Chip
China
Estados Unidos

Las restricciones estadounidenses de chips a China propician la caída de sus acciones TIC

Mientras EE.UU continúa su batalla por obstaculizar la industria china de semiconductores con el anuncio de nuevas restricciones, las acciones tecnológicas del gigante asiático se desploman.

CHINA-USA

Estados Unidos mantiene el fuego abierto contra China en materia de soberanía tecnológica. Y es que la Administración Biden ha vuelto a reavivar la llama tras el anuncio de un nuevo paquete de restricciones, entre las que se incluye una medida para aislar a China de ciertos chips fabricados en cualquier parte del mundo con equipos estadounidenses. Un movimiento estratégico que, mediante la ampliación del alcance de sus propuestas, supone un fuerte varapalo a la tecnología de Pekín. De hecho, las consecuencias ya han sido notables para las principales empresas tecnológicas originarias del gigante asiático que han visto caer precipitadamente el valor de sus acciones.

 

Un cambio en la política estadounidense

Las nuevas reglas anunciadas por el demócrata Joe Biden, algunas de las cuales entrarán en vigor de inmediato, se basan en algunas de las restricciones enviadas a comienzos de año a algunos de los principales fabricantes de herramientas como KLA Corp, Lam Research Corp y Applied Materials Inc. Entonces ya se les pedía que detuvieran los envíos de equipos a fábricas de ‘nacionalidad’ china dedicadas a la producción de chips avanzados. Este nuevo conjunto de medidas representa un giro de 180 grados en la política estadounidense respecto al envío de tecnología al gigante asiático desde la década de 1990. Una decisión que recuerda a las estrictas regulaciones impulsadas durante el máximo apogeo de la Guerra Fría.

En caso de que las acciones sean efectivas podrían obstaculizar la industria de fabricación de semiconductores en el país al obligar a las empresas estadounidenses y extranjeras que utilizan tecnología americana a interrumpir el apoyo a algunas de las principales compañías de fabricación y diseño de chips. Un plan de acción que, según Jim Lewis, experto en tecnología y seguridad cibernética del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), hará que “los chinos retrocedan años”. Sin embargo, aseguró, “China no va a renunciar a la fabricación de chips, pero esto realmente los ralentizará”.

 

Directo a la yugular

El Gobierno de Biden no solo ha querido definir su posición, sino que no ha dudado en ‘hacer sangre’. Y es que, tal y como comentaron altos cargos de la administración a los medios de comunicación, muchas de las medidas tenían como objetivo evitar que las empresas extranjeras vendieran chips avanzados a China o suministraran a las empresas chinas herramientas para fabricar sus propios chips avanzados de inteligencia artificial. Sin embargo, también admitieron una brecha en su plan, ya que dependen del apoyo de terceros. “No hemos obtenido ninguna promesa de que las naciones aliadas implementarán medidas similares, aunque las conversaciones con esas naciones están en curso”, recoge Reuters. “Reconocemos que los controles unilaterales que estamos implementando perderán efectividad con el tiempo si otros países no se unen a nosotros”, dijo un funcionario. "Entonces correríamos el riesgo de dañar el liderazgo tecnológico de Estados Unidos".

En este contexto cabe mencionar que las reglas anunciadas por la Casa Blanca también bloquean los envíos de una amplia gama de chips para su uso en los sistemas de supercomputación chinos. Eric Sayers, experto en política de defensa del American Enterprise Institute, dijo que la medida refleja un nuevo intento de la Administración Biden de contener los avances de China en lugar de simplemente buscar nivelar el campo de juego. "El alcance de la regla y los impactos potenciales son bastante sorprendentes, pero el truco estará, por supuesto, en los detalles de la implementación".

 

Estragos patentes

El anuncio de Biden se saldó con una caída significativa del valor de las acciones de las principales compañías tecnológicas de origen chino, entre ellas Alibaba Group o Tencent. Teniendo esto en cuenta, expertos aseguraron que las nuevas reglas tendrán un amplio impacto, frenando los esfuerzos de China para desarrollar su propia industria de chips y avanzar en la investigación comercial y estatal que involucra armas militares, inteligencia artificial, centros de datos y muchas otras áreas que funcionan con supercomputadoras y chips de alta gama.



Contenidos Patrocinados

Especial Sanidad

Communications Platform for Business

SMS fraude falso Soluciones

Acelera tu Transformación Digital

Be Data Ready

Metallic

Partnerzones



Revistas Digitales

DealerWorld Digital

IDG Research

Registro:

Eventos: