Reportaje
Inteligencia artificial
IA generativa
Especial CW Inteligencia Artificial 2024

La IA generativa apuntala su democratización

Los últimos avances en IA generativa parecen confirmar el proceso de democratización que ha vivido entre 2023 y 2024. La herramienta está ganando interés entre las empresas de todo tipo, al tiempo que se ha popularizado ya su uso a nivel social. Sin embargo, su desarrollo no está exento de desafíos. ¿Qué cabe esperar de esta tecnología?

Especial IA CW

La inteligencia artificial (IA) generativa vive un momento de máxima popularidad, al calor de una serie de herramientas que han contribuido a que se conozca a un nivel que supera el propiamente tecnológico e incluso el empresarial. La ciudadanía la identifica, si no por su propio nombre, por la marca bajo la que se presenta o por sus efectos o resultados: textos, imágenes, vídeos o audios creados por IA. Cuando una tecnología llega al conjunto de la sociedad, se puede hablar de plena democratización.

Así lo indica Carlos Gómez Rodríguez, catedrático del área de Ciencia de la computación e inteligencia artificial de la Universidade da Coruña e investigador del centro de investigación CITIC. “Se puede decir que ha habido democratización en el sentido de que cualquier persona puede, ahora mismo, interactuar con uno de estos modelos de lenguaje”, explica. “Hasta hace unos años, esto requería conocimientos especializados”.

Carmen Vidal, Executive Vice President de Generative AI Association, organización que se configura como punto de encuentro entre compañías y especialistas, completa esta visión. “Gran parte de la revolución se produce porque son las propias personas quienes pueden utilizar la tecnología de una forma muy fácil”. Vidal enfatiza cómo la intensidad de la curva de adopción es superior a otras tecnologías similares, algo que confirma la empresa de investigación de mercado eMarketer: en sus dos primeros años, la herramienta dobló la tasa de tanto tabletas como de smartphones.

 

 

"Se puede decir que ha habido democratización en el sentido de que cualquier persona puede, ahora mismo, interactuar con uno de estos modelos de lenguaje”

Carlos Gómez Rodríguez, catedrático del área de Ciencia de la computación e inteligencia artificial de la Universidade da Coruña

 

 

Una historia reciente de avances acelerados

Si la curva de adopción es intensa, la velocidad de desarrollo no lo es menos. OpenAi lanzó ChatGPT en noviembre de 2022 y apenas cuatro meses después ya había una versión mejorada. Unos días después, Google presentaba Bard. Por el medio Microsoft, que colaboraba desde 2019 con OpenAI, presentó Bing Chat, renombrado como Copilot. Ha pasado poco más de un año y ya hay nuevas actualizaciones. Bard ahora es Gemini. OpenAI ha presentado GPT-4o, con un escritorio multimodal que rebaja notablemente la latencia en la respuesta.

La multimodalidad es, precisamente, uno de los grandes avances de la tecnología para David Hernández, director de empresas de Microsoft. “En el último año hemos hablado mucho del procesamiento de lenguaje natural, pero vamos a un entorno donde no hablaremos ya solo de lenguaje”, señala. “El sistema es capaz de devolvernos texto, audio y vídeo, y todo se hace mucho más rico”.

Hernández destaca además otro gran avance: la implantación. “Prácticamente el 40% de las compañías de más de 250 empleados están usando IA generativa. Quizá el reto lo vamos a tener en llevar todo ese valor al mundo de las pymes, donde prácticamente el nivel de uso está en un 6%”. Por esto, dice, habrá que indagar “cómo somos capaces de sacarle el valor en el ecosistema de pymes, que además en España es supone casi el 99% del mundo empresarial”.

 

 

 

"Prácticamente el 40% de las compañías de más de 250 empleados están usando IA generativa"

David Hernández, director de empresas de Microsoft

 

 

 

El valor de la IA generativa

La democratización de la tecnología va pareja al interés que han suscitado sus aplicaciones empresariales. Los datos más recientes de la consultora Gartner sitúan a la IA generativa como la principal solución de inteligencia artificial que están adoptando las empresas, por encima de otras como algoritmos de optimización o PLN en general. GlobalData señala su adopción y aplicación como un tema clave entre las principales empresas de Estados Unidos.

Las expectativas económicas responden a este interés: Goldman Sachs apuntaba en 2023 que los avances en este campo pueden llevar a un incremento del PIB mundial de un 7%, unos siete billones de dólares, y del 1,5% en la productividad en un periodo de diez años. IDC prevé que la IA generativa crecerá tres veces más rápido que el resto de segmentos de IA, hasta suponer más de la cuarta parte del mercado en 2027.

¿Justifica la tecnología este interés? Para Diego Mallada, CTO de la asociación de empresas del sector industrial IndesIA, la IA generativa “es una palanca tecnológica de transformación muy  buena para lo que es el ecosistema industrial”, enfatiza. “Si bien tiene una complejidad muy grande en la parte que no se ve, la interacción a nivel de usuario es bastante sencilla”, lo que para él supone una ventaja en su implementación. “Este tipo de tecnologías te van a permitir una disrupción importante en cómo manejas la información de tu compañía”, lo que lleva a un “conocimiento aumentado”.

Esta idea del mejor aprovechamiento de la información es la que domina en el mercado como principal ventaja de la IA generativa. Carmen Vidal apunta a su uso en distintos ámbitos, como el legal, donde la capacidad de procesar grandes volúmenes de información de forma automatizada e inmediata puede mejorar de forma significativa el trabajo de las personas del sector. También en el sector salud, con potenciales usos en el trabajo con nuevos medicamentos, en genética, el diagnóstico de enfermedades o un mejor servicio a pacientes, una idea que comparte Carlos Gómez. Para el catedrático de la UdC, el análisis de unos síntomas o un historial puede apoyar la práctica del o la especialista médico, siempre teniendo en cuenta que “si se usa para contrastar, si se está de acuerdo o no, verificarlo, es una gran idea; en cambio, si se usa para sustituir al médico, es una pésima idea”.

 

 

“Gran parte de la revolución se produce porque son las propias personas quienes pueden utilizar la tecnología de una forma muy fácil”

Carmen Vidal, Executive Vice President de Generative AI Association

 

 

 

Riesgos y desafíos de futuro

Este último punto es una de las preocupaciones que se citan frecuentemente al hablar de IA en general y de IA generativa en concreto. Diego Mallada incide en la idea de esta tecnología como un “asistente que pueda darle unas capacidades mayores” al trabajador o trabajadora; un “recomendador” que no quite trabajo, sino lo mejore. Para Carmen Vidal, “este miedo ha existido siempre, ya desde la Revolución Industrial”. “Lo que espero que suceda es que permita que el nivel de abstracción de las profesiones aumente, que nos podamos olvidar de la parte más rutinaria de nuestro trabajo y podamos ir a un plano más centrado en las personas”.

Otras voces críticas con la tecnología alertan del riesgo de que se esté inflando y tenga menor aplicación real de la prevista. En 2023, Gartner la situaba en el pico de expectativas sobredimensionadas: estaría por ver si alcanza la cuota de productividad. David Hernández es positivo, basándose en los datos recabados del uso de Copilot en su último encuentro sobre IA en Madrid entre sus propias personas usuarias. “Estamos automatizando y sustituyendo las tareas repetitivas para dar espacio a la creatividad en unos tantos por ciento de aceptación elevadísimos”, señala. “En Microsoft estamos convencidos que esto ha venido para quedarse y que va a suponer una revolución”. Carlos Gómez apunta: “Incluso si nos estancamos, queda mucho por hacer para que los modelos que ya tenemos sean útiles para la gente en su vida cotidiana. Seguramente aparezcan muchas empresas y aplicaciones que los utilicen, así que vamos a seguir viendo una expansión”.

En el sector impera el optimismo. “Estamos hablando de proyectos con un ROI tremendamente alto”, enfatiza David Hernández, “con un tiempo de implantación que se mide en días o en semanas, con lo cual el retorno es muy potente”. Una idea que apoya Mallada: “Poco a poco se irá rompiendo la barrera, con reskilling, con ver casos de uso y con aprovechar ese momento tecnológico en el que podemos hacer todo más pago por uso. No hablaremos ni de décadas ni de años, esto van a ser meses”.

 

"Este tipo de tecnologías te van a permitir una disrupción importante en cómo manejas la información de tu compañía”

Diego Mallada, CTO de la asociación de empresas del sector industrial IndesIA

 



Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital