Microsoft
Open source

El difícil baile de Microsoft con el código abierto

La decisión de hacer propietaria la extensión de C# en Visual Studio Code está levantando ampollas, pero Microsoft sigue siendo un partidario constante del código abierto.

sede de microsoft en redmond

El aluvión de críticas de Miguel de Icaza contra Microsoft llega con mucha credibilidad. Se trata de un desarrollador que ha pasado gran parte de su carrera construyendo proyectos de código abierto dentro del ecosistema de Microsoft y que ha pasado años trabajando para Microsoft en Xamarin y otros proyectos. ¿Su principal queja? "Que Microsoft desvirtúe un proyecto activo de código abierto integrando una extensión propietaria para seguir bloqueando .NET". Esto llega después del incidente de código abierto Hot Reload del año pasado.

Para aquellos que decidan ver esto como una resurrección del viejo mantra de Microsoft "Linux es un cáncer", cuidado, no hay que ir tan rápido. En general, Microsoft ha sido un contribuyente constante a las comunidades de código abierto, al menos desde su declaración pública de devoción al código abierto en 2014. Es dudoso que la compañía esté volviendo de repente a sus orígenes, cerrando uno de sus éxitos de código abierto más visibles. En su lugar, sospecho que se trata de la decisión de una división para satisfacer los objetivos de ingresos corporativos con un modelo de licencia bien entendido, aunque no sea de su agrado.

¿Todavía cree en la maldad de Microsoft? ¿Ha trabajado alguna vez en una gran empresa? La realidad de la existencia de las grandes empresas radica en que "el director general dijo que lo hiciéramos" es más persuasivo que "mi compañero piensa que es una buena idea". Además, incluso los mandatos de los ejecutivos requieren tiempo y persistencia para ser aplicados. Piénsalo así: el director general dice "Todo el mundo debe vender nuestras nuevas gafas de mono". Suena bien, ¿verdad? Pues sí, hasta que el director general de la división de gafas de cebra le recuerda al director general que tiene mil millones de dólares que dependen de la venta de gafas de cebra, no de gafas de mono. Ah, y luego el responsable de alianzas le recuerda al director general que tienen 500 millones de dólares en compromisos con socios relacionados con las gafas de hipopótamo. Habrá que formar a la gente de ventas, el marketing tendrá que actualizar todo el material colateral, etc., etc. Un año después (o cinco), ese edicto seguirá sin cumplirse en su mayor parte.

 

Volvamos a Microsoft

En 2014 el CEO de Microsoft, Satya Nadella, declaró que "Microsoft quiere a Linux". El infierno no se congeló porque en ese momento ¿qué otra cosa podía hacer Microsoft? Linux era un hecho, al igual que el código abierto. No voy a rehacer la historia que Steven J. Vaughan-Nichols ya ha captado excepcionalmente bien. ¿El resumen? La computación en la nube (IaaS, PaaS, SaaS) se dirigía hacia el código abierto, y si Microsoft quería tener un futuro, tendría que aprender a minimizar su obsesión por Windows. (¿Recuerdan cuando Azure se llamaba Windows Azure?)

Microsoft tenía una razón financiera de peso para apostar por el código abierto, y en gran medida lo ha hecho. Pero, como se ha comentado antes, los mandatos ejecutivos tardan en cumplirse.

Esto fue especialmente cierto en 2014. En el mismo momento en que Nadella estaba exultante con el nuevo amor de Microsoft por el código abierto, otras partes de la empresa estaban luchando activamente contra él y los principios que lo sustentan, como Simon Phipps escribió en ese momento. Las cosas mejoraron. En 2016, podría escribir razonablemente que Microsoft se había convertido en el mayor contribuyente de código abierto del mundo, medido por el número de empleados que contribuyen activamente a proyectos de código abierto en GitHub. No es una medida perfecta, por supuesto, pero es direccionalmente precisa. En 2018, volví a hacer los números utilizando un proyecto de código abierto y, de nuevo, Microsoft salió adelante, medido por los empleados que contribuyen activamente a los proyectos de código abierto de GitHub. (Puedes usar este mismo proyecto para obtener números actualizados).

Volvamos al asunto concreto que ha irritado a De Icaza y a otros defensores del código abierto. Microsoft comunicó algunos cambios que estaba realizando en la extensión de C# para Visual Studio Code, haciéndola propietaria. Esa comunicación fue un poco difícil de seguir, lo que llevó a de Icaza a resumir: "Con el tiempo, la plataforma .NET se está volviendo cerrada, para asegurar que solo es útil si eres un cliente". Para quienes esperaban que el código abierto de .NET allanara el camino a C# y otras tecnologías clave de Microsoft, esto parece un duro revés.

Un comentarista del post de Icaza sugirió que, a pesar del eslogan corporativo "queremos el código abierto", "muchos de los veteranos que estaban allí en la era desagradable siguen allí ahora. Son muchos, y muy veteranos, y algunos ciertamente siguen teniendo esas ideas desagradables". A esto De Icaza respondió: "Sí".

Es posible aceptar el punto de vista de De Icaza sobre la situación y seguir pensando que, en conjunto, Microsoft acierta más que se equivoca en sus decisiones sobre el código abierto. Se trata de la misma Microsoft que recientemente ha financiado el proyecto GNOME, un desafío directo (aunque no especialmente amenazador) al escritorio de Windows. Es un gran sponsor de la Apache Software Foundation, además de contribuir con dinero y otros recursos a Python, Java (!!), Kubernetes, OpenTelemetry y más.

Por supuesto, una réplica a todo esto es que ¡por supuesto que Microsoft hace esto! Es en su propio interés, y tal vez ven el cierre de .NET como en su propio interés, también. A lo que yo respondo que sí. No se me ocurre ningún caso en el que una empresa haya contribuido a proyectos de código abierto por altruismo. El código abierto es intrínsecamente egoísta, y por eso sigue manteniéndose y prosperando. No faltan los intereses propios de los desarrolladores que contribuyen y las empresas que les pagan por hacerlo.

Sobre Microsoft y .NET, no tengo ninguna queja en particular. He seguido a Microsoft durante más de dos décadas y he pasado mi parte de tiempo despotricando contra esa máquina. Una cosa he aprendido: una empresa nunca es tan mala como parece en la superficie porque, en última instancia, está formada por personas individuales que toman decisiones. Algunas de esas decisiones me gustan y otras no. Sin embargo, mi opinión (y probablemente la suya) no importa realmente, porque la prueba de fuego será lo que hagan los desarrolladores y los clientes. Si la comunidad de desarrolladores de .NET de Microsoft devuelve el golpe y se lleva el dinero de sus empleadores, Microsoft parpadeará y dará marcha atrás en su decisión. Fue el dinero lo que influyó en el amor de Microsoft por el código abierto, al igual que con cualquier otra empresa, y Microsoft seguirá el dinero en este caso también.

 


TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research