Negocio | Noticias | 17 OCT 2018

Optimizar los procesos para ser competitivos

La transformación digital ya no se sólo trata de adoptar tecnologías digitales, sino de transformar internamente las tecnologías y los procesos que definen la forma de trabajar de los empleados, con el fin de ser más competitivos.
mesa redonda kyocera
Andrea Benito

La primera etapa de la transformación digital tuvo un enfoque exclusivo hacia el cliente y creó nuevos canales de interacción con él. Hoy en día esa transformación va más allá del cliente y entra a una nueva etapa, donde miramos hacia el interior de las organizaciones y reconocemos la necesidad de transformar los espacios de trabajo en “espacios de trabajo inteligentes”, en Smarter Workspaces.

Todas las empresas hace mucho que se sumergieron en la transformación digital, una transformación que como concepto es muy grande, tanto por los retos como por las oportunidades que ofrece.

Según un estudio de IDG Research, sólo el 2% de los encuestados son capaces de combinar la flexibilidad y automatización. ¿Cómo están los procesos en España?, ¿dónde está el reto?, ¿por dónde empezar?.

“El obstáculo que nos encontramos para abordar la transformación digital en la automatización de proceso es la gestión del cambio, la automatización a la digitalización no es tecnología”, explicó a los asistentes Alberto Bellé, analista principal de IDG Research. “Son las personas las que acompañan a esta transformación, por eso la gestión del cambio es fundamental”.

El 2% que se ven capaces de la flexibilidad y automatización, corresponde a empresas nativas digitales. El resto corresponde un 50% a empresas donde sus procesos son estáticos o predefinidos y el 48% afirman que sus procesos de trabajo están predefinidos y basados en flujos de trabajo.

¿Cómo se resuelve la agilidad con procesos complejos? Segun Bellé el truco estar en ser ágil en los microprocesos, “no se puede ser ágil en un macroproceso, hay que saber donde reinventarse”, añadió.

La tecnología tiene que unir personas y procesos

Según los asistentes, el principal impedimento a la hora de adaptarse a estos procesos radica en una gestión del cambio cultural. “A muchos departamentos les cuesta quitarse los papeles impresos”, destacaron algunos asistentes.

“Queda mucho por hacer, todavía se gasta mucho en papel”, señaló Miguel Ángel Hortelano, tecnical support & deployment en BBVA. “Que un usuario reduzca un 10% su impresión como macrodato es mucho”.

Ayudar en la gestión del cambio

“La transformación de los procesos es una prioridad y cada uno lo aborda como puede, pero ya está en la agenda de todos”, explicó Raquel Pinillos, directora de ventas coporativas de Kyocera. “Sigo viendo los mismos obstáculos que hace años y por eso hay que ayudar en la gestión del cambio. Las empresas no pueden estar preparadas para más demanda si su back office no está preparado”.

Lo que los asistentes coincidieron es que las nuevas generaciones no conciben interactuar si no eres digital, y por este motivo no quieren perder ese negocio.

“Hay que dar al proceso continuidad, que sea un cambio natural y no disruptivo”, opinó María Isabel Nogueira, subdirectora general de organización y transformación de Liberbank.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios