Tecnología | Noticias | 23 NOV 2018

Pablo Argaiz: "En España aún estamos en un paso incipiente en lo que se refiere a 'low-code"

La tecnología 'low-code' aporta una dinamización a un concepto que se considera novedoso pero que será rompedor en los próximos años, nos explica el director de desarrollo de negocio de BABEL.
pablo argaiz babel
Cristina Cueto García

El próximo jueves 29 de noviembre se celebra en el Impact Hub, el I Evento Low-Code organizado por BABEL y OutSystems, con el objetivo de dar a conocer un nuevo paradigma para el desarrollo ágil de productos IT basado en plataformas low-code y a entender el potencial que tiene esta nueva forma de trabajar.

Tal y como nos detalla Pablo Argaiz, director de desarrollo de negocio en BABEL, el principal objetivo de este encuentro es "posicionar el desarrollo y la tipología de plataformas low-code y darle notoriedad dentro de lo que es el mercado español". Las grandes organizaciones ya están apostando por esta tecnología.  

En una tecnología como low-code una consultoría tecnológica como BABEL aporta una dinamización a un concepto que consideramos novedoso pero que estamos seguros será rompedor en los próximos años. "Queremos anticiparlo en el mercado, dar confianza, formación, para que las compañías confíen en este tipo de conceptos". 

En concreto este evento va dirigido, según explica el director de desarrollo de negocio, a decisores IT, a directores de desarrollo, responsables de arquitectura y también a otro tipo de desarrolladores que vean en el concepto low-code un potenciador de las capacidades. 

La tecnología aporta un valor diferencial a las organizaciones. Según Pablo Argaiz, las grandes compañías se enfrentan a "importantes retos y la industria de software sigue siendo muy artesanal, muy manual, por lo que al final, teniendo en cuenta la diversidad de plataformas con las que hay que operar, el montar un entorno para poder construir una aplicación se convierte en un reto en sí mismo, mientras que lo que el cliente demanda es que entreguemos esa aplicación que resuelva sus problemas de negocio". 

Pese a que en algunos países ya se está manejando de forma más avanzada, en España según explica Argaiz, "podemos decir que estamos en un paso incipiente, pero organanizaciones como pueden ser Santander, Prosegur, etc, están apostando por esta tecnología y confiamos que esto es algo que poco a poco se va a ir expandiendo. Las grandes organizaciones son las que más tienen que ganar con el low-code, ya que su complejidad, número de operaciones y ritmo de negocio son cada vez más complejos, y esta tecnología es idónea para ello". 

Tras dos, tres años, detalla el directivo de BABEL, "empezamos a notar que es un concepto más familiar, que vemos ya en los informes de Forrester o Gartner; no obstante, todavía hay mucho por desarrollar y que si bien es cierto que empieza a sonar familiar, de ahí a que ya se adopte en las organizaciones, aún hay un trecho, estamos en el buen camino".

Actualmente el principal reto de esta tecnología es introducirse en el mercado, hacerse un hueco. "Tenemos que mostrar que hay una alternativa a los métodos tradicionales que te puede dar más productividad. El momento de arranque es el más difícil. Es fundamental ganar la confianza de los equipos técnicos, ya que son éstos quienes tienen que respaldar y extender esta tecnología. En segundo lugar está tangibilizar la productividad de low-code", concluye Argaiz.

 



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios