Red
Infraestructura

La adopción de NaaS prosperará a pesar de los desafíos de la migración

Las empresas están adoptando las ofertas de red como servicio (NaaS) a medida que van superando el bombo que le dan los proveedores, los obstáculos presupuestarios y los retos de los sistemas heredados.

redes

La red como servicio (NaaS) está cobrando impulso, ofreciendo un modelo basado en la suscripción que elimina la necesidad de que las empresas posean, construyan y mantengan su propia infraestructura de red. Al sustituir las VPN convencionales centradas en el hardware, los dispositivos de cortafuegos, los equilibradores de carga y las conexiones MPLS, la tecnología NaaS promete a quienes la adopten la capacidad de aumentar y reducir rápidamente su tamaño en función de la demanda, al tiempo que elimina los costes de hardware y refuerza la seguridad de la red y los niveles de servicio.

 

Por qué las empresas adoptan NaaS

En general, las empresas se sienten atraídas por el modelo NaaS por la posibilidad de consumir servicios de red escalables a un coste predecible, a la vez que desplazan el gasto de los gastos de capital a los gastos operativos, afirma Robert Smallwood, vicepresidente de tecnología de la empresa de gestión de servicios de TI General Dynamics Information Technology (GDIT).

Las principales ventajas de NaaS son la rapidez de despliegue, el escalado bajo demanda, las actualizaciones de modernización sin intervención y el acceso a la experiencia necesaria para diseñar y mantener la cada vez más compleja malla de redes interconectadas de hoy en día.

La adopción de NaaS también puede ayudar a los responsables de TI a alinear los recursos limitados con los objetivos empresariales estratégicos. "Liberar los recursos internos de TI de una organización para volver a centrarse y priorizar en la medición y el cumplimiento de los objetivos empresariales tiene un poder considerable", afirma John Chambers, director del equipo de soluciones de redes y comunicaciones unificadas de la empresa de consultoría empresarial RSM US.

Las perspectivas de NaaS a cinco años parecen prometedoras, afirma Smallwood. Gartner predice que el 15% de las empresas adoptarán el NaaS a finales de 2024, frente a menos del 1% en 2021, afirma. Mordor Intelligence, por su parte, prevé una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) para NaaS del 33% entre 2021 y 2026.

 

SD-WAN, SASE, Wi-Fi gestionado y más

El paraguas de NaaS abarca una amplia gama de servicios de red, incluido el acceso remoto, la conectividad privada L2 o L3 bajo demanda (incluida la VPN), SD-WAN segura, SASE, herramientas de seguridad, Wi-Fi gestionado en la nube, servicios LTE privados, servicios empresariales 5G y servicios de Ethernet metropolitana.

Smallwood dice que ve que muchas empresas están adoptando un enfoque metódico para la adopción de NaaS, comenzando con casos de uso más fáciles y maduros, como el acceso remoto y SD-WAN, y luego pasando a servicios más holísticos.

Entre los principales proveedores de NaaS se encuentran proveedores de servicios en la nube como Amazon, Microsoft y Rackspace, así como proveedores de servicios de comunicación tradicionales, como AT&T, Level 3 Communications y Verizon. Otros actores son Akamai, Alkira, Amdoc, Aryaka, Cisco, Megaport, PacketFabric, PaloAlto Networks y Perimeter 81.

"Vemos que siguen surgiendo proveedores de nicho a medida que se identifican las carencias de los servicios", señala Smallwood.

La NaaS seguirá creciendo y madurando allí donde las funciones de red necesarias puedan virtualizarse y desplegarse en la nube, afirma Mark Allen, director de servicios de asesoramiento de redes de la empresa de investigación y asesoramiento tecnológico ISG. "Las mayores oportunidades de crecimiento vendrán de la mano de la abstracción de las funciones de red, que se alejan de los costosos requisitos de los equipos locales y se convierten en servicios fácilmente consumibles con estructuras comerciales que se adaptan a la demanda de una empresa determinada", afirma.

Aunque muchos proveedores afirman que proporcionan un servicio NaaS, algunas ofertas son en realidad poco más que una construcción de financiación subyacente en lugar de un verdadero servicio, dice Allen. Hoy en día, hay muchas soluciones puramente "XaaS" para diversas funciones que antes dependían del hardware físico en las instalaciones del cliente", señala. La seguridad, el acceso remoto y la VPN se ofrecen cada vez más como servicios NaaS.

 

La pandemia estimula la adopción de NaaS

Los primeros en adoptar el NaaS tienden a ser empresas pequeñas y medianas con niveles relativamente bajos de deuda técnica, así como organizaciones ágiles que están dispuestas a asumir un cierto grado de riesgo, dice Allen.

La NaaS también está atrayendo a empresas que luchan con flujos de datos a gran escala, como las organizaciones de publicidad y comercio electrónico, además de clientes con intensos requisitos de seguridad, como las empresas de servicios sanitarios y financieros, afirma Alexander Wurm, analista de la empresa de investigación y asesoramiento tecnológico Nucleus Research.

Otros usuarios tempranos son las empresas maduras que comprenden perfectamente los servicios que necesitarán para tener éxito a largo plazo. "Estas organizaciones ya han adoptado otros servicios en un modelo as-a-service y entienden lo que se necesita para pasar con éxito a esos modelos de entrega", dice Smallwood. Otros adoptantes tempranos son empresas con presupuestos limitados que ven la NaaS como una vía para reducir algunos de sus gastos de capital.

La pandemia también ha desempeñado un papel importante a la hora de estimular la adopción de NaaS, afirma Chambers. "Durante los primeros días de la COVID-19 hubo un rápido impulso para que los usuarios pudieran conectarse de forma rápida, fiable y segura desde cualquier lugar y en cualquier momento", afirma. "Esto obligó a muchas empresas a realizar compras de hardware/software e implementaciones rápidas que aceleraron un aumento ya notable de la complejidad general de la red en los últimos años".

Desgraciadamente, muchas organizaciones se enfrentaron a serios retos al tratar de seguir el ritmo de los cambios repentinamente esenciales. "Las empresas que necesitan ampliar o reducir rápidamente sus capacidades de infraestructura de red, o las que están en la cúspide de una actividad importante del ciclo de vida de la infraestructura de TI, se han convertido en los principales candidatos a la adopción de NaaS", afirma Chambers.

Lo más fácil es que las organizaciones adopten ofertas de NaaS a pequeña escala para comprender cómo evaluar el riesgo y las recompensas potenciales y determinar la alineación general con los requisitos de su organización. "Los proveedores de NaaS deben ofrecer diferentes niveles de servicio que permitan a la empresa/organización elegir el grado de NaaS", afirma Smallwood. "Esto podría incluir una suscripción de sólo hardware, un servicio gestionado, o un verdadero NaaS completo donde el proveedor posee, instala y opera todo el equipo".

Las empresas, por su parte, tendrán que mirar más allá de su miedo inicial al cambio y a la percepción de pérdida de control para "reconocer los beneficios reales que el NaaS podría proporcionarles, especialmente en este mundo de trabajo remoto, centrado en la seguridad y más dependiente de la nube", dice Chambers.

A medida que se virtualicen y empaqueten más servicios para facilitar su uso, el mercado de NaaS seguirá creciendo rápidamente, afirma Allen. "NaaS se beneficiará de que las empresas sigan adoptando modelos de fuerza de trabajo híbrida, especialmente en la era post-pandémica", añade.

 

Problemas de migración de NaaS

Si se aborda de forma inteligente, la migración a NaaS no debería ser especialmente difícil ni requerir mucho tiempo, según Allen. "La parte más complicada es la fase previa, es decir, poner la casa en orden antes de que un cambio tecnológico significativo pueda tener éxito", afirma. "Esto implica auditar la red y segmentar adecuadamente las funciones para la transformación a NaaS mientras se determina qué hacer con las que no lo son".

Los despliegues brownfield tienden a ser más desafiantes que las instalaciones greenfield, observa Smallwood. "Por ejemplo, en los despliegues brownfield, puede haber problemas de compatibilidad cuando la infraestructura del proveedor de NaaS no es compatible con los sistemas heredados", dice. "La migración de aplicaciones y procesos puede ser un reto si esas aplicaciones y procesos se ejecutan en centros de datos locales y no en la nube".

Otro posible escollo es que el proveedor de NaaS puede tener sólo un número limitado de las APIs necesarias para trasladar con éxito los servicios de red heredados al modelo NaaS. "Tener varios proveedores que proporcionan diferentes partes de los servicios de red también puede complicar el paso a NaaS", dice Smallwood.

Además, los clientes y proveedores de NaaS suelen tener puntos de vista divergentes.

"A menudo vemos un abismo entre la comprensión del proveedor y del cliente de lo que es posible y aplicable", dice Allen. En un mercado complejo y en evolución, los proveedores se apilan en diferentes niveles de madurez, lo que colorea sus definiciones y ofertas de servicios. Sugiere llevar a cabo un proceso de solicitud de soluciones (RFS) para determinar un conjunto adecuado de proveedores. "Durante la RFS, las áreas de especial preocupación deben incluir los compromisos de plazo, el coste, la estructura de facturación y la tecnología utilizada", dice Allen.

Smallwood recomienda probar las aguas del NaaS con proyectos pequeños y claramente identificados, y pasar a empresas más complejas a medida que se adquiere experiencia con el tiempo. "Estamos viendo un mayor interés en los modelos as-a-service como NaaS, pero también un poco de confusión en cuanto a cómo pasar las organizaciones de los modelos de TI heredados a los modelos as-a-service", señala. 

Tal vez los candidatos a NaaS más difíciles sean las empresas que ejecutan aplicaciones y sistemas críticos dentro de sus centros de datos locales, no dentro de una nube pública o privada. A estas organizaciones les puede resultar más difícil cambiar a NaaS que a las que ya están totalmente inmersas en la nube.

Para las organizaciones vinculadas a los centros de datos físicos, Chambers aconseja adoptar un enfoque de "arrastrarse, caminar y correr". "Por ejemplo, una empresa que esté considerando una implementación de SD-WAN podría elegir un enfoque NaaS para el presupuesto, la implementación y la gestión continua de la plataforma SD-WAN, en lugar de un modelo de adopción CapEx heredado y sus limitaciones y riesgos inherentes, es decir, menos escalabilidad y flexibilidad."

Smallwood cree que no habrá vuelta atrás en la NaaS, ya que su adopción sigue creciendo rápidamente en los próximos años, pero puede requerir un cambio de actitud. "La adopción exitosa de los modelos as-a-service, como NaaS, se ve desafiada por personas con mentalidad heredada que temen la falta de control y no pueden identificar definitivamente los resultados medibles que requieren de los servicios", dice.



TE PUEDE INTERESAR...

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: