Consultoría | Artículos | 07 ENE 1994

IBM e Ibermática invertirán 3.200 millones para potenciar sus servicios de outsourcing como parte del acuerdo firmado por ambas compañías.

IBM e Ibermática invertirán 3.200 millones de pesetas durante el cuatrienio 1994-1997, en un ambicioso proyecto que pretende potenciar el área de outsourcing de la compañía vasca. La inversión contempla 1.600 millones de pesetas para el desarrollo de aplicaciones, 1.300 millones para la adquisición de equipos y su instalación en un hipotético Centro de Cálculo, y 300 más para gastos de personal y estructura. El objetivo de esta inversión sería ofrecer un servicio de outsourcing especializado en el entorno de las entidades financieras -principalmente las cajas de ahorro- en abierta competencia con la compañía norteamericana Electronic Data Systems (EDS), que firmó recientemente un acuerdo de outsourcing a diez años con la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Huelva y Sevilla. El proyecto se enmarca en el acuerdo firmado entre IBM y las Cajas accionistas de Ibermática (Kutxa, Caja del Círculo de Burgos, Caja de Pamplona y Caja de Jaén) por el que el fabricante norteamericano se ha hecho con el 39% del capital social de Ibermática tras la salida de Eritel, anterior propietario de la participación controlada ahora por IBM. El acuerdo incluye una ampliación de capital de 500 millones de pesetas que se realizará durante este año, y que permitirá a IBM aumentar su participación hasta el 49 por ciento.

En la presentación del acuerdo, Juan Tomás Ariceta, Consejero Delegado de Ibermática, calificó la entrada de IBM en el capital de la empresa vasca como el broche de oro al año del vigésimo aniversario de Ibermática, destacando su gran trascendencia y su valor modélico como ejemplo de alianza estratégica. Ariceta también subrayó la sinergia que cabía esperar de la alianza entre IBM e Ibermática, dada la coincidencia de intereses y propósitos de ambas compañías.

Por su parte, Joaquín Moya-Angeler, Presidente de IBM, declaró sentirse satisfecho por la firma del acuerdo, y explicó la participación en la firma vasca por la necesidad de buscar un crecimiento exógeno en el área de servicios [el crecimiento dentro de IBM estaba llegando al límite], afirmando que el interés por Ibermática radica en su extraordinario capital humano y en su fuerte presencia en los mercados financieros. Moya aclaró que IBM nunca realiza inversiones financieras y que lo que buscaba con la operación era colaborar estrechamente con Ibermática. El presidente de IBM aseguró que existen complementariedades naturales entre ambas compañías, negando un posible reparto geográfico de sus áreas de actividad, pero ni él ni Ariceta explicaron cómo se resolverán los posibles conflictos de interés entre IBM e Ibermática, ni como se evitará la coincidencia de ofertas en un momento determinado. Según Moya, los clientes serán quienes indiquen con qué compañía quieren trabajar en cada caso, pero no especificó cómo puede armonizarse la oferta de servicios de IBM con la de Ibermática, ni cómo encajar la oferta outsourcing del fabricante norteamericano con la de la compañía que dirige Ariceta. Tampoco explicaron el nuevo papel de CGI Informática, compañía recientemente adquirida por IBM, y competencia directa de Ibermática en algunas parcelas de actividad. La presencia en el nuevo Consejo de Administración de Ibermática de cuatro representantes de IBM -Juan Carlos Usandizaga, Director General de Marketing y Servicios; Juan Pi, Director de Software y Servicios; Alejandro Garrido, Director Comercial del Sector Finanzas; y Víctor Lascurain, Director Regional de la Zona Norte- permiten intuir los focos de atención de IBM con respecto a su participada.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios