Opinión

Adiós a 2021, el año en el que lo ‘híbrido’ tomó forma

2021, el año de la recuperación de los devastadores efectos de la pandemia de covid que explotó en 2020, llega a su fin. Si echamos la vista atrás podemos corroborar, de nuevo, el creciente —en realidad indispensable— papel de las TIC en la sociedad actual, sin las cuáles prácticamente ningún sector productivo podría operar.

2021
Créditos: Engin Akyurt (Unsplash)

Este 2021 ha sido, sin duda, el año en el que lo ‘híbrido’ ha tomado forma como tendencia de futuro, más allá de la pandemia actual. Híbrido ya es, y será, por ejemplo, el trabajo, en aquellos empleos, obviamente, donde se pueda desempeñar la actividad desde cualquier lugar. Cada vez más híbrida —y lo será aún más— es la estrategia tecnológica de las organizaciones, abocadas a combinar sus propios sistemas con los de las compañías del mercado, sus centros de datos con los de los proveedores externos, sus nubes privadas con las públicas... Como también es y será híbrida la estrategia de las empresas, que tienen que pivotar su futuro aunando dos áreas que siempre debieron estar unidas: las de negocio y tecnología. 

Este 2021 también hemos visto cómo los datos —como ya se observaba en los últimos años— han seguido siendo el nuevo petróleo de las organizaciones, que no han dudado en continuar abordando proyectos de analítica y big data para extraer el mayor valor posible de estos.

Además de apostar por la tecnología que facilita la colaboración y la productividad en remoto, por el modelo cloud —lo que ha propiciado el anuncio de la apertura de regiones cloud en España por parte de los grandes jugadores de la nube, como AWS, Microsoft, Google, IBM y Oracle— y por las aplicaciones de big data y la analítica, las empresas y organismos han abrazado con fuerza este año la automatización, como fruto de la búsqueda de la eficiencia que ha acelerado la pandemia; el uso de la inteligencia artificial aplicada a distintos casos de uso y siempre con el fin de mejorar la toma de decisiones; diversas soluciones que mejoran la experiencia de usuario (no solo clientes, sino también ciudadanos y empleados); y, por supuesto, la ciberseguridad, cuya inversión se ha incrementado ante el incremento de los riesgos cibernéticos que la pandemia ha traído consigo.

Por el contrario, no hemos visto aún de forma masiva, como algunos esperaban, proyectos de 5G, aunque sí se cree que estos proliferarán en 2022 con la dotación de los fondos europeos de recuperación. Estos abrirán también la puerta de España a otros terrenos de futuro como la informática cuántica, que cambiará por completo el modelo de computación actual. 22 millones de euros de estos fondos se han destinado, justo este año, a la puesta en marcha de un proyecto por el que este país dispondrá a finales del próximo año de su propio ordenador cuántico.

En definitiva, 2021 ha sido un año intenso en lo que a la actividad tecnológica de las compañías se refiere. Un año de intensificación, de nuevo, de los proyectos de transformación digital. De cara al próximo ejercicio ‘solo’ queda aprovechar al máximo el estímulo tecnológico que traerá consigo la inyección económica de la UE. Pero de esto hablaremos en 2022.

 


TE PUEDE INTERESAR...

Contenidos patrocinados

Especial Sanidad

Be Data Ready

Eulalia Flo Cloud

Communications Platform for Business

Banca digital

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research