Negocio | Noticias | 26 NOV 2020

Multas o disolución de empresas, así responderá Bruselas a las tecnológicas que incumplan su normativa

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, ha reiterado que aquellas compañías que incumplan las nuevas leyes de servicios y mercados digitales que prepara la UE deberán afrontar las consecuencias, que no solo solo serán económicas (multas) sino que pueden implicar la disolución de empresas.
Thierry Breton y Margrethe Vestager
Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior, y Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia.
Redacción

Un par de semanas antes de que la Unión Europea presente el nuevo elenco normativo que está preparando, la Ley de Servicios Digitales (Digital Service Act) y la Ley de Mercado Digital (Digital Market Act), Thierry Breton, exministro francés y actual comisario europeo de Mercado Interior, volvía a anunciar lo que conllevarán estas legislaciones para aquellas tecnológicas que las incumplan. Consecuencias que no solo pueden acarrear multas sino cambios en sus prácticas comerciales o, incluso, la disolución de sus empresas en Europa.

“Empezamos con una multa, después se aplica otra mayor, más tarde se puede llegar a un parche temporal u otros específicos, y también tenemos la opción de una separación estructural como parte de las normas de Competencia. Así que las medidas pueden ir desde multas a escisiones pero, por supuesto, solo en el mercado europeo”, precisó el comisario a un grupo de periodistas, según informa la agencia de noticias Reuters. Para Breton, la separación estructural no es un objetivo para la UE ni para él mismo, “solo es, una vez más, para asegurarnos de que tenemos también medios para actuar si es necesario”.

La nueva legislación afectará fundamentalmente a los pesos pesados del negocio digital de Estados Unidos, como son Amazon, Google, Apple, Facebook y Microsoft. La DSA obligará a estas compañías a explicar cómo funcionan sus algoritmos, a abrir sus archivos de publicidad a los reguladores e investigadores, y a trabajar más para combatir la incitación al odio, los contenidos nocivos y los productos falsificados dentro de sus plataformas. "Con la DSA estamos organizando nuestro espacio digital y la forma de compartir datos en Europa con el fin de beneficiar a nuestros ciudadanos y a nuestra economía", en palabras de Breton, que insistió ayer, en la presentación de la estrategia de datos de la UE, que ésta permitirá la confianza y facilitará el flujo de datos entre los sectores y los Estados miembros. "Con el papel cada vez más importante que desempeñan los datos industriales en nuestra economía, Europa necesita un Mercado Único de datos abierto pero soberano. Flanqueado por las inversiones adecuadas y las infraestructuras clave, nuestra regulación ayudará a Europa a convertirse en el continente número uno del mundo en materia de datos".

La DMA incide en el papel que tienen los propios controladores de las compañías y los reguladores del mercado para evitar prácticas prohibidas, como que estas compañías realicen actividades con el fin de favorecer sus propios servicios; sin ir más lejos, Bruselas está investigando actualmente al gigante de comercio electrónico Amazon porque cree que utiliza en beneficio propio los datos que obtiene de los vendedores que usan su plataforma.

La nueva normativa, que se prevé que se apruebe dentro de uno o dos años (la Comisión debe negociar antes con los países miembros y el Europarlamento tiene que dar luz verde), podría también exigir que las grandes tecnológicas se vean obligadas a informar de las adquisiciones que quieren realizar en el marco de la UE. 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios