Chip
IA
Unión Europea
Tecnología
Supercomputación

“España puede decir que tiene el mejor centro de supercomputación de Europa”

El director del BSC-CNS, Mateo Valero, articula, en un encuentro impulsado por DigitalES, los retos que enfrenta la institución que capitanea y perfila la supercomputación como herramienta de futuro.

Mateo Valero
Mateo Valero, director del BSC-CNS, durante el encuentro con DigitalES.

Sosegado, claro y preciso. Así es el discurso de Mateo Valero, director del Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) y referente inequívoco dentro del panorama científico-tecnológico español. Cuando habla sienta cátedra, especialmente cuando es la supercomputación la que protagoniza la charla. Así lo ha vuelto a demostrar en el encuentro impulsado por DigitalES bajo el título Las mañanas del mañana, una clase maestra que ha perfilado a la supercomputación como herramienta imprescindible de futuro. “La supercomputación abarca problemas muy grandes y complejos; y en algunos casos, los superordenadores son la única herramienta que tenemos para asegurar el presente y el futuro”, ha asegurado.

En un escenario en el que los computadores se alzan como el tercer pilar de la ciencia y la tecnología, dirigir el foco hacia su figura resulta vital.  Algo que reivindican día a día con su labor los investigadores que conforman la plantilla del BSC-CNS. Allí, confiesa Valero, “siempre” han abanderado “hacer ciencia que sea excelente, pero que sea relevante, que sirva para resolver problemas”. “Nosotros somos un centro de investigación, pero ayudamos al tejido productivo de la sociedad transfiriendo conocimiento”. Para el ingeniero de telecomunicaciones “no tiene sentido investigar únicamente para escribir papers y que te referencien, aunque esto sea halagador”, como tampoco lo tiene entender la ciencia sin la colaboración. “El futuro no tiene límites”, reconoce, por eso trabajan con ahínco y determinación en el presente. “Hoy España puede decir que tiene el mejor centro de supercomputación de Europa”, asevera.

 

Retos y proyectos con nombre propio

Valero se reconoce como “animal universitario”, y en esta faceta no puede evitar reivindicar la formación como baza estratégica para el mañana: “Es básico”. Precisamente es el conocimiento adquirido, conjugado con la investigación y los avances tecnológicos, lo que ha llevado al BSC-CNS a desarrollar un importante conglomerado de lo que el director de la institución ha tildado de “singulares proyectos”. Entre los principales retos que destaca subraya cuatro áreas diferenciadas: la computación cuántica; las tecnologías del lenguaje natural; los gemelos digitales; y, por último, el diseño y la fabricación de semiconductores. Sobre esto, el BSC-CNS tiene mucho que decir y ofrecer.

A pesar de ser un tema manido, especialmente en los últimos años, la computación cuántica vive “un invierno polar”. “Por mucho que se diga, no hay en la actualidad ningún ordenador cuántico que le gane a un teléfono a hacer cosas”, pero se está viendo el futuro cada vez más cerca. Quizás por eso, apunta Mateo Valero, hay muchos proyectos en el tintero que están comenzando a ver la luz. En relación con estas iniciativas, destaca el director del BSC-CNS, “tengo el honor de decir que, en España, el Gobierno –hace un paréntesis para mencionar nombres propios como Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Roberto Sánchez, secretario de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, o Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial- ha organizado una serie de PERTES que son muy acertados en temas, con dinero más que adecuado”. Sin embargo, incide, ahora falta poner el foco en “la organización, en cómo realmente hacemos que eso trabaje, ya que podría cambiar muchas de las cosas que tradicionalmente llevamos muy retrasadas, como la computación cuántica”. En este sentido, reconoce Valero, Artigas “lo está potenciando” desde su cartera. Muestra de ello es que ha elegido al BSC-CNS como coordinador de un proyecto de computación cuántica en el que participan 31 instituciones españolas. Sobre la iniciativa, dice Valero, “es difícil, es un tema en sí complicado, pero es fundamental, por eso es necesario que los investigadores aprendamos algoritmos cuánticos”.

 

"Los próximos Premio Nobel de Literatura o de Medicina serán ganados por informáticos”

 

 

Otra de las verticales se refiere, sin duda, al lenguaje natural. “El computador tiene muchos datos que provienen de textos, vídeos, conversaciones… Con esta tecnología podemos utilizar técnicas de la inteligencia artificial para sacar lo básico y, a partir de ahí, deducir cosas”. En este contexto destaca el proyecto MarIA, una iniciativa que capitanea la secretaria de Estado de Digitalización e IA en colaboración con la coordinación del BSC-CNS. En este punto Valero pone los puntos sobre las íes y afirma tajante que “no sé si los políticos saben que no podemos dejar esto [el español como lengua] en manos de multinacionales como Google o Amazon, es como poner el lobo a cuidar de las ovejas”. Además, prosigue, “cómo es el español y cómo será en el futuro lo tenemos que decidir los españoles, no podemos dejar que otros quiten palabras o construcciones, es un tema estratégico muy importante”. Hoy en día, MarIA es una realidad, y pone cuidado en desarrollar las tecnologías del lenguaje natural con el español como punta de lanza. “Debemos avanzar en el cuidado y la explotación de la lengua. Gracias a las técnicas del lenguaje natural –y a su infinidad de aplicaciones prácticas- en un futuro el Premio Nobel de Literatura o de Medicina se lo darán a un informático”.

Los supercomputadores, los datos, los cálculos y las técnicas de inteligencia artificial permiten iniciar y mejorar algunos gemelos digitales. Y precisamente hablando de gemelos digitales, esas representaciones virtuales de aquello que se desea conocer más a fondo, el director del BSC-CNS destaca dos iniciativas relevantes: Destination Earth, una simulación completa del planeta Tierra, y la creación de un gemelo digital del hombre, del ser humano. Sobre este último, Valero confiesa enfrentarse al “verdadero reto”, ya que “sería una representación muy clara de lo que es nuestro cuerpo que puede ser utilizado para prevenir enfermedades, pero también para informar sobre cualquier mejora o avance que haya” en el tratamiento de otras patologías. “Es un gran desafío, pero ya hemos empezado a hacer cosas, por ejemplo, los biosimuladores”.

 

Influencia en Europa

Para Valero hace años que la “autonomía tecnológica” de Europa es una obsesión. Así lo aseguró en la entrevista concedida a ComputerWorld en el marco del ISC 2022 celebrado en Hamburgo: “Europa tiene que ser autónoma para tener acceso a las tecnologías que necesita para llevar a cabo sus ideas”. También lo ha reconocido en esta ocasión, incidiendo en que necesitamos  más “altos cargos españoles en Bruselas” que adviertan de oportunidades. Sin embargo, en la actualidad, uno de los baluartes estratégicos más sólidos se corresponde con el diseño y la fabricación de chips. “Llevamos cinco años trabajando en la creación de un flagship o buque insignia para ello. Un esfuerzo que también están realizando desde la Administración, según apunta Valero. Por ejemplo, señala directamente, el encuentro producido entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el consejero delegado de Intel, Pat Gelsinger, en el foro internacional de Davos donde anunciaron oficialmente la localización escogida para desarrollar un laboratorio de diseño de microchips y semiconductores: la Ciudad Condal. Un “noviazgo” que se validó en la ciudad alemana.



TE PUEDE INTERESAR...

Contenido Destacado

Webinar Ondemand

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Black Friday Checklist Infobip

Be Data Ready

Partnerzones



Registro:

Eventos:

 

Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research