Chip

Bosch destina mil millones de euros a la creación de una fábrica de chips

La planta, situada cerca de Dresde (Alemania), se inaugura en un momento en el que la industria del automóvil lucha contra la escasez global de chips. El proyecto, arropado por la canciller Angela Merkel y la vicepresidenta de la Comisión Europea Margrethe Vestager, incrementará la capacidad de la compañía para servir directamente a los fabricantes de automóviles, disminuyendo la dependencia de terceros.

Fábrica de chips de Bosch en Alemania
Fábrica de chips de Bosch en Alemania.

Robert Bosch inauguró ayer una planta de chips cerca de la ciudad alemana de Dresde. La nueva fábrica implica una inversión de unos mil millones de euros, un montante récord del principal proveedor de la industria automovilística, que persigue equipar los últimos coches eléctricos y de conducción autónoma.

La planta se inaugura en un momento en el que la industria del automóvil lucha contra la escasez mundial de chips, y aumentará la capacidad de Bosch para servir directamente a los fabricantes de automóviles, dependiendo menos de terceros. “Cada chip que fabricamos aquí en Dresde es un chip menos que falta. Eso ayuda”, señaló Harald Kroeger, miembro de la junta directiva de la compañía, a la agencia Reuters.

En la inauguración online, en la que participó Angela Merkel, la canciller germana recordó que la escasez de semiconductores está obstaculizando la recuperación económica de Alemania, y que es importante reforzar la resistencia frente a las interrupciones del suministro externo. “No estamos en primera posición: tenemos que ponernos al día. Debemos ser ambiciosos. Nuestros competidores de todo el mundo no están durmiendo”, afirmó.

En la planta de Bosch se fabricarán chips de gestión de la energía y circuitos integrados de aplicación específica (ASIC) diseñados para realizar una única tarea, como la activación del sistema de frenado automático de un coche; sin embargo, no se ocupará de la escasez de productos como los microcontroladores, que ha obligado a los fabricantes de automóviles a detener la producción y que, según los analistas y los líderes del sector, se prolongará hasta el año que viene.

Según indica el analista Asif Anwar, de Strategy Analytics, a Reuters, “la planta de fabricación de chips puede ayudar a aislar a Bosch y a sus principales clientes, pero es poco probable que sirva para rellenar el hueco de la actual escasez que sufre el mercado del automóvil”.

La fábrica, que ha recibido 200 millones de euros en ayudas estatales en el marco de un plan de inversión de la Unión Europea, empezará a fabricar chips para herramientas eléctricas en julio. A partir de septiembre producirá chips para automóviles.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Margrethe Vestager, que también participó en el acto, indicó que “la tecnología punta de la nueva fábrica de semiconductores de Bosch en Dresde demuestra los excelentes resultados que pueden obtenerse cuando la industria y los gobiernos unen sus fuerzas”.

Kroeger, por su parte, afirmó que Bosch apoya que Bruselas realice un impulso estratégico más amplio para reactivar la industria europea de semiconductores. De hecho, la Comisión presentó recientemente un plan con el objetivo de duplicar la cuota de la región en la producción mundial de chips hasta el 20% en 2030.

 



Revista Digital

Revista Digital junio

Próximo Webinar

Contenido Destacado

Entrevistas

Accelerate Digital Now

Be Data Ready

Modern Data Experience

ciberseguridad Protección de Datos

Communications Platform for Business

Partnerzones IDG
Especiales IDG:
Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

CSO España Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Ya disponible en IDG Research: