ChipGate | Artículos | 24 FEB 1995

Europa, en el tren de alta velocidad hacia la sociedad de la información

Claves tecnológicas y de mercado del Informe Bangemann
Miriam Prieto.

Europa no puede perder el tren que conduce a la sociedad de la información. El desarrollo tecnológico y la liberalización del mercado son las dos necesidades prioritarias para que la UE no fracase ante este desafío. Estas son las recomendaciones que recoge el Informe Bangemann, un estudio sobre Europa ante la sociedad global de la información publicado el año pasado. En este informe participaron, entre otros, Martin Bangemann, comisario de Industia de la UE; Carlo de Benedetti, presidente de Olivetti; Peter Bonfield, presidente de ICL Corporation; Jean-Marie Descarpentries, presidente de Bull y, por parte española, el alcade de Barcelona, Pascual Maragall y el presidente de Telefónica, Cándido Velázquez.

El Informe Bangemann ofrece las pautas tecnológicas y económicas para que Europa alcance la sociedad global de la información. El primer gran desafío es la dinamización y desarrollo de los sistemas de comunicaciones y de las tecnologías avanzadas de la información. El estudio recoge tres áreas prioritarias de actuación: las redes, los servicios básicos y las aplicaciones.

En el Informe se recomienda fomentar las redes ya implantadas en Europa y acelerar la creación de otras nuevas. De las que ya están en funcionamiento, estiman que se debe impulsar la RDSI (Red Digital de Servicios Integrados). También recomiendan la ampliación de la red EURO-RDSI -creada a finales de 1993- y la reducción de las tarifas para estimular el mercado.

ATM, espina dorsal de las TI

Pero la RDSI no es más que el inicio del camino hacia la gemeralización de la tecnología multimedia. Por eso, los autores del informe destacan la importancia de las nuevas tecnologías de Comunicaciones Integradas de Banda Ancha y la necesidad de seguir la investigación en la tecnología ATM (Modo de Transferencia Asíncrona).

Europa, según el informe, se encuentra a la vanguardia de esta tecnología. Es, pues, el momento de recoger los frutos de la investigación. Europa tiene que desarrollar una Infraestructura ATM de Banda Ancha, que será la espina dorsal de la sociedad de la información, dicen los autores del estudio. A partir de esta infraestructura se podrán suministrar servicios multimedia en diversas aplicaciones profesionales y recreativas. El siguiente paso es fomentar proyectos pilotos de redes transnacionales en el ámbito europeo.

En lo que respecta a las comunicaciones móviles y por satélite, el Grupo recomienda reducir las tarifas de las comunicaciones móviles, promover el GSM a nivel europeo e internacional, establecer un marco normativo para las comunicaciones por satélite y estimular a la industria europea de los satélites para que desarrolle proyectos comunes prioritarios.

Europa ha apostado fuerte en el campo de las comunicaciones móviles, segmento que está experimentando un fuerte crecimiento: a muy corto plazo, los estudios indican la posibilidad de alcanzar la cifra de 40 millones de usuarios en la Unión Europea.

En este sentido, el Sistema Global de Comunicación Móvil (GSM) es la tecnología más destacada. Su éxito, según el informe, es una buena prueba del liderazgo de Europa en el campo de las comunicaciones móviles, ya que sus normas de comunicación digital se están adoptando a escala mundial.

Foro Europeo de Servicios Básicos

Europa posee la tecnología, el siguiente paso es su aplicación en servicios básicos. El Informe Bangemann recomienda que se actúe urgentemente a nivel comunitario para fomentar el suministro y el uso generalizado de servicios básicos transeuropeos. Las líneas futuras se trazan alrededor de tres ejes: el correo electrónico, la transferencia de ficheros y las aplicaciones multimedia interactivas. La potenciación de estos servicios requiere la creación de un Foro Europeo de Servicios Básicos que dé las pautas para una normativa europea que regule este sector.

La reducción de las tarifas es el primer paso para formar una masa de consumidores. Si no se consigue crear esta masa, dicen los responsables del estudio, la liberalización del mercado y la consiguiente competencia no serán medidas suficientes para la reinversión en redes y servicios. El Informe es, en este punto, tajante: Sólo puede generarse una realimentación positiva de oferta y demanda si se consigue lanzar en toda Europa un número significativo de aplicaciones de ensayo del mercado basadas en las redes y los servicios de información, para crear una masa crítica.

Diez aplicaciones prioritarias

Según el Informe, la única forma de mostrar a la sociedad las posibilidades de las aplicaciones de las tecnologías de la información es fomentar iniciativas prácticas demostrativas que contribuyan a promover un uso más generalizado. Estos proyectos serán un banco de pruebas para que los proveedores ajusten sus aplicaciones en función de las exigencias de los usuarios.

Las aplicaciones prioritarias son divididas en dos bloques, según el destinatario:

-el mercado personal doméstico: aplicaciones interactivas y transaccionales relacionadas con la telecompra, las operaciones bancarias a distancia, el esparcimiento y el ocio.

-las aplicaciones empresariales y sociales.

El Informe establece cuatro objetivos macroecómicos para estas aplicaciones:

-el fortalecimiento de la competitividad industrial y el fomento de la creación de empleo;

-el fomento de nuevas formas de organización del trabajo;

-la mejora de la calidad de vida y del medio ambiente;

-la respuesta a las necesidades sociales y una mayor eficacia de los servicios públicos.

El Informe Bangemann recoge diez aplicaciones prioritarias:

1 El teletrabajo

Los autores del informe creen que es necesario fomentar el teletrabajo en casa y en oficinas satélite, de forma que sea posible conectarse electrónicamente con cualquier entorno profesional sin necesidad de desplazarse largas distancias. El objetivo es crear centros piloto de teletrabajo en 20 ciudades para finales de 1995 en los que participen al menos 20.000 trabajadores. La meta: que un 2% de los empleados trabajen a distancia en 1996 y conseguir 10 millones de teletrabajadores en el año 2000.

2 Educación a distancia

Los autores del estudio piden a los estados miembros que se fomenten los centros de enseñanza a distancia para proporcionar servicios de formación a medida para las PYMES, las grandes empresas y las administraciones públicas.

El objetivo del Informe Bangemann es crear proyectos de aplicación en 5 países para el presente año. En 1996 deberían utilizar la educación a distancia el 10% de las PYMES y de las administraciones públicas.

3 Red de Universidades y centros de investigación

El Informe prevé la implantación de una red avanzada transeuropea de banda ancha y alta definición que soporte servicios interactivos multimedia y que interconecte a las universidades y a los centros de investigación. Los autores del estudio creen que las propias universidades y centros de investigación crearían las redes, siempre y cuando se pueda disponer de redes de banda ancha y líneas de alta velocidad a precios competitivos.

Lo ideal, según el Informe, sería que el 35% de las universidades y centros de investigación europeos estuvieran en 1997 interconectados mediante redes de comunicaciones avanzadas.

4 Servicios telemáticos para las PYMES

En el presenta año, las PYMES deberían tener la posibilidad de acceso a los servicios telemáticos europeos. En 1996, un 40% de las PYMES europeas deberían utilizar usualmente las redes telemáticas.

Las administraciones locales y regionales, las PYMES europeas, las asociaciones profesionales y las cámaras de comercio -dice el Informe- deben cooperar para promover el uso más amplio de los servicos telemáticos (correo electrónico, transferencia de ficheros, transferencia electrón

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios