Consultoría | Artículos | 28 MAR 1997

El outsourcing de páginas Web, un negocio con futuro

Según un reciente informe de la consultora Forrester Research, el negocio de outsourcing de las actividades de construcción de páginas Web alcanzará los 10.000 millones de dólares en el año 2000, frente a los 582 millones de dólares conseguidos en el año 1996.

Este crecimiento estará impulsado por dos factores fundamentales. En primer lugar, hay que tener en cuenta que cada vez hay más compañías a nivel mundial que están conectándose a Internet. Además, la cada vez mayor sofisticación de este tipo de páginas en la Red, en áreas de contenido avanzado, promoción y comercio favorece que las organizaciones acudan a expertos para realizar su diseño.

Los responsables de este estudio aseguran que estos dos factores implicarán una división del mercado de desarrolladores Web en dos grandes categorías, los diseñadores en un nivel elitista, y los trabajadores generales. La élite será la que conduzca este mercado de 10.000 millones de dólares, mientras que el otro grupo seguirá sus pasos en el suministro de servicios de soporte para las páginas Web que ya están funcionando.

A partir de un en estudio de 50 emplazamientos Web de grandes compañías, Forrester ha encontrado que se paga una media de 267.000 dólares a desarrolladores Web externos.

Esto representa aproximadamente la mitad del presupuesto disponible para los administradores de las páginas Web. Además, un 59% de estos gestores afirman que la relación con este tipo de desarrolladores es realmente estratégica.

Más de la mitad de los entrevistados confían en estos desarrolladores externos para mantenerse en la última ola de la tecnología Internet, con el objetivo de utilizar correctamente estas tecnologías en su oferta.

En esta relación, cada vez más generalizada, entre las compañías que quieren estar presentes en Internet y los desarrolladores externos que les realizan las páginas Web es fundamental la definición e implementación de la estrategia Web de cada organización.

En el centro de este mercado emergente se sitúa una nueva clase de outsourcers, denominados en el estudio de Forrester Research, "arquitectos interactivos". La combinación de las capacidades de marketing, creatividad, conocimientos técnicos y su experiencia en el desarrollo de tecnologías que van desde una intranet hasta páginas Web, los coloca como elemento clave en este nuevo segmento del mercado de outsourcing.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios