Tecnología | Noticias | 17 FEB 2020

La búsqueda de la agilidad: la columna vertebral del éxito

La agilidad es un factor determinante para la ventaja competitiva de un negocio. Pero, ¿a qué nos referimos con agilidad? Muchos usan el concepto como sinónimo de velocidad, productividad, adaptabilidad o incluso como las tres a la vez, pero ¿qué significa realmente?
Redes, internet
Mario Calle (GTT Communications)

Nuestra cambiante época digital ha creado una incertidumbre acerca del futuro y de cómo un negocio o industria se transformará en pocos años. La digitalización está cambiando a pasos agigantados el día a día de las organizaciones a todos los niveles, desde la creación de nuevos modelos de negocio hasta el cambio de la forma en que las empresas interactúan y la manera en que se presta servicio al consumidor. La agilidad es un factor determinante para la ventaja competitiva de un negocio. Pero, ¿a qué nos referimos con agilidad? Muchos usan el concepto como sinónimo de velocidad, productividad, adaptabilidad o incluso como las tres a la vez, pero ¿qué significa realmente?

 

Definir agilidad

En primer lugar, el término “agilidad” se está convirtiendo en sinónimo de transformación digital y es la última palabra de moda en la industria IT. Cuando se trata de identificar la diferencia entre desarrollo ágil y prácticas ágiles, es más fácil entender la definición. Sin embargo, es importante comprender que ambas van de la mano en el contexto de redes.

A medida que las empresas continúan centrándose en la transformación digital, se vuelven dependientes de la red que pasa a llevar todos sus procesos de negocio y afecta a su productividad. Por ejemplo, una empresa podría optar por realizar sprints y organizar reuniones en un intento de conseguir rápidamente una ventaja competitiva. Sin embargo, esto se puede venir abajo si su infraestructura de red no puede asegurar estos rápidos y continuos cambios el negocio ya que no los podrá desarrollar. De la misma manera, si el negocio depende de aplicaciones en la nube ágiles, debe asegurarse de un rendimiento consistente para ofrecer una experiencia sin costuras. Todo ello depende de una red robusta.

 

Hacer realidad la ventaja de ser el primero en llegar

Al hablar de las necesidades del consumidor y la voluntad de crear procesos de negocio más eficientes, las organizaciones están, cada vez más, motivadas por la necesidad de transformarse digitalmente. De la misma manera, la explosión del tráfico de aplicaciones a la nube, y la necesidad de homogeneizar el rendimiento de la red en todas las sedes demuestra que la manera en la que las organizaciones diseñan sus redes tiene que cambiar. 

Para conseguir realmente la ventaja competitiva de golpear primero y convertirse en el líder de la industria, los negocios necesitan ajustarse a los mercados, a las demandas de los consumidores y a las exigencias de los nuevos modelos de negocio. Para ello, el rendimiento y la optimización de costes son factores esenciales que aseguran la estabilidad y competitividad.

 

Migrar a un mundo basado en aplicaciones

Para resolver el problema de la agilidad, las organizaciones tienen que identificar los aspectos fundamentales para conseguir hacer de esta una realidad en un contexto de trabajo en la red. En primer lugar, los negocios se tienen que asegurar de que la red se adapte a las aplicaciones, que sea previsible, accesible y que esté  integrada en la nube. Las aplicaciones se distribuyen en los entornos de IT, algunas viven en el centro de datos, otras en el “Edge” y el resto integradas en la nube. Esto quiere decir que las organizaciones necesitan la habilidad de conectarse y acceder a cualquiera aplicación sin tener en cuenta su ubicación. Una red basada en aplicaciones puede identificar y clasificar estas y aplicar la optimización más adecuada para garantizar el máximo rendimiento por usuario.

En una economía digital hay poco margen para un rendimiento no óptimo de las aplicaciones, ya que las empresas, los empleados y los clientes esperan una experiencia uniforme y sin problemas, incluso cuando utilizan una red en la nube. Esto significa que una conectividad de red segura necesita abarcar también la nube para ofrecer una mayor flexibilidad, agilidad y escalabilidad. Además, las organizaciones deben ser capaces de garantizar una disponibilidad sostenida  de la red aprovechando la capacidad de tener dos o más líneas operando como solución previa a un posible fallo del sistema.

 

Adaptabilidad y flexibilidad

En segundo lugar, es innegable que para conseguir la agilidad, la red necesita ser flexible, disponible bajo demanda y fácil de gestionar. Las organizaciones necesitan la habilidad para realizar cambios en tiempo real en el acceso de los usuarios o en el ancho de banda, ya sea para dar soporte a proyectos específicos o para hacer frente a un pico en la carga de trabajo de los empleados durante un corto periodo de tiempo.

Igualmente, la organización necesita poder prever cambios. Con una política de gestión automatizada, las organizaciones tendrán la capacidad de implementar cualquier cambio o actualización en la red de la empresa a gran celeridad, independientemente de su ubicación.

 

Un nuevo enfoque de redes

Para hacer de este ideal una realidad, las compañías necesitan considerar cómo pueden rediseñar su red en esta época digital. La agilidad sobre todo, permite a las empresas a pivotar rápidamente en busca de respuestas a cualquier cambio, lo que puede requerir la introducción de nuevos productos o servicios, la necesidad de entrar en un nuevo mercado o incluso crear un nuevo modelo de negocio centrado en lo digital.

Seleccionar la tecnología de red adecuada debe convertirse en una prioridad para las empresas. Combinando el poder de internet con un mejor uso del software y las tecnologías de virtualización utilizando SD-WAN, permitirá a las empresas adaptarse a las numerosas demandas y dependencias que encuentran en la red.

 

Responder con rapidez es la nueva realidad

En los próximos años la solución SD-WAN está bien posicionada para convertirse en un facilitador estratégico para las compañías, ayudándoles a aumentar su eficiencia, potenciar su rendimiento y mejorar su seguridad sin elevar sus costes. La tecnología SD-WAN promete el aprovisionamiento sin intervención, lo que permite un tiempo de implementación de servicios más rápido. La compatibilidad de SD-WAN con los CPE universales también crea la posibilidad del servicio en cadena, proporcionando la habilidad y funcionalidad de trabajo en la red, así como la optimización de la WAN y la mejora de la seguridad sin el tiempo y el gasto que supone el despliegue de hardware adicional. Al priorizar un nuevo enfoque de red, las organizaciones pueden prepararse eficazmente para el futuro y conservar su ventaja competitiva.

Por ejemplo, Europac, la marca internacional de embalajes, ha optado por la tecnología SD-WAN para obtener una ventaja competitiva. Ha utilizado esta solución, consiguiendo con ello una mayor flexibilidad y optimización de su red de trabajo para dar soporte a las aplicaciones en la nube. De esta forma, otorga a la organización la agilidad necesaria para apoyar su estrategia de transformación digital.

Con cada vez más empresas de todos los sectores y localizaciones están digitalizando sus servicios, es hora de adoptar SD-WAN para apoyar un futuro basado en la nube y obtener la agilidad necesaria para un mundo digital. La solución SD-WAN ofrece a las empresas un mayor control de su red, mejora la visibilidad y favorece el rendimiento al mismo tiempo que ofrece eficiencia en el ancho de banda, todo ello sin aumentar los costes.

Al adoptar la tecnología SD-WAN, es importante encontrar las características que simplifiquen la gestión de la red. Las soluciones que permiten a las empresas usar un único dispositivo para conectarse a múltiples funciones, gestionar las actualizaciones del software, reducir el coste del hardware y simplificar las instalaciones, consolidarán las funciones de la red. Por lo tanto, se mejorará la agilidad y facilitará el despliegue de nuevos servicios de red.

 

El autor de este artículo es Mario Calle, vicepresidente para España de GTT Communications

 

 

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios