Tecnología | Noticias | 06 ABR 2020

Geolocalización y ‘big data’, las armas tecnológicas contra la pandemia

Mientras que el INE analiza datos de 40 millones de teléfonos móviles en toda España para estudiar el efecto de las medidas gubernamentales sobre la movilidad de la población, la aplicación oficial desarrollada para frenar la COVID-19 ya está disponible, además de en Madrid, en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura.
móvil smartphone metro
Redacción

¿Qué efectos están teniendo las medidas tomadas por el Gobierno sobre la movilidad de la población durante el estado de alarma? ¿Aumentan o disminuyen los desplazamientos entre territorios? ¿Existen zonas con mayor concentración de población que otras? Estas son algunas de las cuestiones a las que tratará de responder el Instituto Nacional de Estadística (INE) con DATAcovid, que es como se denomina el estudio que está elaborando con el impulso de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, perteneciente a la Vicepresidencia Tercera del Gobierno y Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital liderada por Nadia Calviño.

Con esta iniciativa se pretende mejorar la toma de decisiones del Gobierno en la gestión de la emergencia sanitaria mediante el uso de dos armas tecnológicas: la geolocalización y big data. Para ello y con ayuda de los operadores de telecomunicaciones, con los que el INE ha colaborado previamente para otras investigaciones, el Instituto rastreará unos 40 millones de teléfonos móviles en España, de los que analizará sus datos (eso sí, de forma anónima y agregada) para conocer los desplazamientos de la población. 

El estudio, tal y como publica la orden del BOE por la que el Ministerio de Sanidad encomienda a la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial el desarrollo de diversas actuaciones (entre ellas el desarrollo de una app) para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, no rastrea movimientos individuales, sino que “emplea datos de posicionamiento de los dispositivos móviles, anónimos y agregados, proporcionados directamente por los operadores y eliminando cualquier información personal, sin identificar ni realizar seguimientos de números de teléfono o titulares de forma individual”. La iniciativa, que arrancará con un piloto en la Comunidad Valenciana y se llevará a cabo mientras dure la emergencia sanitaria y hasta que se restablezca la normalidad, “no vulnera la normativa española de protección de datos”, reiteran sus promotores. Como insisten mediante un comunicado, “no entra en conflicto con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) o la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y sigue las directrices marcadas por la Agencia Española de Protección de Datos”.

Además, recuerdan desde la Secretaría de Estado, la normativa sanitaria vigente ampara a las autoridades competentes a usar datos con fines de investigación en situaciones excepcionales y de gravedad para la salud pública como la actual. El responsable del tratamiento de estos datos será el Instituto Nacional de Estadística.

Desde la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP), su presidente, el abogado Marcos Judel, asevera a ComputerWorld que aunque a priori el estudio del INE "puede parecer excesivo y causar temor a un espionaje ilegítimo y una vulneración de nuestra privacidad, cuando se analiza la metodología que se aplica por parte de las operadoras de telefonía, no hay motivo para la alarma, pues se realiza de forma que se anonimiza toda la información personal, se aplican técnicas para que no se pueda reidentificar a quien hay detrás de las líneas y se convierte todo en información estadística, que es la que manejaría el Estado, y todo ello se realiza según la normativa de protección de datos. Es decir, que hay una importante labor para respetar nuestros derechos constitucionales de la vida y de la privacidad".

No obstante, desde la Asociación de Internautas, su presidenta, Ofelia Tejerina, apunta que sí ve alguna laguna legal en esta iniciativa. "Se persigue hacer un estudio de la movilidad o controlar los movimientos de los ciudadanos? Hay que indicarlo de forma clara. No cuestiono la necesidad de estos controles, pero sí que haya mayor precisión en estos aspectos y que no se pueda reidentificar después a los usuarios para otros aspectos. En mi opinión hace falta mayor transparencia".  

'App' para frenar la COVID-19

El Gobierno está además impulsando el uso de una app llamada AsistenciaCOVID-19 para mejorar la gestión de la pandemia en toda España. La iniciativa surgió por parte de un grupo de emprendedores de Madrid, primera comunidad donde se puso en marcha como piloto. Las compañías CARTO, ForceManager y Mendesaltaren, con el apoyo y colaboración de Telefónica, Ferrovial, Google y Santander, han cedido equipos y capacidades para desarrollar el proyecto. En este también colaboran expertos en derecho, ética, programación, aplicaciones móviles y salud.

AsistenciaCOVID-19 ya está disponible, además de en Madrid, en Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura. El Gobierno tiene previsto liberar el código fuente para que otros organismos oficiales puedan implementar sus propias versiones de la aplicación, adaptando la herramienta a su protocolo sanitario de autoevaluación y triaje. “Nuestra intención es que todas las comunidades autónomas puedan acceder a la misma velocidad a los beneficios que la tecnología pone a nuestra disposición en esta lucha común contra la pandemia”, en palabras de Carme Artigas, secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

La portavoz asegura que otras organizaciones internacionales han mostrado interés en esta aplicación para utilizarla a sus respectivos ámbitos.

El objetivo de esta iniciativa, aseguran desde la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, es "descongestionar los teléfonos de atención sanitaria de las comunidades autónomas, a la vez que ofrecer información oficial y de confianza a la ciudadanía". La herramienta, que permitirá disponer de datos unificados y homogéneos de forma que se pueda mejorar la gestión de la epidemia a nivel nacional, no solo puede utilizarse a través del móvil sino también de la web y permite realizar autodiagnósticos, acceder a recomendaciones de actuación e información actualizada y recibir recordatorios para realizar un seguimiento periódico del estado de salud. "En ningún caso constituye un servicio de diagnóstico médico, de atención de urgencias o de prescripción de tratamientos farmacológicos", recuerdan desde el organismo.

A través del sistema de geolocalización vía GPS del teléfono móvil, y con el permiso del usuario, se validará la comunidad autónoma en la que se encuentra éste para personalizar las respuestas en función de los protocolos de cada una de ellas. "Los datos personales serán conservados durante el tiempo que perdure la crisis sanitaria y, una vez finalizada, serán agregados de forma anónima para tratarlos con fines estadísticos, de investigación o de planteamiento de políticas públicas, durante un período máximo de dos años", explican desde la Secretaría.

Respecto a esta aplicación y otras que están surgiendo Tejerina, de la AI, indica que "aunque puedan coexistir varias apps para controlar la pandemia en el mercado, no es lo deseable. Además, debería haber un único responsable del tratamiento de los datos para evitar problemas de privacidad".

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios