Chips
Tecnología

Japón restringe las exportaciones de equipos de fabricación de chips con destino China

El país del sol naciente se suma al veto norteamericano y anuncia un paquete de restricciones en materia de semiconductores para su exportación a China. Así es cómo afectará la nueva medida.

microchip, chip
Créditos: Brian Kostiuk (Unsplash).

Japón sella su alianza con Washington al unirse al veto tecnológico norteamericano. El país del sol naciente ha anunciado que restringirá las exportaciones de veintitrés tipos de equipos de fabricación de semiconductores, alineando sus controles comerciales tecnológicos con la presión de Estados Unidos para frenar la capacidad de China de fabricar chips avanzados. Japón, sede de importantes fabricantes de equipos de semiconductores como Nikon o Tokyo Electron, no mencionó explícitamente a China como objetivo de las restricciones, pero aseguró que los fabricantes deberán solicitar permisos de exportación para todas las regiones tal y como avanza Reuters. “Estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad como nación tecnológica para contribuir a la paz y a la estabilidad internacionales”, defendió el ministro de Economía, Comercio e Industria, Yasutoshi Nishimura.

 

Incorporaciones a la causa americana

En este sentido Japón quiere impedir que su avanzada tecnología se emplee con fines militares, aunque asegura a través de portavoces institucionales que “no tiene en mente a ningún país en concreto”. La decisión, que se produce justo antes de una visita del ministro japonés de Asuntos Exteriores, Yoshimasa Hayashi, a Pekín, se considera una gran victoria para Estados Unidos que en octubre anunció sendas restricciones para frenar el avance tecnológico de China. “Politizar, instrumentalizar y convertir en armas las cuestiones económicas y tecnológicas con el fin de perturbar la estabilidad de la producción mundial y las cadenas de suministro solo perjudicará a los demás y a uno mismo”, aseguró el portavoz del Ministerio de Auntos Exteriores chino, Mao Ning.

En esta lucha abierta por la soberanía de los semiconductores y el liderazgo tecnológico, Estados Unidos necesita la cooperación de dos pesos pesados de la industria para que sus medidas sean eficaces y sus empresas no se enfrenten a una desventaja competitiva: Japón y Países Bajos. Ambas potencias acordaron el pasado mes de enero unirse a Estados Unidos en la restricción de las exportaciones a China de equipos que pudieran utilizarse para fabricar chips de menos de 14 nanómetros. A comienzos del mes, los Países Bajos anunciaron públicamente que planeaban restringir la exportación de equipos de fabricación como los de ASML Holding, dominantes en el mercado de los sistemas de litografía utilizados para crear los diminutos circuitos de los chips. A modo de réplica, China ha acusado a Estados Unidos de ser una “hegemonía tecnológica” y ha instado a Holanda a no seguirle el juego.

 

Impacto previsto

A partir del próximo mes de julio, Japón impondrá controles a la exportación de seis categorías de equipos utilizados en la fabricación de chips, incluidos los de limpieza, deposición, litografía y grabado. Las empresas chinas "perderán el acceso a más productos de las empresas japonesas que producen equipos para la fabricación de chips. Las fábricas de chips chinas se centran ahora sobre todo en nodos maduros, a los que se supone que esto no afectará, pero habrá que ver cómo evoluciona", dijo Stew Randall, quien sigue el sector de semiconductores de China a través de la consultora Intralink.

Es probable que los controles afecten a los equipos fabricados por, al menos, una docena de empresas como Screen Holdings y Advantest, aunque el ministro Nishimura, sin dar más detalles, manifestó que esperaba un impacto limitado en las empresas nacionales. A este respecto un portavoz de Nikon añadió que las ventas de dos de sus máquinas litográficas se verán previsiblemente afectadas, aunque no está claro su impacto en los beneficios. "Seguiremos cumpliendo todas las normas y trabajaremos para maximizar nuestros resultados dentro de ellas", declaró el portavoz. Tokyo Electron, Advantest y Screen también afirmaron que acatarán las nuevas restricciones a la exportación, pero no dijeron qué impacto podría tener el control en sus negocios.

Las restricciones supondrán un duro golpe para los fabricantes de equipos japoneses, dada la ausencia de un mercado nacional de chips fuerte, afirmó Takamoto Suzuki, responsable de Investigación económica de Marubeni en China. "Socavará el desarrollo del mercado de las empresas japonesas y sin duda reducirá su competitividad desde el punto de vista normativo", incidió.

 

Objetivo: recuperar la soberanía de antaño

Japón dominó en su día la producción de chips, pero su cuota de mercado se ha reducido al 10%. Aun así, sigue siendo uno de los principales proveedores de máquinas de fabricación de chips y materiales semiconductores. Tokyo Electron y Screen fabrican alrededor de una quinta parte de las herramientas de fabricación de chips del mundo, mientras que Shin-Etsu Chemical y Sumco producen la mayoría de las obleas de silicona. "Si se adopta una perspectiva a largo plazo, el efecto disminuirá, con la entrada en funcionamiento de nuevas plantas de semiconductores en lugares como Estados Unidos y Japón", afirma Takahiro Shinada, profesor de la Universidad de Tohoku.



Webinar ondemand

Contenido Patrocinado

Forma parte de nuestra comunidad

 

¿Te interesan nuestras conferencias?

 

 
Cobertura de nuestros encuentros
 
 
 
 
Lee aquí nuestra revista de canal

DealerWorld Digital