sorprendente, ya que implica romper el consenso de la UE, dejando a España en una situación de excepción. Esto es incluso más inaudito cuando se supone que España se encuentra en un proceso de modernización de su economía y de su Administración Pública, en función de las oportunidades que brinda la transformación digital para el país”, apostillan desde la asociación.

Desde otra de las grandes patronales del sector, DigitalES, poco antes de la aprobación de este anteproyecto, Alicia Richart, su directora general, señalaba la importancia que tiene que existan las “mismas reglas para los mismos servicios” dentro de la política fiscal que prepara el Gobierno. Para Richart, en la nueva normativa habría que evitar, sobre todo, la doble imposición. Según la portavoz, “la nueva tasa debería tener carácter transitorio y quedar claramente supeditada a la entrada en vigor de la futura Directiva".

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios