Actualidad
Inteligencia artificial
Estados Unidos

La Administración Biden despliega un plan propio sobre inteligencia artificial

El Gobierno estadounidense ha anunciado un nuevo paquete de iniciativas destinadas a paliar los posibles daños que pueda causar la inteligencia artificial bajo un único paraguas: la Carta de Derechos de IA.

La Casa Blanca / WhiteHouse

Estados Unidos parece haber puesto el foco sobre una de las tecnologías más punteras de esta nueva era: la inteligencia artificial (IA). De hecho, la Administración Biden ha desplegado una serie de ambiciosos objetivos dirigidos a paliar los posibles daños que pueda causar la IA, incluyendo directrices sobre cómo proteger la información personal y limitar la vigilancia. El plan de acción impulsado desde la Casa Blanca para crear una Carta de Derechos de Inteligencia Artificial no fija acciones específicas de ejecución, según han apuntado funcionarios del Gobierno, sino que ha sido presentada como un llamado a la acción para proteger los derechos digitales y civiles en un mundo lleno de inteligencia artificial.

Una medida que llega en un momento en el que la Unión Europea (UE) continúa dando pasos en firme hacia la regulación de los sistemas de alto riesgo, mientras Estados Unidos ni siquiera se ha acercado a una ley integral para regular el uso de la citada tecnología. El nuevo anuncio ha supuesto una oportunidad para el tándem Biden-Harris que ha llamado a la unidad: “necesitamos trabajar juntos, no solo en el  gobierno, sino en todos los sectores, para poner realmente la equidad y los derechos civiles en el centro de las formas en que hacemos, usamos y gobernamos las tecnologías”. Así lo confirmó Alondra Nelson, vicedirectora de Ciencia y Sociedad en la Oficina de la Casa Blanca de Políticas de Ciencia y Tecnología. 

 

Directrices propuestas

La propuesta de la Casa Blanca aboga por la protección de todos los individuos afincados en territorio norteamericano contra sistemas inseguros o ineficaces, discriminación por algoritmos y recopilación abusiva de datos. Además, defiende que también deberían tener derecho a recibir notificaciones y explicaciones sobre los programas de IA que encuentren. Siguiendo esta misma estela, la Declaración de Derechos también pide a las empresas, agencias gubernamentales y otros entes que adopten IA que realicen pruebas y supervisen concienzudamente las políticas, además de publicar los resultados, para que las partes interesadas puedan entender cuál es el "punto de partida razonable" para tomar parte en los problemas que puedan surgir.

 

Nota discordante

Cabe destacar que esta nueva iniciativa no cuenta con respaldo legislativo, por lo que los reguladores, según recoge Reuters, continuarían aplicando las reglas existentes a los sistemas de vanguardia. En este escenario, la nota discordante ha venido por parte de la Cámara de Comercio estadounidense al advertir que la propuesta no vinculante podría perjudicar a las empresas estadounidenses si se convierten en reglas. "Hay algunas recomendaciones en AI Blueprint que, si los legisladores las promulgan como reglas, podrían poner trabas a la capacidad de Estados Unidos para competir en el escenario global", afirmó Jordan Crenshaw, miembro de la Cámara.



Contenidos Patrocinados

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

SMS fraude falso Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: