Tecnología | Noticias | 07 SEP 2018

British Airways reestructuró su departamento TI y eso pasa factura...

La noticia sobre la filtración de datos sufrida por la compañía británica que afecta a casi 400.000 clientes es la gota que colma el vaso de una serie de acontecimientos surgidos a raíz de la reestructuración de su departamento TI y despido de trabajadores.
British Airways
Alfonso Casas

Sinceramente, no sorprende el año de despropósitos que lleva la compañía British Airways en cuanto a problemas operativos y técnicos asociados a su funcionamiento. Si retrocedemos al mes de julio de este mismo año, ya contemplamos cómo la compañía sufrió un enorme fallo de TI que obligó a la aerolínea británica a cancelar y retrasar infinidad de vuelos. La compañía se limitó a culpar del problema a un proveedor de tecnología. A su vez, el equipo de redes sociales también infringió la ley al pedir a los clientes que enviasen información personal a través de un simple mensaje directo de Twitter. Como describen nuestros compañeros de ComputerWorld UK, las cuentas oficiales de British Airways tuitearon a los usuarios para confirmar su nombre completo y referencia de reserva más números de pasaporte, fecha de vencimiento, direcciones de facturación, códigos postales y direcciones de correo, así como los cuatro últimos dígitos de sus tarjetas de crédito, incumpliendo varios puntos de la ley recién aprobada normativa Europea GDPR.

El incidente conocido hoy que puede haber afectado a más de 400.000 clientes de la compañía, tiene tintes de arrastrar problemas de años atrás, originados desde el mismo instante en el que la compañía decidió reestructurar su departamento TI. Fue en 2016 cuando British Airways planeó externalizar cerca de 800 puestos de trabajo de empleados de TI de Reino Unido a la empresa de la India Tata Consultancy Services (TCS) y a otras empresas del sector. El sindicato GMB denunció al Ministerio del Interior del hecho de que los miembros empleados del departamento de TI de British Airways fuesen reemplazados por trabajadores reclutados en India y trasladados al Reino Unido con visas de nivel 2. Fue algo que incluso Theresa May tuvo que aclarar a los ciudadanos del país por el posible abuso de visas de nivel 2. Y el mismísimo sindicato GMB llegó a atribuir el fallo informático de la compañía a la subcontratación de empleados en la India. Lecciones aprendidas como dirían muchos y la máxima de que buscar el ahorro en ciertos aspectos como el de la ciberseguridad, nunca es lo más factible y rentable para las compañías. Cada uno que saque sus propias conclusiones de lo ahora sucedido. 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios