Negocio | Noticias | 21 SEP 2018

Sólo el 31% de los líderes de RRHH considera que sus empresas tienen la cultura necesaria para mejorar

Tags: Gartner
Los esfuerzos para poner en práctica la cultura deben ser significativos para toda la organización e impregnar cada faceta del negocio, desde los presupuestos hasta los procesos y los flujos de trabajo.
empresa cultura
Cristina Cueto García

La cultura de empresa se ha convertido en un valor clave en la forma en que las organizaciones se desempeñan. Compaginar la fuerza de trabajo con una cultura concreta puede mejorar el desempeño contra los objetivos de ingresos en un 9% según Gartner. Con estos datos sorprende que sólo el 31% de los líderes de recursos humanos cree que sus organizaciones tienen la cultura necesaria para impulsar el rendimiento

"Mientras que muchos líderes pueden ver la cultura como un tema 'ligero', ésta se ha convertido en un diferenciador clave de cómo y por qué las organizaciones se superan", explica Brian Kropp, vicepresidente del grupo de práctica de recursos humanos de Gartner. "La cultura del lugar de trabajo puede afectar el acceso de una empresa al talento ya que los solicitantes de empleo consideran cada vez más la cultura de los posibles empleadores e inversores. Según la investigación se descubrió que la cultura es el tema de talento más discutido en las llamadas y las menciones han crecido un 12% anualmente desde 2010 ".

No existe una cultura "correcta": la investigación de Gartner muestra que ningún tipo cultural es un predictor constante del desempeño organizacional. En lugar de centrarse en qué tipo de cultura debería tener una empresa, los líderes empresariales deberían centrar su atención en lograr que su cultura funcione.

Para hacer esto, los empleados deben estar alineados con la cultura de la organización en tres áreas:

  • Conocimiento: saber qué es la cultura
  • Modo de pensar: creer en la cultura
  • Comportamiento: compórtese de una manera que apoye la cultura

Si no se logra la alineación cultural de la fuerza de trabajo, el rendimiento de los empleados puede disminuir hasta en un 12%.

Para darse cuenta de los beneficios comerciales de una cultura que funciona, los líderes no pueden simplemente modelar la cultura: deben integrar la cultura y las prioridades de su empresa en los sistemas y procesos, y proporcionar a los líderes de las unidades de negocios apoyo y recursos para hacer lo mismo. Los esfuerzos para poner en práctica la cultura deben ser significativos para toda la organización e impregnar cada faceta del negocio, desde los presupuestos hasta los procesos y los flujos de trabajo.

"Los líderes deben modelar los comportamientos y las decisiones que desean de los empleados, pero crear una cultura que impulse el desempeño requiere que los líderes vayan más allá de eso", dijo el Sr. Kropp. "Los mejores líderes ayudan a los empleados a entender cómo la cultura de la organización se traduce en su trabajo diario".

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios