Tecnología | Noticias | 19 OCT 2018

¿Tomará Madrid el relevo a Londres como el 'hub' digital de Europa?

También te puede interesar:
La capital tiene ahora las condiciones idóneas para ser el nuevo centro de negocio e infraestructura digital del Viejo Continente, como los ya consolidados de Frankfurt, Londres, Ámsterdam y París, según un estudio de Delfos Research para Interxion y DE-CIX.
torres madrid
Esther Macías

Si se potenciara la ciudad de Madrid como hub digital, es decir, un centro que aúne negocios e infraestructura digital como ya lo son las ciudades de Frankfurt, Londres, Ámsterdam y París (conocidas bajo el acrónico FLAP), se impulsara una estrategia adecuada y se dotara al proyecto de 500 millones de euros en infraestructura tecnológica, esta iniciativa podría aportar unos 6.000 millones de euros al PIB español y generar casi 2.000 empleos. Así lo estima un estudio realizado por Delfos Research, encargado por el proveedor de servicios de alojamiento en centros de datos Interxion y el punto de intercambio de red DE-CIX.

Madrid tiene ahora la posibilidad de convertirse en un hub digital. Está en el momento idóneo y si deja pasar la oportunidad es posible que ésta no vuelva y tomen el relevo otras ciudades europeas como Marsella o alguna de los países nórdicos”, explicó Fernando Maldonado, analista principal de Delfos Research y uno de los autores del informe. Para el experto, mientras que en el pasado las ciudades antes mencionadas (FLAP) se aprovecharon de la primera gran ola de inversiones que trajo consigo la fiebre de Internet y del modelo cloud computing, ahora se está produciendo una nueva ola no sólo por el auge de la nube sino también de otras tecnologías disruptivas como blockchain o el internet de las cosas, muy intensivas en el uso de información que provocan que, necesariamente, “todo pase por los centros de datos”.

El potencial de Madrid

Según el informe, Madrid cuenta ya con importantes ventajas a la hora de convertirse en un hub digital. Una es la conectividad; de hecho, la capital tiene ya importantes puntos neutros que interconectan redes y está próxima a los grandes sistemas de cableado submarino ubicados en Lisboa o Bilbao, que la conectan con África y también América. “Madrid es un hub de facto en términos de conectividad”, apunta el analista. Es más, si se combina la conectividad de la que disponen Francia, Reino Unido y Portugal, ésta equivaldría a casi el 90% de la conexión internacional de España.

Otra gran ventaja es el número de centros de datos que existen en la región. No obstante, se lamenta el analista, esto no es suficiente. “Es preciso potenciar una mayor inversión en infraestructura bajo una estrategia. Hasta ahora se ha invertido en infraestructura siguiendo a la demanda existente, pero también funciona al revés: la infraestructura es un imán de los servicios digitales. Si una ciudad cuenta con infraestructura las empresas querrán instalarse allí para ofrecer sus servicios”.

Para Maldonado, contar con una masa crítica de centros de datos y servicios de conectividad, núcleos de empresas del sector (clusters) como ocurre en Dublín, un potente talento tecnológico como se da en Ámsterdam (donde jugadores como Microsoft, Tesla o Netflix han ubicado sus centros de innovación) y una potente señalización como se produce en Finlandia (de modo que otros sectores complementarios se sientan atraídos por dicha ubicación) son claras palancas para crear un círculo digital virtuoso.

Energía y burocracia, las grandes barreras

Por otro lado, Madrid cuenta con otros factores que ejercen de claras barreras a la hora de que pueda convertirse en un hub digital, como son el aspecto energético y el burocrático. Respecto al primero, no solo es muy cara la energía en España (energía que consumen de forma intensiva los centros de datos) sino que, además, apenas hay agilidad en el aprovisionamiento y existen muchas trabas legales para que los proveedores puedan hacer una planificación de red.

“El problema que vemos en España es que aún hay un monopolio en este sector y una legislación que trata a la energía como un bien estratégico lo que genera poca transparencia en su gestión. Esto provoca, por ejemplo, que no sepamos dónde abrir un nuevo centro de datos porque no conocemos el suministro eléctrico que existe en la zona”, en palabras de Robert Assink, director general de Interxion en España, un convencido de que “el nivel de conectividad es el mejor indicador de cómo va un país”.

La burocracia administrativa y la falta de conciencia que existe en el sector público sobre la importancia que la infraestructura tecnológica y los hubs digitales tienen es otro hándicap. “Las Administraciones deben agilizar sus procesos, las licencias y comprender la importancia que tiene el hecho de que una ciudad sea un hub digital. Pueden usarlo incluso como una promoción o estrategia de marketing de la propia ciudad”, según Maldonado, que cree que la estrategia de Agenda Digital que tiene España no contempla estos aspectos y es bastante mejorable.

En el estudio Delfos contempla tres posibles escenarios. Uno es el ideal, la antes comentada inversión de 500 millones de euros en infraestructura, que convertiría a Madrid en el deseado hub digital, pero también otros dos que podrían darse: realizar una inversión más modesta en infraestructura, de 200 millones de euros, que generaría más de 1.800 millones de euros en la economía local y más de 600 empleos o, simplemente, no hacer nada, dejar que todo siga por inercia. “Incluso en este último escenario calculamos que en los próximos cinco años se invertirán unos 100 millones de euros en infraestructura tecnológica, lo que impactaría en la economía local con más de 900 millones de euros y la creación de más de 300 puestos de trabajo. Pero sería una pena que Madrid pierda esta oportunidad”.

Tanto Robert Assink, de Interxion, como Therese Bobis, directora del sur de Europa de DE-CIX, ven buenas perspectivas para que Madrid acumule fuertes inversiones en tecnología en los próximos años. “Sabemos que si todos crecemos, también nuestros competidores, todos saldremos ganando, también la economía de la región y del país. Por eso encargamos un estudio a una consultora; queríamos tener datos independientes que poder mostrar para concienciar de la importancia que tendría para Madrid convertirse en un hub digital”. Bobis, por su parte, confía en las grandes posibilidades que tiene la capital: “Madrid será el nuevo Londres”, sentenció.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 1 comentarios