Legislación
Comercio electrónico

El G7 aboga por una protección de datos en el comercio digital a caballo entre EEUU y la UE

Los ministros de Comercio del G7 acuerdan establecer unos principios conjuntos para regular el uso de datos transfronterizos y el 'ecommerce'. En el escrito muestran su oposición al “proteccionismo y autoritarismo digital”.

ecommerce, comercio electrónico
Créditos: Rupixen Com (Unsplash).

El G7, grupo compuesto por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, los países del mundo con mayor peso político, económico y militar, han firmado un acuerdo para establecer lo que denominan los ‘Principios de Comercio Digital’ que seguirán de aquí en adelante. La iniciativa, firmada el pasado viernes, establece un uso de datos transfronterizos y del comercio digital que está a medio camino entre los regímenes de protección de datos muy regulados que se utilizan en los países de la UE y el enfoque más laxo que existe en Estados Unidos.

En el acuerdo, firmado en Londres, las potencias del G7 se muestran opuestas “al proteccionismo digital y al autoritarismo”. “Los mercados digitales y de telecomunicaciones deben ser competitivos, transparentes, justos y accesibles para el comercio y la inversión internacionales”, reza un comunicado emitido por el grupo.

Los Principios de Comercio Digital abarcan los mercados digitales abiertos, los flujos de datos transfronterizos, las protecciones de los trabajadores, los consumidores y las empresas, los sistemas de comercio digital y una gobernanza mundial justa e inclusiva, según el comunicado.

“El comercio digital —y el comercio internacional en general— debe estar al servicio de nuestra gente. Debe utilizarse para apoyar el empleo, elevar el nivel de vida y responder a las necesidades de los trabajadores, los innovadores y los consumidores. Debe apoyar el espíritu empresarial y capacitar a toda una serie de empresas para que participen en la economía mundial, especialmente a las mujeres empresarias y a las micro, pequeñas y medianas empresas”, señala el comunicado, en el que insta que, como base de una economía digital próspera e innovadora, Internet sea “abierta, libre y segura”.

En este sentido, se apuesta por que las transmisiones electrónicas (lo que incluye el contenido transmitido) estén libres de derechos de aduana y que los datos fluyan libremente a través de las fronteras con confianza (“incluida la confianza de los individuos y las empresas”). El G7 se muestra “preocupado” por las situaciones en las que los requisitos de localización de datos se utilizan “con fines proteccionistas y discriminatorios, así como para socavar las sociedades abiertas y los valores democráticos, incluida la libertad de expresión”. Por ello, añade el comunicado, “debemos abordar los obstáculos injustificados a los flujos de datos transfronterizos, sin dejar de atender a la privacidad, la protección de datos, la protección de los derechos de propiedad intelectual y la seguridad”.

El grupo subraya, no obstante, que los datos personales deben estar protegidos por normas exigibles de alto nivel, incluso cuando se transfieren a través de las fronteras. “Cooperaremos para explorar puntos comunes en nuestros enfoques reguladores y promoveremos la interoperabilidad entre los miembros del G7”, añade.

El documento también resalta la importancia de los datos gubernamentales abiertos. “Pueden desempeñar un papel relevante en el comercio digital. Cuando proceda, los conjuntos de datos del sector público deben publicarse de forma anónima, abierta, interoperable y accesible”, indica el documento.

Respecto a las garantías para trabajadores, consumidores y empresas, el escrito señala que tienen que existir protecciones laborales para los trabajadores que participan directamente en el comercio digital o lo apoyan, “proporcionando condiciones de trabajo decentes”. También apunta que deben existir medidas efectivas para garantizar un alto nivel de protección de los consumidores cuando compran bienes y servicios en línea y que las empresas tienen que disponer de un entorno comercial digital seguro, “con los más altos niveles de ciberseguridad y resistencia contra las actividades ilícitas o maliciosas”.

El G7 también apuesta por reducir la burocracia y promover medios que disminuyan las barreras legales, técnicas y comerciales para la digitalización de los procesos en papel. Aboga también por el desarrollo de ventanillas comerciales únicas para agilizar las interacciones de las partes interesadas con las agencias fronterizas. 

Según declaraciones de un funcionario británico con conocimiento del acuerdo a la agencia de noticias Reuters, “este es un auténtico avance que es el resultado de un duro trabajo diplomático”. “Todos nosotros dependemos del comercio digital cada día, pero durante años las reglas del juego globales han sido un salvaje oeste que ha dificultado a las empresas aprovechar las inmensas oportunidades que se ofrecen”.

En su reunión del pasado mes de julio, los ministros de economía del G7 acordaron en Chantilly (Francia) que las empresas digitales paguen impuestos en los países donde desarrollen su actividad a través de Internet aunque no tengan presencia física. Una iniciativa después ratificada por la OCDE, pues el pasado 8 de octubre 136 países del Marco Inclusivo OCDE/G20, que representan un 94% del PIB mundial, alcanzaron un acuerdo histórico para reformar el marco fiscal internacional, que entrará en vigor en 2023. 

 


Webinar 09/12/21

Revista Digital

Próximos Webinars

Be Data Ready

Communications Platform for Business

ebook shift in retail Retail

Modern Data Experience

Partnerzones IDG
Especiales IDG:


Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

DealerWorld Digital

IDG Research

 

Registro IDG España:

Eventos IDG:

 

Ya disponible en IDG Research: