Tecnología | Noticias | 30 MAY 2019

Colossus, el primer ordenador programable del mundo, cumple 75 años

Su diseño original corrió a cargo de Tommy Flowers en la Post Office Research Station, Dollis Hill, y el primer prototipo, Colossus Mark I, entró en funcionamiento en Bletchley Park en febrero de 1944.
Colossus
Redacción

Corría el año 1944 cuando en un laboratorio de Bletchley Park, Reino Unido, se ponía en funcionamiento el Colossus, el primer ordenador programable del mundo, una máquina ideada para descifrar mensajes enviados entre Hitler y sus generales, que cumple 75 años.

En un periodo de máximo conflicto social el proyecto llevado a cabo en Bletchey fue de vital importancia para acercarse al final de la guerra. Los trabajadores que participaron en esta misión tuvieron que, durante décadas, jurar secreto y la mayoría ni siquiera conocían la importancia del mismo

Estos ordenadores Colossus fueron los primeros dispositivos calculadores electrónicos usados por los británicos para leer las comunicaciones cifradas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial.

Su diseño original corrió a cargo de Tommy Flowers en la Post Office Research Station, Dollis Hill, y el primer prototipo, Colossus Mark I, entró en funcionamiento en Bletchley Park desde febrero de 1944. Unos meses más tarde, en junio de ese mismo año llegó una versión mejorada, el Colossus Mark II, del que se llegaron a construir unos diez hasta el final de la guerra.

La función de estas máquinas era la de descifrar los mensajes cifrados, que se interceptaban de las comunicaciones de la Alemania Nazi, usando la máquina Lorenz SZ40/42. Colossus comparaba dos flujos de datos, contando cada coincidencia basada en una función programable booleana. El mensaje cifrado se leía a gran velocidad a través de una cinta de papel. El otro flujo de datos era generado internamente, y era una simulación electrónica de la máquina de Lorenz en varias combinaciones. Si el número de coincidencias para una combinación era superior a una cierta cantidad, la salida era escrita en una máquina de escribir eléctrica.

Con motivo del 75 aniversario del Colossus, antiguos trabajadores se reunieron en el Museo Nacional de Informática donde hay una reconstrucción en funcionamiento de la máquina.

Margaret Bullen una de las trabajadoras del proyecto Colossus tenía 17 años cuando empezó a trabajar en Bletchley Park. "Lo primero que hicimos fue firmar la Ley de Secretos Oficiales. No creo que mis padres supieran lo que hice. Sabían que estaba en Bletchley haciendo trabajos de guerra, podría haber estado haciendo bombas por lo que sabían" comentó a la BBC en la ceremonia de aniversario. 

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios