Negocio | Noticias | 08 ABR 2020

Fallece Pedro Riera, exdirector de IBM y Apple en España

Este experimentado ejecutivo del sector tecnológico tuvo un papel clave, en su época de IBM, en la introducción del PC en España. Además de estar también al frente del negocio de Apple en nuestro país durante más de ocho años, en las últimas dos décadas fue cazatalentos en Seeliger & Conde (AMROP).
Pedro Riera
Redacción

Pedro Riera, que lideró en los albores de la informática en España a dos de las compañías de TI más emblemáticas de la industria, como son IBM y Apple, de las que fue, respectivamente, director general y presidente de sus filiales en este país, falleció ayer a los 75 años de edad. Riera, que en los últimos 23 años trabajó para la firma de búsqueda de directivos Seeliger & Conde (AMROP) como socio, fue también miembro de la cúpula directiva de People Who Global (desde 2013), una compañía creada en España en el seno de Publicis Healthcare Communications Group para hacer más fácil el día a día de quienes conviven con una enfermedad: pacientes, cuidadores y su entorno más cercano. 

Aunque quizás muchos recuerden más a Riera como el máximo exponente de Apple en España durante el tiempo en que fue presidente de la compañía (de 1988 a 1996), lo cierto es que este directivo fue clave en un hito del mercado tecnológico nacional: el lanzamiento del PC en España, dispositivo que IBM llevó a la empresa de forma masiva en los años 80. En esos años, según explicó el propio portavoz en una entrevista con ComputerWorld en 2001, su carrera profesional se desarrollaba en Europa, concretamente en París. “Era adjunto al presidente europeo de IBM, y mi reto entonces no fue otro que integrar el grupo que iba a lanzar el PC en Europa”. 

Su gran reto: desbancar al 'mainframe'

El reto no era baladí, teniendo en cuenta el monopolio absoluto del entorno mainframe en las corporaciones en aquellos años, pero como reconocía el propio directivo en la misma entrevista, “a lo largo de toda mi carrera siempre ha habido una constante y es mi curiosidad”. El sistema que entonces tenía que vender IBM era tenía 16K de memoria, un floppy disk de 160K y costaba un millón y medio de las antiguas pesetas. “Haciendo honor a mis cualidades de visionario aseguré que en el primer año se iban a vender 60.000 PC y se vendieron 300.000”, señaló.

El PC fue, según el ejecutivo, “el verdadero acelerador de los procesos de innovación informática”. La batalla, auguraba en 2001 Riera, se fraguaba entonces "en el entorno de adquirir conocimiento y gestionarlo”. Y a la luz del auge de la analítica de datos y la inteligencia artificial, no iba desencaminado. Es más, ya entonces predijo el papel que tendría la inteligencia artificial, hoy en boca de todas las industrias. “Si llegamos a este nuevo escenario, las reglas de juego cambiarán drásticamente”.

Riera expuso también en un reciente artículo publicado en ComputerWorld su visión sobre un rol esencial en toda empresa y organización pública: el CIO, que “deberá tener una enorme capacidad para discernir, entre la avalancha de novedades, nuevas tecnologías, y nuevas filosofías y nuevas formas de hacer las cosas, aquellas que realmente contribuyan a su objetivo final, que no es otro que el ayudar que el objetivos corporativos se alcancen y se superen”.

 


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios