Tecnología | Noticias | 27 AGO 2018

El Pentágono pretende que la inteligencia artificial tome el control del proceso científico

El proyecto Automating Scientific Knowledge Extraction, o ASKE, se convertirá en la primera oportunidad de investigación bajo el nuevo programa de Exploración de Inteligencia Artificial de DARPA, cuyo objetivo es desarrollar aplicaciones de inteligencia artificial de próxima generación.
darpha
Redacción

El Pentágono, a través de un proyecto lanzado por DARPA, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, está buscando esquipos para construir una herramienta de inteligencia artificial que pueda generar, probar y reniar automáticamente sus propias hipótesis científicas. 

Automatizando esencialmente los pasos del proceso científico, la herramienta permitiría a quienes toman las decisiones, tomar descubrimientos del laboratorio y aplicarlos rápidamente al mundo real, según la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa. 

 "La automatización de los procedimientos de inferencia basados en modelos podría aumentar la velocidad y la precisión con que estos modelos se pueden usar para abordar cuestiones clave de seguridad nacional en órdenes de magnitud. La agencia aseguró que el sistema podría utilizarse para verificar los resultados de los estudios científicos y monitorear los "eventos económicos, políticos, sociales o ambientales frágiles" explicaba DARPA en su web.

El proyecto Automating Scientific Knowledge Extraction, o ASKE, se convertirá en la primera oportunidad de investigación bajo el nuevo programa de Exploración de Inteligencia Artificial de DARPA, cuyo objetivo es desarrollar aplicaciones de inteligencia artificial de próxima generación. Los llamados sistemas de IA de "tercera ola" superarían las limitaciones de las herramientas existentes de aprendizaje automático y de inteligencia artificial basadas en reglas, dijo la agencia en el anuncio del programa.

Tal y como aclara DARPA, los modelos científicos pueden arrojar luz sobre sistemas complejos y predecir cómo podrían responder a cambios específicos, pero hoy en día la recopilación de información y la creación de esos modelos es una gran ayuda. Una vez desarrollado, el sistema ASKE actuaría más o menos como su propio científico, tomando modelos de investigaciones existentes y actualizándolos automáticamente para dar cuenta de la nueva información.

La herramienta se encargaría de localizar de forma automática nuevos datos y recursos científicos, diseccionarlos para obtener información útil, comparar esos hallazgos con la investigación existente y luego generar nuevos modelos, de acuerdo con el RFI. Eventualmente, según aclara DARPA, el sistema crearía y probaría sus propias hipótesis para refinar aún más sus predicciones.

"Las aplicaciones incluirán actualizaciones frecuentes de consultas especificadas por el usuario a medida que nuevos datos estén disponibles, respuesta rápida a desastres naturales emergentes u otras amenazas en tiempo real, e incluso inferencia totalmente automatizada con consultas generadas por la máquina". 

El programa se ejecutará en dos partes: los equipos estudiarán la viabilidad de la herramienta en la primera fase y demostrarán una prueba de concepto en la fase dos

Todo gran poder, conlleva una gran responsabilidad 

La inteligencia artificial es una herramienta poderosa cuyo uso debe controlarse con sumo cuidado. A principios de mes, un grupo de 116 expertos en robótica e inteligencia artificial aprovechó el Congreso Internacional de Inteligencia Artificial (IJCAI) celebrado en Australia, para a escribir una carta a Naciones Unidas.

Los expertos, entre los que se encuentran caras conocidas como la de Elon Musk,fundador de Tesla y SpaceX, y Mustafa Suleyman, cofundador de DeepMind (propiedad de Google), solicitaban la prohibición de la creación de robots y máquinas inteligentes para la guerra. "Las armas autónomas letales amenazan con convertirse en la tercera revolución bélica" explicaban. 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios