Entrevista
5G
Tecnología

El 5.5G no es una quimera: qué es y hacia dónde avanza

En el marco del ‘Huawei Connect 22’ celebrado en París, la multinacional de origen chino avanzó su transición hacia una nueva era marcada por el 5.5G. Desciframos, desde una perspectiva experta, qué implicaciones trae consigo.

5.5G No es una quimera
Huawei perfila el 5.5G como una tecnología disruptiva para el futuro próximo en París. Créditos: ComputerWorld.

Tras las citas de Bangkok y Dubái, la tercera parada del Huawei Connect 22 ha tomado la ciudad de París volviendo a situar bajo el foco el 5.5G como una verdadera disrupción TI. En este escenario, el presidente rotativo de Huawei, Ken Hu, puso de manifiesto la “rápida evolución” de la tecnología. En concreto, el ejecutivo de origen chino hizo alusión a la consagración de una nueva era: la del 5.5G. Una nueva etapa a caballo entre el 5G y el 6G que, en palabras de David Wang, director ejecutivo del consejo de administración de Huawei y presidente de su junta directiva de Infraestructura TIC, “será un hito clave en nuestro camino hacia un mundo inteligente”.

Sin embargo, más allá de grandes promesas y pretensiones futuras, analizamos, desde una perspectiva crítica y experta, qué es el 5.5G, cuáles son sus implicaciones en la industria TI, qué ventajas brinda frente a otras tecnologías punteras de vanguardia y hacia dónde avanza. Para ello contamos con la experiencia y el bagaje de José Antonio Portilla, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT) y director de la cátedra ISDEFE-UAH en TIC e IA. A continuación, una radiografía del 5.5G.

 

¿Qué ha propiciado el alumbramiento de la tecnología 5.5G? ¿Podría explicarnos de qué se trata?

Debemos tener en cuenta que las tecnologías de telecomunicaciones móviles no son algo estático, sino todo lo contrario, algo que está en permanente evolución. Estas evoluciones se materializan en lo que se denominan realeases, que son un conjunto de documentos que especifican completamente una determinada fase del desarrollo de una tecnología y que por lo tanto puede ser pasada a mercado, es decir, a producción y comercialización. Esta estandarización está producida por organismos internacionales, en concreto el 3GPP, en estrecha coordinación y colaboración con la ITU.

De esta manera, la tecnología 5G comienza en el release 15 en el año 2017 y previsiblemente dará paso a la 6G en el release 21, a final de la presente década. Por tanto, el 5.5G se produce por la evolución natural de la propia tecnología 5G que va mejorando en sus capacidades y que, normalmente, a la mitad de su desarrollo, tiene ya un conjunto de mejoras suficientemente notables como para obtener un nombre característico. Esto también ha ocurrido con las redes de 2G, cuando llegó el 2.5G caracterizado por la posibilidad de transmisión de datos vía GPRS, o en la 3G, cuando apareció HSDPA (High-Speed Downlink Packet Access, en inglés) que se denominó 3.5G.

En este caso concreto, nos encontraríamos ante lo que se denomina 5G Advanced (5G avanzado) o también denominado 5.5G. Este se corresponde preferentemente con el release 18 que debiera ver la luz completamente a final del año 2023. En este sentido, el término 5.5G fue dado a conocer por David Wang, director ejecutivo de Huawei, en el año 2020 durante la celebración del Global Mobile Broadband Forum en una conferencia titulada  Defining 5.5 G for a better intelligent world. Así, durante estos dos últimos años se ha estado trabajando e informado sobre esta evolución, principalmente por la compañía.

 

¿Cuál ha sido la evolución natural del 5G al 5.5G? ¿Qué diferencias existen?

Debemos remarcar que no son dos tecnologías diferentes, como pueden ser el 3G y el 4G o, por supuesto, el 4G y el 5G. Y es que el 5.5G es una evolución tecnológica de 5G. Como he comentado anteriormente, en cada generación se van produciendo releases con características cada vez más completas y complejas. Se podría decir que el release 15 del 5G que nació en 2017 era un 5G básico donde se introducían los modos de funcionamiento Stand Alone y Non Stand Alone y se centraba en dos de los escenarios básicos del 5G: las comunicaciones móviles de banda ancha mejoradas (eMBB) y una versión básica de las comunicaciones ultra confiables de baja latencia (URLLC). 

A medida que avanzamos por el release 16 y el 17, se van añadiendo y mejorando las características técnicas de los sistemas gracias a los avances tecnológicos y a las pruebas piloto que se han ido rehaciendo y que permiten, además, la mejora en los servicios. En el release 17, los avances tecnológicos estaban orientados a la mejora del interfaz radio extendiéndose por encima de la banda de 50 gHz, la compartición dinámica del espectro o a la integración de la red de acceso y backhaul (IAB). En el campo de los servicios, las mejoras han ido orientadas a la mejora de la cobertura extensiva, la optimización de servicios críticos, el soporte de nuevos servicios de rastreo y al posicionamiento entre otros aspectos.

 

¿Qué ventajas brinda el 5.5G?

Continuando con lo explicado anteriormente, el release 18 define el 5G Advanced o, como se va a conocer de manera más generalizada, el 5.5G. Esto presenta ventajas técnicas considerables como las mejoras en los sistemas de MIMO masivo, la gestión dinámica del espectro en el nuevo acceso radio de 5G o mejoras en la eficiencia energética que se traducen directamente en mejoras en los servicios a los usuarios.

Desde un punto de vista más conceptual, y siguiendo la línea trazada por Huawei, se puede decir que expandimos los tres escenarios de servicios iniciales planteados para el 5G: comunicaciones móviles de banda ancha mejoradas, comunicaciones ultraconfiables de baja latencia y comunicaciones masivas máquina a máquina. Una ampliación sustentada en tres pilares, Uplink Centric Broadband Communication (UCBC), Real-Time Broadband Communication (RTBC) y Harmonized Communication and Sensing (HCS), todos ellos bajo el paraguas general de la migración del Internet of Everything al Intelligent Internet of EveryThing. Una transición que permite que aumente el número de potenciales verticales de aplicación y, por lo tanto, de aplicaciones de servicios.

 

¿Qué aplicaciones prácticas podría tener el 5.5G en el contexto actual?

Las aplicaciones prácticas, es decir, las grandes clasificaciones de servicios, no difieren de los que se preveían originalmente. Lo que sí permite esta evolución tecnológica es el desarrollo de los mecanismos que permiten hacerlo realidad de manera efectiva. Por ejemplo, las mejoras introducidas a nivel tecnológico y los cambios a nivel conceptual permiten la realidad extendida (XR) que es la integración entre la realidad virtual y la realidad aumentada dando lugar a sistemas holográficos mixtos. O también que las capacidades en términos de latencia nos permiten la implementación de las comunicaciones V2X (vehicle to everyting) que hace efectiva la conducción autónoma. Finalmente, la capacidad de conectividad y la mejora del ancho de banda impulsan las aplicaciones industriales de los interfaces ciberfísicos o la industria hiperconectada.

 

¿Hacia dónde debemos mirar en el futuro?

Es evidente que las comunicaciones móviles 5G, su evolución actual 5.5G y en el horizonte de la década de 2030 las 6G conforman el futuro de las comunicaciones, tanto entre seres humanos como entre seres humanos y dispositivos. Por lo tanto, es preciso continuar investigando y desarrollando la tecnología así como establecer el marco social y económico adecuado para que exista la aceptación por parte de la población y de las empresas de estas tecnologías, se perciba el beneficio que traen y, por lo tanto, se puedan seguir desarrollando.



Contenidos Patrocinados

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

SMS fraude falso Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: