Negocio | Noticias | 05 DIC 2014

La identidad digital, el futuro de las aplicaciones

La conferencia 'The Future of Digital Identities in the Application Economy' ha servido a CA Technologies para presentar en Milán su visión global acerca de la importancia que jugará en los negocios el BYOID.
CA TEchnologies Milan
Laura Cortés, Milán.

La identidad digital es un concepto que no puede desligarse a la vida diaria de los ciudadanos, allá dónde vayamos dejamos una huella de datos a través de nuestros dispositivos.

 

¿Pero qué es exactamente la identidad digital?

Más allá de lo que a veces se piensa, la identidad digital supera al concepto de “usar un password”. Está formado por todo aquello que los individuos hacen en Internet cuando están utilizando un dispositivo electrónico. Las máquinas intercambian información, datos acerca del usuario. La tecnología permite analizar todos estos datos y formar una idea de lo que somos, de nuestros intereses, siendo una arma para los negocios, al poder ofrecer productos que potencialmente pueden gustar a esas personas. “Las identidades digitales son el corazón de la economía de las aplicaciones”, según Paul Ferron, director de Security Solutions en EMEA de CA Technologies.

 

Fundamental en el concepto de Identidad Digital es la “confianza” del usuario, la confianza depositada por el usuario que accede a un servicio/información en la empresa en la que se encuentra esa información/servicio. Esa confianza supone una correcta gestión de esa identidad, en las políticas y herramientas que respaldan su seguridad.

 

En los últimos diez años el gasto en seguridad ha crecido de manera significativa, pero aún queda mucho camino por hacer, según ha comentado el analista de OVUM, Andrew Kellett, “sólo un 22% del gasto es invertido en soluciones de gestión de acceso e identidades y esto sólo aportará un valor económico si las empresas se dirigen al tipo correcto de tecnología IAM”.

 

¿Y a qué debe parecerse una correcta gestión de identidades? Para el analista debe cumplir requisitos como que mantenga y mejore la experiencia del cliente a lo largo de todas las interacciones B2B, B2C y C2C; debe poder mantener y aplicar los niveles correctos de seguridad y control, así como el poder responder a las necesidades del mercado para nuevas aplicaciones y servicios que respaldan los entornos de movimientos operativos.

 

El número de empresas que están de desarrollando aplicaciones se ha multiplicado en los últimos años. La correcta gestión de la identidad se torna esencial ante el “boom” de las aplicaciones, que supone una nueva forma de trabajo y de interacción con el cliente, y que está haciendo que “todas las empresas se estén convirtiendo en empresas de software”, según Marco Comastri, presidente de EMEA de CA Technologies, quien ha puesto el ejemplo de la evolución de Nike, Amazon y Tesco.

 

Hace veinte años pocas compañías pensaban en desarrollar aplicaciones internas, hoy en día va a haber hasta un 40% de las aplicaciones que se desarrollen en el interior de las empresas. “En términos de beneficio, las empresas que están aprovechando la economía de las aplicaciones están aumentando sus ganancias en más de un 68%”, agrega el directivo citando datos del informe The Identity Imperative for the Open Enterprise 2014, realizado por CA Technologies junto al Ponemon Institute.

 

Hay motivos que frenan la adopción de la economía de las aplicaciones, al preguntar a las empresas el porqué no invierten más en esta economía de las aplicaciones citan dos razones, principalmente, la contención del presupuesto y la seguridad. Porque al abrir una aplicación abres un desafío a la seguridad, y si no se gestiona bien puede suponer un riesgo.

 

¿Qué desafíos de seguridad perciben las empresas? El proteger los datos frente a las posibles fugas, la mejora de la experiencia móvil de los clientes, y proteger sus identidades, ya que les permitirá hacer negocios.

 

"El acceso a las aplicaciones debe ser sencillo y seguro para que esta economía crezca. El BYOID es una opción cada vez más usada, al simplificar el acceso. Puede reducir la necesidad de crear cuentas nuevas para cada site, ya que el proceso de registro es tedioso y hace que se abandone el proceso de compra”, considera Ferron. “Estamos trabajando en mejorar la seguridad BYOID sin añadir fricciones y complejidad”, agrega.

 

Las políticas de privacidad y las cookies adquieren importancia en el concepto BYOID. Así como los diferentes niveles de seguridad, variando según el tipo de datos y el tipo de usuario. Es fundamental conocer el concepto de identidad. No siempre se requieren los mismos niveles. Además, la aparición de la llamada “Generación del Milenio” cambia el tipo de preocupación que posee el usuario. Ya no se trata solo de querer o no que tus datos sean accesibles por la empresa. La nueva generación de internautas es consciente del valor que tienen sus datos y quiere ver “que beneficios van a sacar por ellos”.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios