Transformación Digital
Inteligencia artificial

Arabia Saudí pretende ser ‘La Meca’ global de la inteligencia artificial en 2030

Con una capacidad de inversión desorbitada, el país arábigo dirige su retórica hacia cuestiones éticas como la inclusión y la transparencia para convencer y ejemplificar sobre su objetivo de liderazgo.

Riad

Convencer a todo el mundo de que quieres convertirte en el líder global en inteligencia artificial (IA) no es solo una cuestión de inversión, sino también de perfilar un discurso humanista y, a su vez, agresivo que apunte a la más alta competencia, en este caso, a Silicon Valley. Así es como Arabia Saudí pretender ser ‘La Meca’ de esta tecnología en cuestión de escasos años. En orden de acontecimientos, los que se están sucediendo en la segunda edición del evento Global AI Summit 2022 en Ryad (Arabia Saudí) bajo el mecenazgo del príncipe Mohammed bin Salman -mencionado y aclamado prácticamente a cada ponencia -, los números son clarividentes; el país gastará 135.000 millones de dólares hasta 2030, sin especificar porcentajes entre participación pública y privada, tal y como ha confirmado Abdullah Alswaha, ministro de Comunicaciones y de Tecnologías de la información, como parte de una estrategia que ya echó a rodar hace dos años. La cifra contrasta con los 320.000 millones de previsión de todo Oriente Medio; es decir, el reino copará el 42% de la inversión de toda la región.

Así, las divisiones ponen el resultado en 13.500 millones de dólares anuales. Números poderosos si tenemos en cuenta que un estudio del Banco Europeo de Inversión (BEI), publicado por la Comisión Europea (CE) en 2020, ponía de relieve que la inversión anual, en este caso pública, de todo el globo era de 25.000 millones de euros anuales, y que el 80% lo acaparaban Estados Unidos y China, mientras que el Viejo Continente solo aportaba 1.750 millones de media, apenas el 7% del total. Aunque las cifras no sean comparativas, esto significa que las pretensiones del país arábigo suponen colarse en lo más alto de la pirámide junto a estos tres bloques. En el caso local, el Gobierno de España ha puesto en órbita una partida de 600 millones de euros para 2025.

 

 

La geografía invertirá 135.000 millones de dólares hasta 2030 en IA, copando el 42% del gasto de todo Oriente Medio

 

 

“Lideramos el camino de esta tecnología”, ha asegurado el ministro, quien también ha prometido revolucionar, a golpe de datos, sectores como la cultura, la energía, el medioambiente y la salud. Y todo ello gracias al empuje y “expansión” de Aramco, petrolera capital del país y una de las principales del globo, que ha hecho de la transformación digital su principal músculo y que, en el segundo trimestre de su año fiscal 2022, ha batido todos sus récords de facturación con 48.500 millones de dólares, superando el Producto Interior Bruto (PIB) de más de la mitad de los países del mundo, según la BBC. No obstante, la dependencia energética que ha generado la invasión de Rusia a Ucrania, junto con la inflación de precios de la industria, ha sido clave en su actividad. En cualquier caso, ha dicho Alswaha, “cuenta con los sensores, el contexto y la información para demostrar que somos los mejores”.

 

Imagen de la sesión plenaria duranre la primera jornada del encuentro.

 

Articular el argumentario

Más allá del gasto, el país es consciente de la necesidad de seducir con la oratoria en este tipo de congresos. Y así ha armado su itinerario, reiterando su vocación humanista para generar “inteligencia artificial para el bien de todos” –así es el lema que decora todos los pasillos del Hotel Ritz-Carlton de Ryad–. Y lo ha hecho tratando de desmontar los fallos de grandes potencias rivales como Estados Unidos, a pesar de que en el evento participan, como cabezas de cartel, reputados expertos de gigantes como HPE, Google, IBM o Nvidia.

Además, términos como la inclusión y la transparencia han estado muy presentes en las palabras de los cargos públicos sauditas. El ministro de Comunicaciones y Tecnologías de la Información ha señalado que la inteligencia es un proceso humano que otorga la capacidad de hacer bien las cosas en el tiempo y lugar correctos. “En esencia, se trata de tener los datos buenos y los algoritmos. Y, el contexto es clave, el cómo se dan instrucciones a la máquina, y esto tiene que ver con la inclusión y la transparencia”.

A este respecto, ha puesto como mal ejemplo el de las aplicaciones de reclutamiento de personal que contienen sesgos racistas o sexistas. Y ha elogiado que, de las 318.000 personas que emplea Arabia Saudí como desarrolladores de código o científicos de datos, más del 30% sean mujeres –muy numerosas durante la primera jornada del encuentro–, superando a Silicon Valley.  Aunque gran parte de este talento pueda ser importado, sin embargo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que, aunque los últimos años haya crecido, su tasa de empleabilidad femenina es de las más bajas del mundo.

El trabajador público basó su exposición en una serie de principios, marcados por el G20, al que Arabia Saudí pertenece, entre los que se encuentran el crecimiento inclusivo, la sostenibilidad, la seguridad, la robustez o la importancia de poner al ser humano en el centro de esta tecnología

 

 

La principal compañía del país, Aramco, superó en facturación en su último trimestre al PIB de la mitad de los países del mundo

 

 

Abdullah bin Sharaf Alghamdi, presidente de la Autoridad Saudí de Datos e IA (SDAIA) también hizo referencia a que “ciertas geografías” han dominado la IA y han impuesto su visión haciendo que, por ejemplo, solo el 12% de la comunidad global de desarrolladores de esta ciencia sean mujeres. “Con estos datos es difícil ganar confianza. Todas las naciones tienen una responsabilidad ética y el avance pasa por el trabajo conjunto, compartiendo las mejores prácticas, el expertise y tratando de asegurar que nadie se queda atrás”. Para el experto todavía “estamos arañando la superficie de todo el potencial de la IA, pero los primeros signos son muy prometedores para sectores como la salud, el alimentario o las ciudades inteligentes”.

 

Aramco como pieza angular de la estrategia saudí

La poderosa petrolera se ha conformado como el pilar clave de los avances digitales de Arabia Saudí. Más allá de su facturación, la compañía está invirtiendo grandes esfuerzos en la digitalización. Prueba de ello es el reciente anuncio de la apertura de un centro de excelencia para el desarrollo de soluciones globales de IA. Durante la jornada, Amir Nasser, presidente y director ejecutivo de la compañía, habló de la importancia del dato para cambiar los modelos de negocio y marcar diferencias. “Gracias a la nube, el coste de la computación y del almacenamiento han caído y, por primera vez en la historia, se puede extraer un valor confiable de los datos existentes”, ha comentado. “Cada inversión mínima en tecnología debe ir destinada a que los negocios sean más rentables y exitosos, y su principal prioridad debe ser encontrar las grandes capacidades humanas y de las máquinas”. El directivo entiende que una de las principales preocupaciones de su firma pasa por la sostenibilidad y la reducción de emisiones de CO2, así como de la formación de los empleados. “En 2030, hasta ocho millones de trabajadores podrían ser sustituidos, debemos estar preparados”, ha concluido.

 



Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Omnicanalidad Tendencias

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research