Negocio | Noticias | 06 FEB 2020

La industria 'tech', en guardia ante el coronavirus

China es una base indispensable de la tecnología mundial y ante la cuarentena que se ha instaurado en varias ciudades del país, la industria sigue con preocupación el avance de la epidemia mientras se preparan para lo peor.
coronavirus
Redacción

Aún no ha sido declarado como pandemia por la OMS el coronavirus, pero las alarmas hace tiempo que han saltado y las medidas que se están tomando empiezan a ser preocupantes. Así, son muchos los sectores que se están viendo afectados y uno de ellos es el sector tecnológico. 

China es una base indispensable de la tecnología mundial, al encontrarse allí algunas de las fábricas más grandes e importantes de chips y elementos tecnológicos y, ante la cuarentena que se ha instaurado en varias ciudades del país, la industria sigue con preocupación el avance de la epidemia mientras se preparan para lo peor.

Si hay una palabra que define esta situación, esa es incertidumbre. De momento son muchas las fábricas de tecnología que permanecen cerradas por la festividad del Año Nuevo Chino, por lo que hasta que éstas no vuelvan a su rutina, no se podrá conocer si hay infectados entre los trabajadores. 

Como comenta Alberto Bellé, analista de IDG Research, "Esta situación va a poner a prueba la resiliencia real de la cadena de suministro de las empresas. Gran parte de las compañías va a ver afectada su cadena de suministro, o su logística. El problema con las cadenas de suministro es que se han orientado hacia la optimización, sin tener en cuenta la resiliencia, y resiliencia implica ser menos eficiente porque hay que duplicar recursos. En muchas industrias, cada segundo, o cada céntimo ahorrado cuenta". Según el analista, están a prueba dos niveles de resiliencia: a corto plazo y a largo plazo. "A corto plazo, puede ser parecido a una brecha o a una caída, aunque sea de grandes proporciones. Si la crisis se alarga, esto va a afectar al diseño de las cadenas de suministro, y van a introducir criterios de evaluación de riesgos mucho más estrictos". 

Compañías de la talla internacional han comenzado a prohibir los viajes de los empleados a China, y algunas además han aconsejado a los empleados que han viajado recientemente a país asiático que trabajen desde casa. Facebook por su parte se convirtió en la primera gran empresa estadounidense en anunciar una suspensión de los viajes después de la advertencia del gobierno de Estados Unidos, explicando además que habían pedido a los empleados que detuvieran los viajes no esenciales a la China continental y que trabajaran desde casa si habían viajado allí. LG también ha prohibido a sus trabajadores viajar al país asiático, así como recomienda a los que se encuentran allí, que salgan en cuanto puedan. Además, esta semana se ha sumado la noticia de su no asistencia al MWC ante la alarma destapada. Alegando que esta medida tiene como objetivo “anteponer la seguridad y la salud de sus empleados” evitando traslados entre diferentes países ante la crisis sanitaria

Apple ve peligrar su producción

Un caso especial es el de Apple, una compañía que si bien es americana, depende en gran medida de China, más concretamente de Foxconn, para la producción del iPhone. El asunto aquí reside en la preocupación por que el coronavirus pueda interrumpir sus plazos de fabricación para los próximos teléfonos inteligentes y otros productos. Casi todos los nuevos iPhone se ensamblan en fábricas dirigidas por la filial de Foxconn Hon Hai Precision Industry Co. en Zhengzhou y por el fabricante taiwanés competidor Pegatron, que opera fábricas cerca de Shanghai. Si bien ambas fábricas están aún lejos de Wuham, el brote aún puede suponer un riesgo según explicaba la web de Bloomberg. 

Según Bellé, el caso de Apple, es uno de los más destacables, ya que tiene varios proveedores en la región más afectada. "Aunque han realizado compromisos de reanudar la producción a partir del 10 de febrero, la palabra última la tienen las autoridades en China. Es decir, reanudar sin haber resuelto el problema puede ser peor que no hacerlo. Ello requiere que puedan volver los trabajadores y que las infraestructuras funcionen como antes de la crisis. Apple tiene un reto de dos vertientes: la cadena de suministro y las ventas". 

Desde la compañía han  reconoció que han tenido en cuenta el cierre prolongado impuesto por la autoridades en las fábricas de otras provincias a la hora de fijar su previsión trimestral. Según cálculos del Financial Times, 290 de las 800 instalaciones de proveedores de Apple están en zonas afectadas por este retraso en la reapertura de las instalaciones.

Además, en lo que se refiere al consumo del usuario, Apple tiene cerradas, como mínimo hasta el 9 de febrero, 42 tiendas en China debido al brote

 

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios