Negocio | Noticias | 09 OCT 2018

“El reto de SAP en España es el crecimiento sostenido”

Tags: SAP
Rafael Brugnini, nuevo director general de SAP para España, reconoce tener suerte por entrar en una compañía que crece de forma constante. Mantener las buenas cifras en los años venideros es su gran desafío, afirma. En 2017 la empresa facturó 423 millones de euros en nuestro país, un 22% más que el año anterior.
Rafael Brugnini, director general de SAP España
Rafael Brugnini, director general de SAP España.
Esther Macías

“España es una referencia en SAP. El ritmo de crecimiento que tenemos en este país es interesante; es un mercado importante, con un fuerte volumen de negocio. Un mercado que no puede tener un director general a tiempo parcial, que es como ocurría desde el pasado mes de enero cuando asumí la gestión de más países”. Así explicaba a la prensa João Paulo da Silva, vicepresidente senior de SAP para España, Turquía, Israel, Portugal y el África francófona, por qué ha decidido delegar la gestión más directa del negocio de España en manos de Rafael Brugnini, un directivo del sector TI experimentado proveniente del área de servicios de HPE.

SAP, desveló Da Silva, es una empresa que no para de crecer, “cuatro veces más que la media del mercado”, con una cifra de facturación en su último ejercicio fiscal (2017) que supera los 423 millones de euros, un 22% más frente al año precedente cuando la compañía de software cosechó 346 millones. 2018, aseveró el responsable, va a ser un ejercicio de crecimiento más lento porque el sector público -que supone un 15% de los ingresos de la filial-, con los cambios de Gobierno, ha ralentizado e incluso parado algunos proyectos, pero el objetivo es continuar con cifras de dos dígitos, siempre por encima del 10%.

No en vano, como reconoció en su presentación oficial el propio Brugnini, uruguayo afincado en España desde hace más de una década, “el reto de SAP España es el crecimiento sostenido, posicionar la compañía en cuentas que no nos ven y llegar a un tamaño de empresa más pequeño con dinámicas de venta diferentes”. Además, señaló, de reforzar la presencia de la tecnológica en el sector público, donde existen grandes oportunidades de modernización, y en el mundo de la banca, un sector donde, en palabras de Da Silva, “podemos ir mucho mejor de lo que vamos”, y de impulsar la estrategia de canal en el mundo de cloud, fichando a partners de los grandes proveedores de nube como Microsoft o AWS.

El gigante del software, subrayó Da Silva, “gana cuota de mercado todos los meses a la competencia”. Y eso que ésta es feroz, yendo desde Oracle a Microsoft, pasando por las más advenedizas pero no por ellos menos fuertes Salesforce o Workday. Respecto a estas últimas, según el directivo, desde SAP han logrado frenar la entrada tan potente que estos competidores han tenido en otros países.  

 

Un cambio de 180 grados

Da Silva deja en manos de Brugnini una SAP muy diferente a la que llegó en 2013 cuando asumió el rol de director general de España. “Entonces SAP era una empresa monoproducto, de unos 12.000 millones a nivel mundial, mientras hoy es multiproducto y factura 24.000 millones. Ahora es una compañía con soluciones de backend y frontend, aplicaciones de innovación, inteligencia artificial, blockchain, internet de las cosas… con objetivo de llegar a los 30.000 millones de dólares este ejercicio fiscal”.

La tecnológica ha relanzado su CRM -“la apuesta más importante que tiene SAP en este momento”, según el vicepresidente- y se ha volcado en cloud, mercado que quiere liderar. En la actualidad, defiende, es líder mundial en número de usuarios de cloud y “el ritmo de adopción de este modelo es mucho mayor en España que a escala mundial”. De hecho, reveló que por cada euro que la filial española vende en sus soluciones on premise vende 1’5 euros de soluciones cloud.

Aunque sus orígenes se anclan en el software de gestión, el famoso ERP, lo cierto es que en la actualidad, esta área solo representa el 33% del negocio en España (y el 50% de los clientes opta por la versión cloud frente a la on premise). “Nuestra tecnología de innovación y gestión de datos SAP HANA ya supone un 30% del negocio, siendo ya la tercera base de datos a escala mundial cuando hace siete años no existía. El área de business intelligence, donde se ha incorporado Leonardo, supone un 20-25% de nuestro negocio y el resto es cloud”, añadió.

Gran parte de esta diversificación del negocio se debe a una clara apuesta por la compra de empresas. La primera de estas grandes adquisiciones fue la de la empresa de business intelligence Business Objects, “cuya integración podría haberse hecho mejor porque debido al choque cultural de ambas empresas -una alemana y otra francesa- perdimos algún talento”. En todo caso, es una operación que se remonta a 2007 y las últimas compras, según el directivo, han sido mucho más fáciles de digerir, pues ni la empresa de soluciones de software de compra electrónica Ariba ni la de gestión de capital humano Successfactors tenían demasiada presencia en España.

El retail es hoy por hoy el sector más potente en España para SAP junto al energético y de empresas utilities y la industria y la producción de bienes de consumo. “Aunque no hay que olvidar la importancia del sector telco, con Telefónica como uno de nuestros grandes clientes. La banca y el sector público cada vez tienen mayor peso”, apuntó el vicepresidente, que dio nombres de clientes como Mercadona, Meliá o Grupo Fuertes, que cuentan con el software de gestión de la compañía, o LaLiga, Cepsa, Grifols o Navantia, que trabajan en soluciones más innovadoras de internet de las cosas, machine learning y blockchain.

SAP España, recordó Da Silva, ha incrementado de forma exponencial su plantilla, un 66% en los últimos cinco años, teniendo ya casi 700 empleados en este país (864 si se cuenta los que trabajan en el centro de soporte de Madrid y el de insight sales de Barcelona). Este es otro factor que, según el portavoz, hace que sea necesario un líder como Brugnini para España, donde la compañía tiene grandes proyectos de transformación digital con multinacionales, un entorno, el global, donde el uruguayo se mueve bien y en el que aspira a “aportar valor”.

Respecto a la tasa que se prevé que apruebe el Gobierno para las empresas tecnológicas, Da Silva opina que “pagar más tasas limitaría la capacidad de inversión de las empresas del sector”, además de hacer que muchas compañías en vez de abrir centros en España se decanten por otros países con un escenario impositivo más atractivo. En todo caso, recordó el portavoz, SAP, a diferencia de otras tecnológicas (Google, Apple o Salesforce son algunas de ellas), tributa todos sus impuestos en España, un montante que superó los 10 millones de euros en 2017.

 
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios