Consultoría | Artículos | 10 NOV 2008

El reto del "outsourcing" de recursos humanos

Una de cada cinco empresas tiene externalizada la función de RR.HH., según IDC
Fernando Muñoz.

La tendencia del mercado se inclina hacia la externalización como solución a una crisis en la que se impone la necesidad de hacer más con menos. La reducción de costes y la mejora en la calidad del servicio son factores cada vez más importantes en departamentos como el de RR.HH., donde progresivamente se está delegando a otras compañías algunas funciones administrativas que no formaban parte de su actividad propia.

Los directores de recursos humanos en Europa están insatisfechos. Al menos así se recoge en el estudio realizado por Mercer, donde se pone de manifiesto que sólo el 19% de los reponsables de los RR.HH. de las empresas europeas seguirá haciendo lo que hasta ahora, pues el resto quiere cambiar porque el 71% de su actividad en el departamento es operativa. Pero, ¿qué exige un director general a la función de recursos humanos? Según el estudio de Mercer, el 62% pide que reduzca los costes del departamento y un 53% que mejore el ratio de servicio al empleado. Así las cosas, “las empresas tratan de ser más efectivas recurriendo a la externalización”, según apuntó Carlos Díaz, director de desarrollo de negocio de HR Access para España, Portugal y Latinoamérica, durante su intervención en la jornada que su empresa realizó en el Hotel Ritz de Madrid junto a Colt Telecom, IDC, Peoplematters y ComputerWorld, y en la que se analizaron los nuevos modelos de externalización y las posibilidades que ofrecen a las empresas. María José Marzal, directora de ComputerWorld, señaló que el outsourcing “se ha convertido en una de las palancas fundamentales sobre las que se ha apoyado el crecimiento del sector en el último año”.

‘Outsourcing’ activo del futuro
Según datos de IDC, actualmente, una de cada cinco empresas europeas tiene externalizada en su totalidad la función de recursos humanos y los expertos predicen que en tres años este porcentaje rondará el 50%. Por su parte, en Estados Unidos, según se extrae de un estudio de CedarCrestone, existe una correlación directa entre las empresas que mejores resultados obtienen y aquéllas que recurren a la externalización de los recursos humanos.
Al igual que otros servicios, el outsourcing se encuentra en continua evolución. Atrás queda el concepto de externalización a través del cual las empresas alcanzaban un mayor control de costes, una simplificación de tareas y liberalización de recursos. Hoy, existe un nuevo término entendido como un conjunto de herramientas, funcionalidades y servicios que permiten a las empresas tomar rápidamente las mejores decisiones en un contexto de juego. Según Carlos Díaz, “los usuarios de outsourcing del mañana jugarán con las soluciones tecnológicas y con el delivery de los servicios o elegirán a otro proveedor que les permita divertirse, que les permita aplicar lo que han aprendido”.
Además, el nuevo concepto de outsourcing permitirá a las empresas replicar el comportamiento humano. Tradicionalmente los proveedores ponían a disposición de los clientes herramientas que les permitían seguir un proceso y al final del mismo, obtener ciertos indicadores gráficos. Pero la mente humana funciona exactamente al contrario. Por ello, “debemos comenzar nuestra interacción con la descripción gráfica de los problemas y a partir de ahí dejar que los clientes creen sus propios procesos”, apuntó Díaz. El directivo señaló también que “el outsourcing del futuro tiene que aprender a vivir en un mundo tridimensional donde cada píxel puede multiplicar su valor por tres, donde la información puede estar tres veces más cerca”. Además, ensalzó los valores del outsourcing 2.0, caraterizado por dos factores: la ‘componentización’, en el que el outsourcer debe estar presente en cada uno de los soportes del usuario, y la `semantización´, cuando los componentes de un proveedor comparten información con los de otro de manera proactiva. Por su parte, Javier González, director de marketing de Colt Telecom, señaló que las empresas tienen cada vez más desafíos, lo que se traduce en mayores riesgos. Por ello, las empresas deben prepararse para convertir el riesgo en oportunidad y esto sólo es posible, según González, a través del outsourcing. “La externalización permite a las empreass crear un entorno dinámico para reaccionar ante cambios de mercado, así como gestionar el negocio a través de costes predecibles, repetitivos y escalables en función de cómo crecen y se expanden las operaciones”, explicó el responsable de Colt Telecom.

Estrategia de capital humano
Ignacio Mazo, socio director de Peoplematters, comenzó su intervención con una afirmación: “Los requerimientos exigidos a la gestión de personas no han cambiado sustancialmente”. La exigencia de mejorar los procesos y los costes sigue estando vigente y “la externalización es una opción a considerar para conseguirlo si asegura servicios adecuados a las necesidades del negocio de la empresa, así como eficiencia y ejecución de los procesos de gestión de personas”.
Si finalmente se decide afrontar un proceso de externalización es imprescindible definir previamente un plan estratégico de gestión de personas. Para ello, Mazo enumeró una secuencia de pasos fundamentales: ubicar la empresa según su posición en los diferentes estadios del ciclo de vida organizativo; entender la estrategia de negocio definida; identificar las implicaciones de la estrategia de negocio en la gestión de personas; analizar la aportación a la estrategia de los procesos actuales de gestión de personas; y, finalmente, elaborar un marco de referencia o síntesis estratégica.

Saber diferenciarse
El director de análisis de IDC, Jaime Gacía, señaló durante su intervención sobre la externalización de lo recursos humanos que la diferenciación se erige como la mejor herramienta de supervivencia. “Todo lo que no te diferencia te hace más débil”, apuntó García, quien añade que, “la mayor diferencia de una empresa frente a su competencia radica en sus profesionales”. Con todo ello, García no duda en reconocer: “Estamos en el fin del departamento de recursos humanos y ante el nacimiento de una nueva era del desarrollo humano, donde el objetivo radica en identificar el talento, y no tanto en funciones como la gestión de la nómina o la selección del personal”.
En este contexto, un estudio de IDC muestra la tendencia en España hacia la externalización de recursos humanos como solución a una crisis en la que se impone la necesidad de las empresas de recortar y reducir gastos y dedicar toda la atención a generar valor añadido del propio negocio. En este sentido, el crecimiento previsto para los próximos tres años en nuestro país, según IDC, es del 21,1% de externalización de procesos administrativos, con lo que nos acercamos a las cifras europeas de los países que m&aac

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios